Valores de tensión arterial normal, alta, baja y descompensada en personas mayores

¿Qué es la tensión arterial?

La tensión arterial, o presión arterial, hace referencia a la fuerza que desempeña la sangre al circular por el interior de las arterias. Dicha fuerza permite que se transporte el oxígeno y los diferentes nutrientes a todo el organismo.

Existen dos tipos de tensión arterial:

  • Tensión arterial sistólica: Se produce cuando estamos activos.
  • Tensión arterial diastólica: Se produce cuando estamos en reposo.

Tanto la tensión sistólica como la diastólica son medidores de la tensión arterial y tenemos que tener en cuenta que no superen los valores máximos. La tensión sistólica no puede superar o disminuir los 120 milímetros de mercurio (en adelante mm Hg) y la tensión diastólica no puede superar o disminuir los 80 mm Hg. Si supera estos valores estaremos hablando de tener una tensión alta, y si disminuye los mismos hablamos de tener una tensión baja.

¿Cuál es la tensión arterial normal en personas mayores?

Se han determinado unos valores normales de referencia respecto a la tensión arterial que sirven para todas las edades. Estos valores son:

  • Tensión arterial sistólica: 120 mm Hg.
  • Tensión arterial diastólica: 80 mm Hg.

Tensión alta o hipertensión en persona mayores: valores

Imagen de tensiómetro digital tras una tma de tensión con un valor de 146 de alta, síntoma de hipertensión.

La tensión alta o hipertensión es una de las principales enfermedades que sufren las personas mayores. Esta enfermedad puede iniciar tratarnos cardiovasculares como: el derrame cerebral, insuficiencia cardíaca o el infarto de miocardio. 

La posibilidad de tener hipertensión arterial aumenta con la edad y es una enfermedad que sufre más de la mitad de las personas mayores de 65 años

La tensión alta se caracteriza por tener estos valores:

  • Tensión arterial sistólica: igual o mayor de 140 mm Hg.
  • Tensión arterial diastólica: igual o mayor más de 90 mm Hg.

Principales síntomas de una tensión alta o hipertensión

La tensión alta puede derivar en una enfermedad cardiovascular, como hemos dicho, por lo general asintomática (que no se presenta ningún síntoma) y hemos de tenerlo en cuenta.

Por este motivo, si se observa que el paciente tiene la tensión alta con mucha frecuencia puede sufrir alguno de estos síntomas:

  • Mareos.
  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Hemorragias nasales.
  • Palpitaciones.
  • Acúfeno (percepción de ruidos y zumbidos en el oído).
  • Alteraciones de la visión.
  • Hormigueo en manos y pies.

Tipos de hipertensión

Por un lado nos encontramos con la hipertensión primaria, la cual provoca el 90% de los casos de hipertensión. No tiene causas conocidas pero se agravan con la edad y el estilo de vida poco saludable.

Por otro lado nos encontramos con la hipertensión secundaria, que se origina por diferentes enfermedades como: la diabetes, las enfermedades renales o los problemas cardiovasculares.

Causas de la tensión alta o hipertensión

Se puede aumentar la tensión arterial por los siguientes factores de riesgo:

  • Sufrir diabetes.
  • Consumir alimentos con un exceso de sal, grasas y azúcares.
  • Tener obesidad.
  • Padecer apnea del sueño (trastorno respiratorio).
  • Sedentarismo.
  • Consumo de alcohol y drogas. 
  • Fumar tabaco.
  • Sufrir enfermedades hormonales.
  • Sufrir enfermedades renales.

En caso de no padecer estos factores es importante que las personas mayores realicen ejercicio físico a diario y tengan una alimentación saludable.

Cómo bajar la tensión

  • Dieta equilibrada: lo primero hay que eliminar la sal y el excesos de grasa. Tras esto habría que aumentar en la dieta el consumo de fruta,  verduras, legumbres, pescado azul y aceite de oliva.
  • No fumar ni beber alcohol en exceso: lo ideal en caso de tensión alta sería eliminar el consumo de ambos o, en su caso, limitarlo al máximo.
  • Hacer ejercicio: paseos y ejetcicios suaves indicados para personas mayores ayudarán a moderar la tensión.

Tensión baja o hipotensión en personas mayores: valores

La tensión baja o hipotensión suele presentarse de forma común en las personas mayores. Al igual que la tensión alta, la tensión baja también puede generar problemas cardiovasculares.

Las posibilidad de tener tensión baja o hipotensión aumentan dependiendo del estado de salud que tenga el paciente pero lo general se manifiesta a través de:

  • Consumo en exceso de alcohol y drogas.
  • Consumo de medicamentos como: analgésicos, antidepresivos, ansiolíticos y diuréticos.
  • Sufrir un shock hipotensivo (bajada de tensión).
  • Sufrir un síncope vasovagal (sufrir emociones muy fuertes como la ansiedad, estrés..)
  • Tener una hipotensión ortostática (cambiar de posición, de estar sentado a estar de pie de golpe).
  • Tener una hipotensión arterial crónica por culpa de la diabetes o la anemia.

La tensión baja se caracteriza por tener estos valores:

  • Tensión arterial sistólica: menor de 90 mm Hg.
  • Tensión arterial diastólica: menor de 60 mm Hg.

Principales síntomas de una tensión baja o hipotensión

Un paciente que tenga la tensión baja con mucha frecuencia puede sufrir un amplio abanico de síntomas que suelen desarrollarse en muchos casos de una manera cronológica. Los principales síntomas de sufrir de tensión baja son los siguientes: 

  • Mareos.
  • Fatiga.
  • Aturdimiento.
  • Desmayo.
  • Náuseas.
  • Visión borrosa.
  • Falta de sed.
  • Respiración rápida.
  • Vértigo.
  • Piel fría o húmeda.
  • Inestabilidad (riesgo de caída).
  • Taquicardia.

Causas de la tensión baja o hipotensión


Para evitar que las personas mayores sufran una tensión baja o hipotensión es importante incorporar estas pautas en su rutina diaria:

  • No estar quieto durante mucho rato a lo largo del día.
  • Tener un hábito de comida saludable evitando las comidas abundantes y grasas.
  • Utilizar medias de compresión para mejorar la circulación sanguínea en las piernas.
  • Dormir en una posición con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo.
  • Realizar ejercicio a diario, pero sobre todo caminar para mejorar la circulación.
  • Evitar los medicamentos que agravan la tensión baja.

Cómo subir la tensión

  • Beber mucha agua: el beber líquidos y, concretamente agua, es muy importante de cara a subir la tensión. Lo más indicado es beber dos litros de agua al día.
  • Aumentar levemente el consumo de sal: aunque la sal no es saludable, el aumentar en pequeñas cantidades el consumo de sal sin abusar ayudará a recuperar la tensión.
  • Gimnasia mental: Hacer sudokus y crucigramas ayuda a elevar la agilidad mental, y también la presión arterial.
  • Dormir con la cabeza más elevada: este remedio casero es bastante efectivo. Simplemente necesitaremos añadir una almohada extra cuando durmamos para tener la cabeza más alta. Es importante que esto no genere dolores de cuello o cervicales.

Tensión arterial descompensada

El término “descompensada”, haciendo alusión a la tensión arterial descompensada, es una palabra popular, no médica, que hace referencia a cuando los valores de tensión arterial, tanto sistólicos como diastólicos, están muy juntos.

Lo correcto, a nivel médico, es hablar de valores normales de tensión arterial (120/80 mm Hg), de tensión alta o hipertensión (140/90 mm Hg) y de tensión baja o hipotensión (90/60 mm Hg). Nunca tenemos que utilizar el término “descompensada” para hablar de la tensión arterial.

¿Cómo tomar la tensión arterial?

Para poder tomar la tensión arterial es necesario hacer uso de los tensiómetros y es aconsejable que:

  • El paciente esté en reposo durante 3 minutos antes de tomar la tensión.
  • 30 minutos antes, no haber bebido cafeína y alcohol, fumar o hacer ejercicio intenso.
  • Esperar un media de 30s y 1min para volver a tomar la tensión.

Por otra parte, la tensión arterial se mide en mm Hg pero lo único que necesitamos saber son los valores para poder saber como se encuentra el paciente. 

2 respuestas a “Valores de tensión arterial normal, alta, baja y descompensada en personas mayores”

  1. Joaquín Dávila Coyto dice:

    Me levanto con un ligero mareo, me he tomado la tensión y parece que la tengo algo descompensada, la máxima 13,55 y la mínima 5,50, tengo 71 año

    • Equipo de Aiudo dice:

      Hola Joaquín, esperamos que te encuentres mejor. A veces eso ocurre por hipotensión ortostática, que es una forma de presión arterial baja que se produce cuando te pones de pie tras estar sentado o acostado. Levántate más despacio, y si continúan los mareos estos días, nuestra recomendación es que hables con tu médico lo antes posible. Cuídate mucho. Recibe un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Bebidas calentitas para ancianos en tardes de otoño 

Guía de vacunación de la Covid-19 para ancianos en España

Cómo levantar a una persona mayor del suelo

¿Cómo ayudar a los ancianos a superar la soledad?

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend