La lectura es para algunos una pasión, para otros una obligación y para otros un pasatiempo. Leer continuamente debería ser una fiel costumbre para todos nosotros. No somos conscientes de los beneficios que tiene para prevenir la degeneración cognitiva.

La lectura como principal fuente de activación cerebral

Tener la buena costumbre de leer, ayuda positivamente a la activación cerebral y favorece la concentración. Pero ¿Por qué es tan saludable leer, sobre todo para los mayores?
Leer es una actividad innata y natural para nosotros. Es un ejercicio ideal para la mente y tiene muchos beneficios a nivel cognitivo. Esto es algo que favorece en gran medida a las personas mayores o de mediana edad.

El proceso de leer hace que nuestra mente recree cada palabra activando vibraciones intelectuales. Así como enfocar nuestra atención y alerta a una sola acción.
Así que, mientras uno está leyendo este post, el hemisferio izquierdo del cerebro está trabajando. Ahora tiene muchas áreas activadas y las trabaja a una gran velocidad.

El proceso de la lectura empieza en los ojos que perciben cada letra, cada palabra. Acto seguido y por milésimas de segundo, esta información pasa a las regiones cerebrales que interpretan sus significados. Y el proceso de identificación, comprensión se irá repitiendo de forma constante y genera los conocidos beneficios de la lectura.

Hay que leer, hay que repetir tal experiencia tan saludable

Además de los beneficios cognitivos e intelectuales. Favorece los aspectos creativos, menos tangibles, los imaginativos. La lectura es uno de los mejores ejemplos de manifestar la creatividad y de recibirla. Es una actividad que seduce a los sentidos, y a la mente, inspirando e inyectándole vida.
Los aspectos emocionales también se ven beneficiados en las personas que leen. Favorece la empatía y el vocabulario, las personas que leen suelen tener un léxico mayor. Y esto les convierte en mejores oradores que ayuda a que consigan decir lo que piensan y a convencer.

Es cierto, que las personas que se mantienen mentalmente activas durante su vida tienen menos riesgo de contraer ciertas enfermedades. Alzheimer, Parkinson y otras enfermedades cardiovasculares son las señaladas, así como la vejez. Y seremos muchos los que podemos escarbar en nuestra memoria e identificar las personas mayores que más han leído, y por ende, culturizado. Son las personas que más retrasan los trastornos de la edad y conservan mejor sus facultades y agilidad mental.

Un artículo muy gráfico y cómodo de leer especifica una lista de ejercicios para la memoria. Son gratuitos y están preparados para trabajar en la prevención del alzheimer y la demencia. Y es que cada vez más estamos concienciados en la estimulación cognitiva. De hecho, alguno de los ejercicios es un libro.

En definitiva, la lectura es un valor que brilla con luz propia. Es nuestro vehículo para potenciar la cultura, fomentar la activación mental y prevenir enfermedades cognitivas. Nuestra salud mental está relacionada al trabajo a la que la sometamos. No cometamos la estupidez de abandonarla, lo pagaremos cuando seamos mayores.