Qué es el Alzheimer, cuáles son sus síntomas y su evolución

El alzheimer es la enfermedad degenerativa que cuenta con más casos y personas afectadas. De todas, es sin duda la enfermedad degenerativa que más problemas causa en aquellas personas que la padecen. Y no solo en los pacientes, si no también en sus familias, llegando a condicionar toda su vida.

Qué es el alzheimer

Mujer mayor siendo tratado de sintomas por alzheimer

El alzhéimer (EA) es el tipo de demencia más común. Se trata de una enfermedad neurológica que provoca la degeneración de las células del sistema nervioso: las neuronas.

Esta enfermedad conlleva una alteración física del cerebro. En los pacientes que la sufren, se produce una reducción general del tejido cerebral. El daño neuronal comienza en el hipocampo y progresivamente va extendiéndose al resto de partes del cerebro.

Debido a dichos daños cerebrales, el paciente con alzhéimer sufre un deterioro cognitivo notable que se traduce en graves consecuencias como la pérdida de memoria, los cambios de personalidad o las dificultades para realizar tareas cotidianas.

Gracias a las investigaciones de los últimos años, el alzhéimer se ha empezado a contemplar desde un punto más amplio. Pues, se ha comprobado que el deterioro en el cerebro comienza tiempo antes de la aparición de los primeros síntomas. Por ello, una gran parte de los esfuerzos por encontrar la forma de frenarlo se centran en el estudio de esta fase pre-clínica.

Avances en el Alzheimer

Entre los diversos avances, se han establecido unos marcadores de imagen (biomarcadores) para detectar precozmente la enfermedad. Gracias a estos, se puede determinar un tratamiento para aquellas personas que todavía no presentan síntomas pero que su cerebro ya ha empezado a experimentar cambios.

Si bien, es cierto que, no todas las personas que muestran alteraciones en los biomarcadores desarrollarán demencia.

En estos momentos, los investigadores continúan buscando nuevos biomarcadores que hagan más precisa la detección temprana, algo crucial para frenar o retrasar la evolución del alzhéimer.

Para aquellos pacientes que ya presentan síntomas, los investigadores también están dedicando su esfuerzo. Ejemplo de estos avances en el alzheimer es la reciente creación de un novedoso método que permite detectar la enfermedad a través de un simple análisis de sangre. Así, evitan someterse a pruebas más invasivas como las que hasta el momento se han utilizado.

¿Y de dónde viene el nombre de ‘alzhéimer’?

Fotografía en blanco y negro de Aloiz Alzheimer, descubridor de la enfermedad.

Aloiz Alzheimer, descubridor de la enfermedad.

Del psiquiatra alemán Alois Alzheimer. Este experto investigó entre 1901 y 1906 el caso de Aguste D., una mujer de 51 años que presentaba una grave pérdida de memoria. Tras su fallecimiento como consecuencia de la enfermedad, el psiquiatra investigó el cerebro de dicha paciente y observó que su corteza cerebral era más estrecha de lo normal, presentando, además, otras anomalías. Alzheimer determinó así las principales características de la enfermedad que más tarde llevaría su nombre.

El alzheimer: síntomas

Es frecuente que todas las personas suframos ciertos fallos de memoria o leves olvidos. Ejemplos tan sencillos como donde dejamos las llaves, un nombre, una situación… Pero con el alzheimer los olvidos se agravan. De esta forma la pérdida de memoria se hace más evidente y severa, una diferencia podría ser que mientras que una persona olvida donde están las llaves otra persona con alzheimer puede olvidar que usa las llaves.

Según las familias el síntoma más grave es el cambio en la personalidad de la persona con alzheimer. Hay testimonios, en los que son los propios familiares los que expresan «que echan de menos a su madre/padre» por culpa del alzheimer. Esta experiencia es terrible, por ello causa tanta sensibilidad, debida a su crueldad.

La pérdida de movilidad es un aspecto que está en un plano secundario, pero que también dificulta la vida diaria de los usuarios. Impedimentos para caminar, desplazarse o realizar cualquier movimiento para comer o asearse configuran un panorama desolador.

La dificultad para comunicar, hablar y comprender es otro aspecto sintomático muy grave.
Otros aspectos que permanecen en un tercer plano son la pérdida de energía, los cambios de ánimo, la incapacidad de resolver situaciones.

Detectar el alzheimer a tiempo

La importancia de detectar el alzheimer con tiempo reside en verificar los primeros aspectos latentes que emergen poco a poco en los afectados. Puede ocurrir hasta en tres situaciones concretas en los que se recomienda intervenir para evaluar la situación.

– Cuando se empieza a interferir las pérdidas de memoria en situaciones totalmente cotidianas. Como hacer la comida, laboras o olvidarse de comer.
– Cuando se repite de forma frecuente e incluso, constante.
– Cuando no puede seguir una conversación por olvido.

Labores médicas en el alzheimer

Los doctores que tratan el alzheimer no son solamente de un tipo. Hay desde psicológos, psiquiatras y especialmente los neurólogos. Al estar especializados en el área del cerebro y neuronal. De hecho existe un examen específico nerológico destinado a detectar la patología a tiempo.

El doctor evaluará los reflejos del paciente, el equilibrio, el lenguaje, la sensibilidad e incluso los movimientos de los ojos. El doctor tratará de buscar síntomas para verificar o descartar la presencia de una serie de enfermedades.

Por ejemplo, señales de derrames en el cerebro, la presencia de síntomas propios de la enfermedad de Parkinson. O incluso tumores cerebrales o la acumulación de líquidos que puedan influir en perjudicar la memoria.

Cuando se diagnóstica Alzheimer. Aquí lo más importante es conocer la etapa de la enfermedad. Si bien es cierto que en la actualidad no existe cura para el alzheimer si hay tratamiento que mitigan o retrasan la aparición de síntomas.

Deterioro cognitivo

Infografía con el proceso de degradación neuronal previo a la aparición del alzheimer.

El deterioro cognitivo (DCL) es una circunstancia inherente a la enfermedad de Alzheimer. Los científicos han identificado la pérdida de memoria que está relacionada con la edad y también la demencia y la han relacionado con la DCL. Las personas que sufren de DCL sufren pérdidas de memoria aunque es muy importante identificar esta serie de síntomas y distinguirlos de un diagnóstico erróneo de alzheimer.

Las personas que padecen deterioro cognitivo si son capaces de realizar las tareas básicas de la vida diaria. A diferencia que las persones que padecen demencia o alzheimer en una fase avanzada.Aunque es cierto que la enfermedad de DCL en ocasiones conduce en alzheimer, hay que destacar que solamente ocurre a veces y por tanto no todos los pacientes de DCL tendrán, necesariamente, alzheimer.

Es cierto que los familiares de personas con DCL detectarán las pérdidas de memoria, e irremediablemente, saltan las alarmas por la posibilidad de que aparezca alzheimer. De hecho, es posible que en las pruebas cognitivas también obtengan un muy bajo rendimiento.

Además, los pacientes de DCL sufrirán síntomas reconocidos en el cuadro del alzheimer como la depresión, ansiedad e importantes cambios de ánimo.

Etapas del alzheimer

Existen tres etapas significativas en las diferentes fases y evoluciones de alzheimer. Aquí estipulamos una serie de características resumidas adheridas a cada una de estas.

Primera etapa del alzheimer

Afecta a su rapidez, estando esta mermada. Presentan rasgos de lentitud, cambios leves de ánimo y pérdidas de memoria. Incluso, pueden perder el hilo de una conversación o de lo que han comenzado a decir. El aspecto a destacar más importante es que en esta fase aún se defienden frente a las tareas de la forma más autónoma.

Segunda etapa del alzheimer

La etapa moderada. Es la clásica etapa en la que la persona recuerda perfectamente aspectos muy lejanos en el tiempo de su vida pasada pero tiene problemas para recordar lo reciente. Les cuesta mucho reconocer aspectos actuales como la fecha, el lugar, la hora.

Incluso, a veces, no pueden reconocer los rostros de algunos familiares que antes si eran conocidos.

Tercera etapa del alzheimer

La más grave. Pierden la capacidad de para comer, masticar e ingerir alimentos. Las defensas del organismo quedan muy bajas siendo vulnerables a otras enfermedades que en muchas ocasiones acaban siendo las que acaban con la persona. Además en este estadio ya no reconocen a nadie y no tienen ningún tipo de control del cuerpo y necesitan atención constante.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

La solidaridad de toda una sociedad con nuestros mayores

Qué es ELA: enfermedad, síntomas y causas

Los más mayores también ganan la batalla al coronavirus

7 manualidades para adultos paso a paso

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?