Insuficiencia cardíaca: síntomas, causas y tratamiento

La insuficiencia cardíaca es la principal causa de hospitalización de las personas mayores. En España, el 8,8% de las personas mayores de 74 años la padecen.
De estos, casi el 60% poseen cinco o más enfermedades crónicas asociadas, un porcentaje que no deja de crecer.

Las comorbilidades más frecuentes que los ancianos desarrollan como consecuencia de la insuficiencia cardíaca son tanto cardiovasculares como no cardiovasculares. Pertenecientes al primer grupo se encuentran la fibrilación auricular, la hipertensión y la cardiopatía isquémica; mientras que del segundo grupo encontramos la anemia, la enfermedad renal crónica, la diabetes, la depresión o la demencia, entre muchas otras.

Conscientes de su gravedad, en las próximas líneas hablamos sobre esta afección:

Qué es insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es un síndrome caracterizado por unos signos que indican que el corazón no funciona bien. Concretamente, se produce cuando el corazón no expulsa correctamente la sangre, de forma que esta se acumula en otras zonas del cuerpo como las piernas, los tobillos o el abdomen.

Tipos de insuficiencia cardíaca

Este prevalente trastorno, según su perdurabilidad, puede ser de dos tipos:

Insuficiencia cardíaca congestiva

Denominada también insuficiencia cardíaca crónica o por sus siglas ICC, es el tipo de insuficiencia cardíaca que perdura de forma prolongada.

Insuficiencia cardíaca aguda

También llamada insuficiencia cardíaca descompensada o por sus siglas ICA, se trata del tipo de insuficiencia cardíaca que surge de forma repentina. Es la primera causa de hospitalización en adultos mayores de 65 años (de hecho, las personas que la sufran requerirán hospitalización, al menos, una vez al mes).

Asimismo, existen otras clasificaciones de esta enfermedad, entre las que destaca aquella que toma su base del tipo de ventrículo al que afecta:

  • Insuficiencia cardíaca izquierda. El lado izquierdo del corazón tiene que trabajar con más intensidad que la normal para bombear la misma cantidad de sangre.
  • Insuficiencia cardíaca derecha. Suele surgir como resultado de una insuficiencia ventricular izquierda. Cuando el ventrículo izquierdo no funciona con normalidad, se producen en el organismo una serie de consecuencias que, como resultado último, acaban dañando el ventrículo derecho del corazón.

Insuficiencia cardíaca causas

La insuficiencia cardíaca se desarrolla cuando el músculo del corazón sufre un trastorno, cuando este órgano es sometido a una gran carga o cuando suceden, al mismo tiempo, ambos factores.

Los trastornos que conducen con mayor frecuencia a la insuficiencia cardíaca son:

  • Cardiopatía isquémica. Es la causa más común de la insuficiencia cardíaca. Esta dolencia se produce cuando las arterias coronarias se inflaman y comienzan a acumular placas de colesterol en sus paredes. Conforme estas placas van ocupando más espacio, el diámetro de la arteria se reduce, por lo que la sangre no puede pasar con fluidez, provocando, como consecuencia, un mal funcionamiento del corazón. Cuando la obstrucción es tan elevada que impide el paso total de la sangre, la persona afectada sufre un infarto agudo de miocardio.
  • Presión arterial alta (hipertensión). La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias. Si estas se vuelven más rígidas, la presión arterial aumenta, lo que obliga al corazón a tener que bombear con más fuerza para que la sangre llegue a todas las partes del cuerpo. Si esta anomalía perdura en el tiempo, el corazón aumenta de tamaño y se vuelve más rígido, de manera que pierde la capacidad necesaria para impulsar la sangre con cada latido.

Si deseas conocer los valores normales de presión arterial que debe poseer nuestro familiar mayor, hablamos sobre ello en esta entrada.

  • Enfermedad valvular. Las válvulas del corazón son las que hacen posible que el flujo de la sangre siga la dirección adecuada. Cuando estas se dañan, su función debe ser sustituida por el corazón, de modo que este debe realizar un sobreesfuerzo para conseguir mantener la sangre en la dirección correcta. Debido a ello, el corazón se debilita, provocando una reducción indeseada de su fuerza de contracción.
  • Miocardiopatía o miocardiopatía. Corresponden a las enfermedades del músculo cardíaco. Con motivo de estas afecciones, el tamaño del corazón aumenta y se vuelve más grueso y líquido que su estado normal. Aunque algunas personas que padecen esta anomalía pueden no darse cuenta de que la tienen, otras sí pueden desarrollar trastornos, entre los que se halla la tratada insuficiencia cardíaca.
  • Miocardiopatía. Causada por un virus, puede producirse una inflamación del músculo cardíaco, lo que puede afectar a cualquiera de los dos ventrículos.
  • Enfermedad cardíaca congénita. Se trata de un desarrollo anormal del corazón antes del nacimiento.
  • Enfermedades crónicas. Entre ellas, destaca la diabetes como una de las enfermedades que más gravemente pueden afectar al funcionamiento del corazón. En esta entrada hablamos, detenidamente, sobre ella.

Insuficiencia cardíaca fases

Los expertos han establecido cuatro etapas, clasificadas de A a D, de desarrollo de la insuficiencia cardíaca:

  1. La persona no ha experimentado ningún síntoma que le indique que puede sufrir este trastorno (el corazón funciona con normalidad), aunque tiene un alto riesgo de desarrollarlo debido a algunas de las causas anteriormente expuestas (presión arterial alta, cardiopatías o diabetes).
  2. El paciente posee un trastorno cardíaco estructural, de forma que su corazón deja de funcionar con normalidad, pero nunca ha manifestado síntomas de insuficiencia cardíaca. Por ejemplo, aquellas personas que sufren una enfermedad valvular.
    Esta fase y la anterior constituyen una insuficiencia cardíaca leve.
  3. La persona sí ha experimentado síntomas propios de la insuficiencia cardíaca, como los que indicamos en el punto en el que tratamos sus síntomas principales.
  4. Insuficiencia cardíaca última fase. Nos encontramos, aquí, ante el escenario de mayor gravedad, la insuficiencia cardíaca terminal. El paciente se encuentra en fase terminal de la enfermedad, de manera que los síntomas se han agravado y su calidad de vida está enormemente perjudicada. En esta etapa, la persona suele permanecer largas temporadas ingresada en el hospital recibiendo un tratamiento especializado.

Antes de finalizar con las fases cabe comentar una pregunta común: a partir de qué grado es invalidante la insuficiencia cardíaca.

Cuando la profesión del paciente exija realizar esfuerzos, suponga un estrés elevado o tensiones emocionales, podrá reconocerse la incapacidad permanente en grado total. El trabajador, no obstante, podrá dedicarse a otras actividades que conlleven un menor desgaste físico y psicológico.

Asimismo, se reconocerá la incapacidad permanente absoluta cuando el grado de insuficiencia cardíaca sea totalmente incompatible con cualquier acción y labor que requiera un esfuerzo, de modo que el paciente no puede, siquiera, realizar trabajos sedentarios.

Insuficiencia cardíaca síntomas

Los síntomas más característicos de la insuficiencia cardíaca son los siguientes:

  • Falta de aire cuando se realizan ciertas actividades como acostarse o hacer diferentes esfuerzos.
  • La sensación de ahogo empeora por la noche.
  • Cansancio: debilidad y fatiga.
  • Hinchazón de las extremidades inferiores (edema piernas por insuficiencia cardíaca).
  • Fatiga mental: dificultad para concentrarse, irritabilidad o mareos.
  • Latidos del corazón rápidos e irregulares.
  • Poca capacidad para respirar.
  • Retención de líquidos.
  • Falta de apetito y náuseas.
  • Tos con flema blanca o rosa manchada de sangre.
  • Piel fría y húmeda.
  • Venas hinchadas en el cuello.
  • En casos graves: falta de aire repentina e intensa y tos con moco espumoso.
  • Si estamos ante un ataque cardíaco: dolor punzante en el pecho.

Insuficiencia cardíaca tratamiento

Como enfermedad crónica que ya hemos indicado que es, quien sufre insuficiencia cardíaca necesita un tratamiento de por vida. Gracias al tratamiento, el corazón de la persona afectada podrá llegar a fortalecerse y sus síntomas más graves disminuirán.

Aunque en casos muy reducidos, en algunos pacientes, los facultativos pueden llegar a revertir la insuficiencia cardíaca al tratar la causa directa de la misma (esto es, reparan la válvula cardíaca anómala o regulan el ritmo cardíaco). No obstante, lo más común es que el tipo de tratamiento que se aplique vaya destinado a reducir los signos y síntomas de este trastorno, consiguiendo con ello no eliminarlo por completo, sino mejorar su calidad y esperanza de vida.

Así, el tratamiento puede constar de:

  • Medicación: los médicos tratarán esta dolencia con uno o varios fármacos con los que atenuarán las causas y consecuencias directas de la insuficiencia cardíaca (por ejemplo, podrán recetarse medicamentos para reducir la presión arterial, equilibrar lo mayor posible el ritmo cardíaco, mejorar la capacidad diurética o aumentar la fuerza de las contracciones del músculo cardíaco).
  • Cirugía: entre las intervenciones quirúrgicas más habituales se encuentran la cirugía de baipás de la arteria coronaria, la reparación de la válvula cardíaca o, en los casos de mayor gravedad, un trasplante de corazón.

Insuficiencia cardíaca tiempo de vida

La expectativa de vida de un paciente que sufre insuficiencia cardíaca es mucho menor de lo que la población general cree.

Tal y como no se cansan de advertir los especialistas, no podemos ligar la insuficiencia cardíaca a una consecuencia normal del envejecimiento. Considerarlo así hará que banalicemos el trastorno y no lo tratemos con la urgencia y rigurosidad que requiere.

Así, por ejemplo, la insuficiencia cardíaca en un anciano de 85 años no es algo normal, sino que es una grave dolencia y, como tal, debemos prestarle, a nuestro mayor afectado, la atención permanente que su estado necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Bebidas calentitas para ancianos en tardes de otoño 

Guía de vacunación de la Covid-19 para ancianos en España

Cómo levantar a una persona mayor del suelo

¿Cómo ayudar a los ancianos a superar la soledad?

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend