Alimentación saludable para las personas mayores.

Alimentación saludable para las personas mayores, es el factor más importante, junto con el deporte, para mantener un equilibrio y una vida sana. Y es que una alimentación saludable permite aumentar los años de vida de forma exponencial. Esto sucede porque mantener una dieta sana supone minimizar las posibilidades de la aparición de enfermedades letales como el cáncer.

Hace pocos meses, aparecía una noticia que dio mucho que hablar. En ella se relataba como el aceite de palma repercute negativamente en la salud. Por lo que aumenta la aparición del cáncer, o más bien, facilita su propagación o metástasis. Por esta razón, el popular ingrediente queda excluido de cualquier lista para llevar una dieta sana.

Ingredientes como el aceite de palma fomentan la propagación de enfermedades tan virulentas como el cáncer.

Consejos de nutrición en personas mayores

La alimentación en las personas mayores y niños es un factor más importante y delicado. No es extraño encontrar personas mayores que han perdido la motivación por cocinar y mantener una buena alimentación. Estas personas necesitan un pequeño apoyo para conseguir recuperar la estabilidad alimentaria que todos necesitamos.
Y es que este apoyo lo puede realizar cualquier persona que sepa llevar las tareas del hogar y cualquier persona que se encargue de su familia. Las tareas relacionadas con la dieta y con la alimentación y la cocina pueden cubrirse con un cuidador 10 horas semanales.

Los consejos más habituales a tener en cuenta es la realización de 4-5 comidas diarias siendo estas de cantidades menores a las que estamos acostumbrados. Sobre todo las cenas, esto es comúnmente conocido por facilitar la digestión antes de dormir y por ello se sugiere que suelan ser ligeras.

– Ingerir proteínas diversificando su proveniencia. Lo óptimo es que un 50% sean de origen animal y 50% vegetal. Aunque dicho así suena complejo para fomentar la alimentación saludable para las personas mayores.

El dilema de los hidratos de carbono en las personas mayores

Los hidratos de carbono deben representar un 50-60% de la energía total consumida por las personas mayores. Y también hay que hacer una fuerte distinción sobre la proveniencia de los hidratos, de tal forma que se priorice por los que vienen de hortalizas, frutas, verduras y legumbres. Son conocidos como hidratos de carbono complejos.
Se recomienda la reducción del 10% de los hidratos de carbono simples, es decir, los que contienen azúcares y suelen provenir de la bollería industrial.

El foco suele estar en las grasas

Efectivamente, las grasas son el demonio de nuestra dieta. Y es que también hay distinción de las que provienen de animales. Estas son la carne, el queso, la mantequilla, embutidos y vegetales (como el aceite de coco y palma. No se recomienda que estas grasas supongan más del 10% de las totales consumidas ya que se ha de priorizar por las que provienen del pollo, el atún, salmón… Es decir, las polinsaturadas.
Y es que un exceso en la dieta de grasas puede ser especialmente nocivo para las personas mayores.

Los salvavidas diarios de la fibra y la vitamina D

La fibra es la sustancia más saludable para el equilibrio digestivo y nutricional tanto de las personas mayores como de las demás edades. Y es que se recomienda comer 25 gramos diarios. Para que nos hagamos una idea, una manzana de considerable tamaño oscila entre 4-5 gramos en fibra.
Es importante tomar muchos cereales, frutas con piel y legumbres.
Sin embargo la vitamina D es más difícil de encontrar ya que se encuentra generalmente en pescados grasos.

Los líquidos como elemento esencial

La ingesta diaria y permanente de líquidos para mantener de la hidratación de las personas supone una obsesión en verano y un olvidado en las demás estaciones. Y es que muchos médicos recetan a las personas mayores únicamente la ingesta de agua de forma recurrente. Y esta es una pista excelente de la suma importancia que tiene.
Hacerlo con unos intervalos regulares y aunque no se tenga sed es muy importante.
Aunque también cabe decir que el vino en dosis moderadas es también un apunte que no falla en ninguna de las recomendaciones profesionales.

Alimentación saludable para las personas mayores

En resumen, estos son los consejos en 5 líneas para la alimentación saludable para las personas mayores:

-Beber de forma regular líquidos, aunque no se tenga sed.

-Fomentar el consumo de pescados sobre el de carnes.

-Evitar azúcares y todo tipo de productos industriales.

-Las cenas ligeras para mejor digestión.

-El consumo de fibra, frutas, verduras, legumbres y cereales es el consejo esencial.

-Todo ello combinado con ejercicio diario suave.

Una alimentación saludable es vital para alargar la calidad de vida de las personas mayores

Por ello, es importante contar con un apoyo puntual o recurrente para poder recuperar ciertos hábitos que muchas familias coinciden en que sus mayores los han perdido. El contar con una persona que vigile y se haga cargo del plano nutricional básico durante 2 horas diarias, supone un gran valor a un precio muy asequible para todas las familias.
En el próximo post hablaremos sobre los mitos y falsedades sobre la nutrición en las personas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *