Las 7 claves para el envejecimiento activo

En este post vamos a hablarte de las claves para favorecer el envejecimiento activo, un concepto que está empezando a calar entre la población española cada vez más debido al aumento de la esperanza de vida y las ganas de llegar a la vejez de forma óptima.

Estudios recientes demuestran que el envejecimiento activo favorece la salud de las personas mayores, por este motivo, vamos a desgranarte los secretos para tener una salud de hierro en la vejez y vivir una vida más plena.

¿Por qué es importante el envejecimiento activo?

Desde la Organización Mundial de la Salud indican que el envejecimiento activo ayuda a mejorar la calidad de vida y lo definen como: «El proceso por el que se optimiza las oportunidades del bienestar físico, mental y social. Con el objetivo de fomentar la vida saludable y la calidad de vida durante la vejez».

Por ello, es lógico que durante este siglo XXI se haga hincapié en que se trabaje desde la perspectiva del envejecimiento activo de forma integral en las dinámicas de los mayores.

El envejecimiento activo mejora la calidad de vida en la vejez

El envejecimiento activo es un concepto global que alcanza todas las áreas, sociales, culturales y económicas. Cuanto más se desarrolle la persona en estas tres áreas más probable será que tenga una vida independiente.

Con mayor autonomía la persona mayor podrá disponer de una mejor capacidad de decisión, una vida más participativa y una relación social con su entorno más favorable. Se relacionará mejor, creará nuevas relaciones y tendrá un mayor contacto con su red y comunidad.

Claves para favorecer el envejecimiento activo

Las claves para favorecer el envejecimiento activo engloban diversas áreas, por lo que las personas mayores deben atenderlas todas y no centrarse solamente en algunas en concreto. Éstas son las siguientes:

Hacer ejercicio diario acorde a la salud

La actividad física tiene grandes beneficios en la salud, por ello, es esencial que los ancianos la incluyan en su vida. Los paseos diarios, la realización de estiramientos y actividades físicas que les motiven estimulan la salud física y mental.

Asimismo, es importante que las personas mayores consulten con su médico qué ejercicios son los más adecuados para su estado de salud, ya que así evitarán riesgos innecesarios. Muchas veces los especialistas hablan, por ejemplo, de los beneficios de caminar en la tercera edad.

De hecho, en España podemos ver cómo muchos ancianos le dan más importancia al envejecimiento activo porque realizan paseos en grupo cada día y, porque muchos de ellos, se apuntan a decenas de actividades sociales que incluyen el deporte al aire libre.

Llevar una dieta sana y equilibrada

Una alimentación en las personas mayores sana y equilibrada ayudará a que la salud de los ancianos mejore considerablemente.

Optar por consumir alimentos como las verduras, hortalizas y frutas les aportan gran cantidad de fibra por lo que les ayuda a llevar un envejecimiento más saludable.

En este caso, contar con los servicios de un nutricionista ayudará a la persona mayor a ajustar mejor las cantidades y la dieta óptima para ella, que será necesaria para fortalecer su organismo.

Estar en contacto con la naturaleza

Existen un gran número de actividades en las que los ancianos pueden disfrutar de la naturaleza y conseguir sus numerosos beneficios, entre ellos, reducir el estrés y estimular sus capacidades cognitivas.

Es también muy importante que los ancianos salgan a tomar el sol, ya que les proporcionará Vitamina D, muy importante para su salud; esto es preciso porque se puede conseguir esta vitamina sin suplementación mediante la exposición solar.

Además, disfrutar de parajes naturales como la playa y los bosques incidirá positivamente en el estado de ánimo de nuestros mayores, aportándoles paz y tranquilidad.

abuelas haciendo ejercicio físico

Mantener la mente activa

Los ejercicios de memoria, estimulación del lenguaje, las matemáticas y otros juegos como los crucigramas sirven para que las personas mayores sigan activando la mente y retrasen el deterioro cognitivo, el cual se produce mayormente en la vejez.

Es muy frecuente que nos sorprendamos cuando una persona de edad avanzada cuenta con la plenitud de sus capacidades mentales o capacidad de razonamiento. Esto ocurre porque se ha preocupado por tener una mente activa, que es una de las claves del envejecimiento activo.

Las actividades para mantener la mente activa ayudarán a que el cerebro del anciano se ejercite y se mantenga en forma durante más tiempo.

Tener relaciones sociales y familiares

Mantener las buenas relaciones con los familiares y amigos es muy importante en la tercera edad, ya que garantizará así el bienestar personal de los ancianos y producirá en ellos sentimientos de confianza, seguridad, empatía y mayor autoestima.

Las actividades sociales que favorecen el envejecimiento activo ayudan notablemente a favorecer la autoestima de los adultos mayores y a mejorar las relaciones con otras personas de fuera de su entorno más próximo.

De otro lado, en la Antigua Grecia ya afirmaban que el «hombre se hace con el hombre» y no iban mal encaminados, ya que los estudios actuales en conductas sociales alertan de que la soledad resta años de vida en las personas. Es vital evitar la soledad en las personas mayores para garantizar en ellos un envejecimiento activo completo.

Hacer actividades para mantenerse ocupado

Realizar actividades de ocio que fomenten la estimulación tanto cognitiva, cooperativa como competitiva de la persona mayor es muy positivo.

Los paseos, las excursiones, el bingo, los juegos de mesa, la música, el baile y el cine, por ejemplo, son estupendos para alejarse de la soledad y complementar otras de las claves del envejecimiento activo.

Estas son sólo algunas de las actividades que deberán potenciar tanto los familiares como los cuidadores profesionales, si los hubiera, pero es posible también apuntarse a viajes en grupo para la tercera edad o a todo tipo de talleres que muchas veces ofrecen ayuntamientos o asociaciones, si la persona disfruta de autonomía.

Seguir buenas rutinas de descanso

Los modelos de sueño con el transcurso del tiempo varían, de este modo, atender a estos cambios en las distintas etapas de la vida es importante para evitar tener problemas de salud en un futuro.

Es primordial saber que en las rutinas de descanso el cuerpo retoma la energía necesaria, por ello, dormir unas 8 horas al día, al contrario de lo que se cree de que no es necesario tanto en la tercera edad, y hacer pequeñas siestas, ayudará a conseguir mejorar la salud.

Por otra parte, existen estudios que asocian un buen descanso al aumento de la capacidad de guardar información puesto que descansar adecuadamente es vital, ya que el sueño influye en la memoria, entre otras funciones cerebrales.

El envejecimiento activo en la tercera edad

Como hemos visto el envejecimiento activo es vital para llegar a la edad adulta en condiciones óptimas, sin embargo, las familias y los cuidadores pueden ayudar a que personas mayores que se han descuidado más en su juventud lo integren en sus vidas, lo que causará un impacto muy positivo en su salud

Ayudar a que los ancianos, especialmente los que llevan una vida más sedentaria, es muy importante para que tengan además una mayor autonomía y más confianza a la hora de realizar algunas actividades concretas. ¡Ayudémosles a incluir el envejecimiento activo en sus vidas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *