Retención de líquidos o edema: síntomas y tratamiento para las manos y piernas hinchadas

Las piernas hinchadas o las manos hinchadas en personas mayores suponen muchas preocupaciones a la tercera edad, y en muchos casos son un motivo común para acudir al médico. Es muy habitual que esta afección, más conocida como retención de líquidos o edema, tenga mayor repercusión en las personas mayores. Es por ello que, desde Aiudo, queremos ayudar a poder identificar el origen de esta afección, a través de la explicación sobre: los síntomas, las causas y posibles tratamientos para prevenir la retención de líquidos en personas mayores.

Síntomas de retención de líquidos en personas mayores

Uno de los síntomas más comunes en la retención de líquidos, en personas mayores, es el incremento de volumen de las extremidades. Esta afección se manifiesta a través de un hinchazón de pies y tobillos. Y, en otras ocasiones, también nos podemos encontrar con las manos hinchadas y los dedos inflamados. Este tipo de edema es muy frecuente en las personas de edad avanzada y suele denominarse como edema regional, porque se presenta en una extremidad del cuerpo. Aunque también podemos encontrarnos con un edema general que afecte a todo el organismo.

Además de estos síntomas también nos podemos encontrar con:

  • Enrojecimiento en la piel o picor.
  • Calambres u hormigueo en las piernas.
  • Cansancio y fatiga durante las tareas diarias.
  • Aumenta la sensibilidad en las extremidades afectadas.
  • Posibilidad de que aparezcan varices.
  • Tener una sensación de pesadez general que limite la movilidad.
  • Aumento de la hinchazón durante el día.

¿Por qué se hinchan los tobillos y las piernas en las personas mayores?

Es muy habitual que las personas mayores presenten con más asiduidad la retención de líquidos en las extremidades inferiores. Es por ello, que la hinchazón de piernas en personas mayores se deba a una mala circulación provocada por una postura habitual. Dicha postura, ya sea levantado o sentado, provoca que la sangre se acumule más rápidamente en la parte inferior del cuerpo y eso estimula la aparición del edema.

¿Cómo puedo saber si tengo retención de líquidos?

Para reconocer un edema tenemos que observar la zona o extremidad donde encontramos que el volumen está algo aumentado. Si es un edema, la piel tendrá un aspecto brillante o parecerá estirada. Es entonces cuando tendremos que presionar con el dedo la zona afectada. Si observamos que la huella del dedo va desapareciendo poco a poco, entonces podremos confirmar que es un edema. Lo más recomendable es ir al médico lo antes posible para su diagnóstico.

Causas de la acumulación de líquidos en personas mayores

Normalmente la retención de líquidos es más frecuente en las mujeres, sobre todo en las embarazadas o menopáusicas, que en los hombres. Los edemas pueden manifestarse a cualquier edad pero inciden más en la población anciana. Los cambios hormonales son una de las principales causas en los cuales aparece esta afección. Pero las causas de acumulación de líquidos más habituales que podemos encontrar en las personas mayores son por:

  • Comida poco saludable.
  • Poca actividad física.
  • Incremento de la presión arterial.
  • Tener un peso poco saludable.
  • Abusar de la sal en las comidas.
  • Poseer trastornos circulatorios o insuficiencia venosa.
  • Poseer problemas hepáticos, renales y cardíacos.
  • Tener complicaciones en el sistema linfático.

Consejos prácticos para el cuidado de personas mayores con retención de líquidos

Al ser una patología muy común entre las personas mayores, tenemos que tener en cuenta que sólo con ir al médico no basta. Es necesario tener unos cuidados en casa y hay que poner en marcha unos hábitos adecuados para la evolución del edema. 

Por un lado, las personas mayores tienen que tener una alimentación saludable porque es imprescindible para eliminar el edema. Los pautas a seguir son:

  • Consumir mínimo dos litros de agua al día.
  • Recortar el consumo de sal.
  • Aumentar el consumo de frutas, legumbres y verduras.
  • Rehuir de los alimentos fritos.
  • Intentar no consumir alimentos grasos (quesos curados, embutidos y lácteos enteros).
  • Utilización de especias o hierbas aromáticas para darle un mejor sabor a los platos.

Por otro lado, realizar ejercicio físico ayuda mucho a mejorar el hinchazón que sufren las piernas o los pies. Pero para que el ejercicio físico funcione es necesario realizar una buena alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Bebidas calentitas para ancianos en tardes de otoño 

Guía de vacunación de la Covid-19 para ancianos en España

Cómo levantar a una persona mayor del suelo

¿Cómo ayudar a los ancianos a superar la soledad?

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend