Hacer el amor a partir de los 65 años: una etapa para el disfrute

A medida que se van cumpliendo años existe la falsa creencia de que decrecen las ganas de practicar sexo en la vejez. Nada más lejos de la realidad, puesto que las ganas y los beneficios de hacer el amor a partir de los 65 años son patentes a nivel científico.

Así, lo cierto es que según una encuesta realizada en el Reino Unido, el 85% de los hombres de entre 60 y 69 años aseguran ser sexualmente activos.

Lo mismo sucede con el 60% de los de 70 a 79 años y el 32% de los mayores de 80 años.

La misma encuesta también habla de que las mujeres en dicho país son sexualmente menos activas, pero aseguran querer seguir manteniendo sexo después de los 60. 

la frecuencia de las relaciones sexuales a partir de los 60 se ve condicionada por factores fisiológicos

El sexo en la tercera edad: mitos y verdades

Extrapolando los datos del Reino Unido a España, solo el 62,3 % de los hombres de 65 años o más y apenas el 37,4 % de las mujeres de la misma franja de edad son sexualmente activos.

Además, el sexo a partir de estas edades se sigue percibiendo como una especie de tabú.

¿Qué es lo que lleva a perder esa intensidad en las relaciones sexuales en la vejez?

  • Las enfermedades: puesto que la energía se pierde y suelen aparecer patologías que condicionan la práctica sexual, sobre todo relacionado con las articulaciones o insuficiencia cardiaca en personas mayores.
  • No tener pareja: puede darse el caso de que se esté en estado de soltería o divorcio de personas mayores, por lo que se haya podido perder la ilusión de los encuentros sexuales.
  • La viudedad, otro motivo de peso.
  • Percepción propia sobre la sexualidad: es común que en estas edades se disponga de creencias erróneas o muchos tabús con el sexo.

En aras de derribar esos tabús, varios científicos han realizado investigaciones acerca de las ventajas del sexo en la tercera edad y coinciden en los siguientes:

  • Favorece el envejecimiento activo y la salud del cerebro: son muchas la universidades de prestigio a nivel mundial las que han elaborado investigaciones sobre los beneficios cognitivos de la actividad sexual en la tercera edad.
  • Ayuda a sentirse más joven y vivo, pues las relaciones sexuales en la vejez aporta un sinfín de beneficios físicos y mentales.
  • Beneficios del corazón: el sexo a partir de los 65 reduce el riesgo de padecer hipertensión y problemas de salud relacionados.
  • Reduce las probabilidades de padecer enfermedades como el cáncer de próstata, pues varios estudios concluyen que el número de eyaculaciones aporta un índice más bajo de padecer este tipo de cáncer.

Dicho estudio publicado en la revista European Urology estableció que 2 eyaculaciones por mes era la cantidad apropiada para reducir el riesgo de este cáncer

 

el sexo a partir de los 65 años esconde muchos mitos y verdades

El sexo en edad adulta: condicionado por los cambios fisiológicos

Experimentar de manera sana el sexo en la tercera edad depende de los cambios que aparezcan en la vejez, un factor diferencial para entender los motivos del condicionamiento de la edad en cuestiones sexuales

Según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, las mujeres y hombres experimentan cambios como:

Mujeres:

  • Inicio de la etapa de la menopausia.
  • Caída de los niveles de estrógeno, una hormona sexual femenina.
  • Sensación de sequedad vaginal, que hace que las relaciones sexuales puedan resultar más incómodas.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Tardanza en el tiempo de excitación sexual.

Hombres 

  • Inicio de la etapa de la andropausia.
  • Descenso de los niveles de testosterona.
  • Tardanza en el tiempo de excitación sexual.
  • Necesidad de mayor estimulación para lograr las erecciones y el orgasmo.
  • Se necesita más tiempo para lograr la eyaculación.

En conclusión, a pesar de los múltiples beneficios de hacer el amor a partir de los 65 años, hay que tener en cuenta que entran en juego factores fisiológicos que no se tienen con otras edades más tempranas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “la sexualidad en la vejez está influenciada por numerosos cambios fisiológicos que se producen como parte del proceso de envejecimiento en los hombres y en las mujeres

Consejos sexuales en la tercera edad

Por tanto, envejecer no es sinónimo del final de una actividad sexual sana, puesto que queda demostrado por organismos internacionales de reconocimiento que hacer el amor a partir de los 65 años incluye beneficios físicos, mentales, además de ayudar a la autoestima.

Y aunque pueda parecer que el sexo en adultos mayores se vuelva tedioso y monótono, existen una serie de consejos para realizarlo de manera saludable:

  • Visitar al médico regularmente para examinar el estado físico.
  • Comunicación siempre en la pareja en cuanto a inquietudes sexuales.
  • Comer de manera saludable.
  • La visita a un terapeuta sexual puede ayudar a concebir el sexo en la vejez de una manera más natural.
  • Expandir la concepción del sexo: no todo se resume al acto sexual, las caricias, los besos, o el tacto, pueden ser también determinantes.
  • La práctica de ejercicio regulado es otra manera de mantenerse en forma para disfrutar del sexo en la tercera edad.
  • Explorar nuevas formas de sorprender: cambios de rutina y nuevos horarios, preparación de un nuevo escenario o nuevas posturas.
  • Si no se dispone de pareja estable en la tercera edad conviene contar con una educación sexual adecuada, ya que muchos adultos mayores no tienen el conocimiento suficiente sobre las enfermedades de transmisión sexual.
  • Abandonar hábitos nocivos como el alcohol o el tabaco.

El sexo después de los 60 años: la intimidad sexual como factor clave

Para obtener una mejor comprensión de los factores que influyen en el sexo después de los sesenta, un grupo de psicólogos de la Universidad Humboldt de Berlín encuestaron a más de 1500 personas de 60 años de edad o más (desde 60 a 82).

Asimismo, los resultados de este estudio muestran que la intimidad sexual es un componente mucho más importante de un estilo de vida feliz en adultos mayores de lo que pueda parecer.

Los participantes respondieron a cuestionarios sobre temas referentes a comportamiento sexual, cognición sexual, afecto sexual, salud física, variables psicosociables.

Además, los resultados fueron comparados con adultos jóvenes de entre 22 y 36 años y, como era de esperar, las personas mayores disponían de menos conocimiento sobre actos y pensamientos sexuales en comparación con los jóvenes pero, sin embargo, experimentaban niveles de intimidad muy elevados.

La sexualidad en la tercera edad puede experimentar cambios por aspectos fisiológicos del hombre y la mujer, pero también es un momento donde experimentar con la pareja en todos los niveles

La sexualidad en la vejez: nuevas formas de mantener la vivacidad

En muchos casos ocurría que no se disponía de intimidad en la vivienda para disfrutar de la sexualidad en la tercera edad, ya sea por la convivencia con otros familiares o por otros factores.

Actualmente, la jubilación supone cambios en las relaciones y en el estatus social, así como en la situación económica.

Además, entran en juego factores emocionales que pueden afectar negativamente, como la muerte de seres queridos o amistades.

Pero disfrutar del sexo a partir de los 60 tiene otras ventajas:

  • Se dispone de mayor tiempo libre.
  • La experiencia de vida es mayor.
  • Existe una oferta de actividades que propician las relaciones y ayudan a reavivar la llama del amor, como el baile en pareja, excursiones en la tercera edad, actividades culturales, entre otros.

Todo ello para que hacer el amor a partir de los 65 años se convierta en una experiencia novedosa, donde el amor, el cariño, respeto y admiración hacia otra persona van a otra dimensión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *