Cómo tratar el insomnio en adultos mayores: tipos y remedios

El insomnio es el trastorno del sueño más común en adultos mayores. De hecho, según un estudio reciente de la Sociedad Española de Neurología, un 40% de la población anciana sufre de este problema en la conciliación del sueño.

Un dato que lo convierte en el grupo de población más expuesto al insomnio, ya que el citado estudio cifra en entre un 25% y un 35% de adultos los que lo padecen (más de 4 millones de adultos).

Qué es el insomnio en ancianos

Según la definición de la RAE, el insomnio es “la vigilia o falta de sueño a la hora de dormir”. Un trastorno que en el caso de las personas mayores se manifiesta de manera diferente al resto de la población.

En este sentido, las alteraciones biológicas propias del organismo son las causantes de que el insomnio sea algo mucho más habitual en ancianos y presente diferencias como que el sueño sea mucho menos profundo y más entrecortado.

Este trastorno está más relacionado “con una menor habilidad para dormir, que con un descenso de la necesidad de dormir”, como cita un informe del Instituto de Investigaciones del Sueño -IIS-.

Así pues, podemos considerar que un adulto mayor está sufriendo de insomnio en base a un diagnóstico médico en que se incluya:

  • Historial médico y de sueño.
  • Un examen físico.
  • Un estudio del sueño.

Cómo tratar el insomnio en mayores

La mejor manera de tratar el insomnio en mayores es ayudándoles a tener unos hábitos de sueño correctos mediante la implantación de una rutina.

No obstante, en algunos casos, es preciso acudir al especialista para poder tratar el tipo de insomnio que pueda padecer mediante un tratamiento farmacológico si es necesario.

Hay que saber que, cuando las personas envejecen su sueño adopta un carácter más superficial, sin embargo, su necesidad por el descanso es también necesaria.

Existe la creencia de que las personas mayores no necesitan dormir mucho, pero eso no es cierto, ya que los estudios llevados a cabo en los últimos años han demostrado que dormir unas 7 horas es ideal para que se sientan en buen estado.

Aunque sí es cierto, que algunos ancianos durmiendo unas 5 o 6 horas se sienten bien, pero no es lo recomendable.

Remedios para el insomnio en adultos mayores

Existen algunos remedios para combatir el insomnio en adultos mayores, realizados a partir de productos naturales, que no precisan receta y que los ancianos suelen tolerarlos bien. Bien es cierto que, esto no significa que no sea preciso consultar con su médico antes de tomarlos.

Estos son los remedios naturales o alternativos para el insomnio en ancianos:

  1. Flores de Bach: Es un preparado de remedios naturales que provienen de distintas flores que se usa en la medicina alternativa. Es preciso consultar con el especialista naturópata para ver qué flores son las que precisa el paciente. No genera efectos secundarios.
  2. Triptófano: Este aminoácido esencial se encuentra en algunos alimentos como los garbanzos o las nueces, además de en tabletas ya preparado, y ayuda a que los neurotransmisores que estabilizan el sueño de las personas funcionen correctamente. Es ideal también para mejorar el ánimo.
  3. Melatonina: La melatonina es la hormona del organismo humano que regula el reloj biológico y el sueño, por ello, tomar un suplemento de ésta ayuda a las personas, ancianos o jóvenes, a recuperar la rutina habitual de sueño.
  4. Suplementos con plantas naturales: Algunos de ellos son estupendos para ayudar a conciliar el sueño (la pasiflora, valeriana o melisa, entre otros), pero si se está tomando medicamentos, es necesario hablar con el especialista ya que podrían interactuar con ellos. Estos suplementos tienen propiedades relajantes.
  5. Vaporizar aceites esenciales: Hoy en día existen dispositivos para vaporizar aceites esenciales (eucalipto, lavanda, mandarina, manzanilla, etc.) que ayudan a preparar el sueño, debido a sus propiedades relajantes y a la atmósfera que crean. Si la persona sufre asma o problemas similares hay que consultar al especialista antes de usarlos.
  6. Infusiones: Las infusiones de plantas naturales como la tila o la valeriana puedes ayudar también a relajar a la persona gracias a sus propiedades relajantes.

Esperamos que estos remedios naturales para combatir el insomnio en adultos mayores ayuden a la persona que lo padece, si no, quizás será necesario usar un tratamiento farmacológico.

Insomnio en ancianos: tratamiento farmacológico

A la hora de combatir el insomnio en ancianos a través de un tratamiento farmacológico, desde Aiudo, siempre recomendamos acudir al médico para que pueda recetar a la persona los medicamentos adecuados.

Hay que tener en cuenta, que los ancianos suelen padecer diferentes enfermedades para las que ya toman una medicación específica, por lo que es necesario hablar con el especialista para que les prescriba el tratamiento para el insomnio adecuado. Hay que descartar por completo la automedicación.

Cómo tratar el insomnio en mayores

Tipos de insomnio en el adulto mayor

Existen diversos tipos de insomnio en el adulto mayor que son:

Transitorio u ocasional

Este tipo de insomnio, se produce cuando el adulto mayor tiene algunos problemas para mantener el sueño cerca de un mes pero, a partir de entonces, la sintomatología desaparece.

Crónico

El insomnio crónico es el que supera la frontera del mes de duración, por ello, se entiende que a partir de entonces se ha cronificado.

Agitación nocturna en la demencia

Las personas mayores con demencia tienden a sufrir este tipo de insomnio denominado agitación nocturna. Un trastorno que es más común en ancianos que sufren demencia y en adultos con Alzheimer.

Este trastorno se conoce también como el Síndrome del ocaso o del atardecer, y las personas que lo padecen se vuelven más nerviosas, inquietas e incluso agresivas a partir de media tarde y a principios de la noche.

El Síndrome del atardecer produce en estos ancianos todavía más confusión, desorientación e irritabilidad, llegando incluso en algunos casos a producir cuadros depresivos.

Este estado, en el que se encuentran los afectados, les causa somnolencia durante el día debido a la deambulación llevada a cabo por las noches al sufrirlo. Además, los ancianos que lo sufren suelen pedir ayuda, e incluso, llegar a gritar.

Muchos cuidadores, que han vivido en sus carnes este tipo de insomnio en el adulto mayor, llegan a padecer el síndrome del cuidador, ya que el estrés en ellos aumenta a niveles muy elevados y su sueño también se ve afectado.

Ansiedad e insomnio en el adulto mayor

La ansiedad es uno de los factores que incrementan o provocan el insomnio en el adulto mayor, por este motivo, es importante seguir una terapia psicológica en algunos casos para comprender las preocupaciones y a ayudar a los ancianos a dormir.

Asimismo, existen algunas terapias de relajación, basadas en controlar los estímulos, que pueden ayudar a resolver el problema y que pueden acompañarse de música para la relajación, la cual ayudará a preparar a la persona de cara a ese sueño reparador que precisa.

Otro de los aspectos importantes, o el que más, es ayudar al adulto mayor a llevar una correcta higiene del sueño mediante una rutina, la cual hará, junto con todo lo descrito en este artículo, que el anciano llegue a la cama cansado y más relajado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *