Dolor de huesos generalizado en personas mayores

Es muy común escuchar a muchas personas mayores decir la expresión “tengo dolor de huesos generalizado”, ya que tienen problemas para explicar concretamente de dónde proviene ese dolor agudo que sienten en varias zonas de su cuerpo y se limitan a comentar que les “duele todo”.

Un dolor crónico, en algunos casos, que puede ser causado por enfermedades articulares como la artritis o la artrosis en ancianos.

Sin embargo, es preciso acudir al especialista para que determine cuáles son exactamente las causas del dolor de huesos generalizado,  para determinar el tratamiento a seguir.

Cómo se manifiesta el dolor de huesos generalizado

Este dolor es descrito por las personas mayores que lo sufren como de carácter profundo y penetrante. Una dolencia que a veces puede que aparezca de repente y desaparezca, hasta que se produce una nueva manifestación.

Asimismo, su aparición puede producirse al realizar movimientos específicos o simplemente estando en reposo.

De otro lado, la persona mayor puede sentir rigidez, pinchazos e inflamación en algunas partes del cuerpo, así como explicar que siente también pesadez.

Es importante señalar que sufrir esta dolencia hace que los ancianos pierdan calidad de vida, porque sus actividades del día a día se reducen, ya que al estar sufriendo evitan el movimiento por miedo a que éste aumente.

Por otra parte, en algunos casos llega a provocar insomnio en las personas mayores cuando aparece, ya que su intensidad es tanta que les es muy difícil conciliar el sueño.

Hay que tener presente que, las infecciones óseas y las enfermedades reumáticas suelen ser las causas del dolor de huesos generalizado en ancianos, llegando a ser de carácter crónico estas últimas.

Por esto, es preciso que la persona acuda al médico para que le diagnostique cuanto antes de dónde proviene y poder empezar el tratamiento del dolor generalizado que mejor se ajuste a sus necesidades clínicas.

Anciano bebiendo agua.

Cómo paliar las causas del dolor de huesos generalizado

Estos son algunos consejos e indicaciones para que las personas mayores puedan paliar las causas del dolor de huesos generalizado:

Control de peso

Tener sobrepeso es uno de los grandes enemigos del dolor de huesos. Hay que tener en cuenta que los kilos de más acrecientan la presión que sufren las articulaciones y los discos de la columna vertebral. Por ello, el riesgo de tener más lesiones y dolores es mayor.

De otro lado, los expertos en obesidad señalan que el sobrepeso incrementa el proceso inflamatorio crónico que afecta al tejido adiposo en sus diferentes localizaciones, además de a la circulación y a órganos vitales como el páncreas o el hígado, entre otros.

Hacer cambios en la dieta

Para combatir las causas del dolor de huesos generalizado es preciso realizar cambios en los hábitos alimenticios, como puede ser consumir más cantidad de calcio, para reducir el riesgo de sufrir osteoporosis, y tomar vitaminas A, C y D. Esto puede hacerse con alimentos específicos o suplementos, estos últimos bajo prescripción médica.

Además, existen alimentos que son primordiales para paliar el dolor de huesos como los lácteos, pescados, el apio, los cítricos, la zanahoria o frutos secos, como las nueces y las almendras.

De otro lado, evitar las harinas refinadas y el consumo de azúcares es vital, ya que su consumo reduce los minerales en el cuerpo y el calcio.

Además, es importante incrementar el consumo de vegetales frescos o al vapor ya que la aparición de enfermedades como la artrosis se debe en muchos casos a una insuficiencia de nutrientes.

Prevenir el estreñimiento

En algunos casos el dolor generalizado de huesos aparece en personas mayores que sufren estreñimiento, por este motivo, es preciso si la persona sufre esta condición el consumir alimentos ricos en fibra para evitarlo.

El consumo de comidas procesadas y un déficit en el consumo de agua también pueden provocar que la persona se sienta estreñida. Para evitarlo, hay que aumentar la ingesta de agua y evitar los procesados.

Otra de las causas que producen la falta de evacuaciones intestinales es la falta de movimiento, por ello, salir a caminar en la tercera edad ayudará a evitarlo.

Tener conciencia al realizar movimientos

Es posible que realizar ciertos movimientos y posturas sean más dolorosos para las personas mayores y agudicen el dolor generalizado de huesos.

Cada persona es un mundo, por este motivo es importante que el paciente sepa qué postura o movimiento le perjudica más y evite hacerlo. En cambio, tampoco es recomendable dejar de hacer actividad física, de hecho, tener un envejecimiento activo es estupendo para mantener la musculatura y prevenir dolores articulares, por ejemplo.

Buenos hábitos de sueño

Mantener una buena rutina de descanso, mínimo dormir 8 horas al día, y hacer descansos durante la jornada es primordial para sentirse mejor.

De otro lado, las personas mayores que sufren esta dolencia también pueden realizar ejercicios relajación para conseguir descansar mejor y más profundamente.

Visitar al especialista ante el dolor de huesos generalizado

Aunque todas estas pautas y consejos ayudarán a la persona mayor a sentirse mejor, es muy importante hablar con el médico de cabecera para que realice el estudio médico que determine las causas del dolor de huesos generalizado.

Los médicos valorarán cada caso de forma distinta y recomendarán al anciano el tratamiento más adecuado y que se ajuste mejor a su dolencia para tratarla lo mejor posible.