Tomar el sol, un hábito imprescindible durante la tercera edad

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Tomar el sol cada día es un hábito altamente beneficioso para la salud de las personas mayores que lo integran en su vida. Por ello, en este artículo vamos a detallaros sus grandes beneficios y algunas pautas sobre cómo tomarlo adecuadamente.

La importancia de tomar el sol para las personas mayores

Darse el placer de sentarse o dar un paseo para tomar el sol cada día es, junto con el ejercicio físico diario, una de las actividades que los ancianos tienen que incluir sí o sí en su rutina, ya que les proporcionará vitamina D de forma natural, la cual es fundamental para conseguir el metabolismo del calcio.

Hay que saber que los ancianos carecen de esta vitamina muchas veces no solamente por tener una edad avanzada, sino por los cambios que se producen en su estilo de vida y por no llevar un envejecimiento activo.

De hecho, los científicos aseguran que la falta de vitamina D puede aumentar el peligro de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes en las personas mayores, entre otras patologías.

Por este motivo, es conveniente combinar el tomar el sol con el consumo de algunos alimentos que contienen vitamina D como: el queso, la yema de huevo, los lácteos, las legumbres, los frutos secos y los mariscos, entre otros. La correcta alimentación de las personas mayores es también fundamental.

Cuánto tiempo hay que tomar el sol en la tercera edad

Saber cuánto tiempo tomar el sol en la tercera edad es importante, así como conocer las mejores horas y franja para hacerlo.

Las personas mayores no deben pasar demasiado tiempo expuestos al sol, lo idóneo es que estén unos 15 o 20 minutos, un período suficiente para favorecer la calcificación de los huesos.

Además, no recomendamos que tomen el sol especialmente entre las 12:00 y las 16:00 horas, ya que esta franja horaria es en la que los rayos UVA tienen más intensidad.

De otro lado, los expertos aseguran que es posible prevenir la osteoporosis en ancianos si éstos se exponen al sol durante el tiempo recomendado.

De igual modo, se puede tomar el sol en la tercera edad complementando esta actividad con muchas otras que les motiven, como el ir a dar un paseo por el campo y estar en contacto con la naturaleza. La combinación de estas actividades con la toma de luz solar es altamente beneficiosa para la salud.

Mujer mayor tomando el sol en una tumbona en la piscina.

El sol y sus grandes beneficios en las personas mayores

Los beneficios del sol en las salud de las personas son muchísimos, de hecho, este astro es el encargado de ayudarnos a regular nuestros ritmos circadianos mediante la luz solar.

Sin embargo, existen muchísimos más beneficios de tomar el sol para las personas mayores como:

  • Más inmunidad: gracias a la vitamina D sus cuerpos tendrán una respuesta inmune y adaptativa.
  • Huesos más sanos: se fortalecen gracias a que la vitamina ayuda a absorber el calcio.
  • Menos enfermedades: disminuye el riesgo de contraer algunas enfermedades.
  • Sube el ánimo: estimula hormonas que producen estados de felicidad.
  • Aumenta las defensas: puede incrementar la cantidad de glóbulos blancos.
  • Equilibrio del colesterol: en ciudades con climas soleados las personas tienen menos probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Reduce la presión sanguínea y la hormona paratiroidea: cuando los niveles de la vitamina D aumentan por el sol.
  • Prevención contra el cáncer: actúa como protección natural por el efecto de la vitamina D frente a los tumores.
  • Enriquece la calidad del sueño: cuando no hay luz los niveles de melatonina son más elevados, al contrario de cuando sí que hay, lo que hace que las personas mayores sean más activas durante el día.

Para tomar el sol siempre… protección

A la hora de tomar el sol las personas mayores pueden verse más afectadas por sus rayos, por lo que es fundamental saber qué factores se deben tener en cuenta en el momento de tomarlo y seguir siempre las precauciones necesarias.

Hay que señalar que la radiación ultravioleta es capaz de provocar quemaduras en la piel, destruir la vitamina A, acelerar el envejecimiento y aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel.

Por esta razón, es muy importante cuidar ante todo la piel de los ancianos con crema solar porque la suya es más vulnerable.

De igual modo, no usar crema solar cuando este nublado puede llegar a tener también consecuencias negativas sobre su piel. Este es uno de los momentos más peligrosos porque se cree que no hace sol y su piel puede verse afectada por la falta de protección.

De otro lado, el uso de gafas de sol y sombreros con ala ancha es altamente recomendable para los ancianos que van a exponerse a los rayos solares, sobre todo en las horas centrales del día.

Asimismo, las personas mayores tienen que mantenerse siempre bien hidratadas y más si van a exponerse al sol, por lo que es recomendable llevar un botellín de agua durante las salidas.

Esperamos que este artículo sobre los beneficios de tomar el sol en la tercera edad sea de gran ayuda para nuestros mayores y les ayude a animarse a salir a pasear un poco cada día para gozar de una salud excelente.

Comentarios para Tomar el sol, un hábito imprescindible durante la tercera edad

0 comentarios

  1. Buenísimo artículo, a partir de ahora acompañaré a mi madre a tomar el sol todas las tardes. No sabía que era tan bueno. Seguiré vuestros consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada