Lorena Berdún: “Hay que experimentar la sexualidad como algo más amplio que la mera genitalidad”

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

En Aiudo hemos hablado con Lorena Berdún, sexóloga y experta en terapia de parejas, que educó a toda una generación sacando a la palestra temas que hace años todavía eran tabú. En el programa de TVE Dos Rombos, Lorena hablaba de sexo con muchísima naturalidad y sin remilgos. Trató temas relacionados con las relaciones de pareja, el placer femenino, la masturbación, las fantasías sexuales, la importancia de conocer y saber evitar las ETS, etc.

Su labor ha sido y sigue siendo muy importante. Por eso, cuando decidimos tratar el tema de la sexualidad en la tercera edad, la primera persona referente que se nos vino a la cabeza fue ella. Nos interesaba indagar en cómo se vive el sexo en la vejez. ¿Qué cambios se producen y de qué modo se pueden abordar? ¿De qué manera se obtiene placer cuando la edad trae consigo limitaciones físicas? ¿Qué mitos nos faltan por derribar? Estas son sólo algunas de las cuestiones sobre las que hablamos a lo largo de esta entrevista.

Lorena, sin duda, educaste en sexualidad a toda una generación y ayudaste a romper muchos tabúes. ¿Notas cambios en el modo de entender el sexo de los jóvenes y adolescentes de hoy en día? ¿Hay diferencias con los que hoy se encuentran en los 30 – 40?

Quizá hay más apertura hacia temas que en el pasado nos costaba afrontar. Se han puesto encima de la mesa cuestiones de género de las que antes no hablábamos, se ha normalizado por completo la masturbación femenina, quizá ya no hay tantas preguntas sobre métodos anticonceptivos… Sí, algunas cosillas han cambiado.

Lorena Berdún de joven en un programa de televisión
Lorena Berdún en el programa ‘Dos Rombos’ de TVE – imagen obtenida de YouTube.

¿Cuál consideras que es el gran tema pendiente que como sociedad tenemos que resolver respecto al sexo?

Sin duda alguna, la educación sexual. Como sociedad nos enfrentamos a gigantes que no sabemos gestionar y que imponen códigos de mucha pedagogía y educación. Lo vemos todos los días en los medios: abusos, bromas pesadas, faltas de respeto… Hay que educar y eso tiene que venir de mano de los políticos, que consideren como fundamental la educación afectivo sexual en los institutos. Y también sería interesante que como padres hiciéramos alguna reflexión sobre qué valores queremos que nuestros hijos manejen.

Hay que educar y eso tiene que venir de mano de los políticos.

¿Y en salud sexual? ¿Hemos avanzado después de tantos años de campañas de concienciación?

Sí. La salud sexual tiene que ver con mi decisión consciente de lo que quiero hacer con mi sexualidad y cómo me ‘cuido’. Ya casi todo el mundo tiene claro para qué sirve un preservativo y cómo ponerlo y los riesgos que evita. Otra cosa es que estemos viviendo una etapa en la que las ITG (infecciones de transmisión genital) están aumentando. Pero no creo que sea por desconocimiento sino por imprudencia y falta de control.

En Aiudo tratamos muchos temas relacionados con el envejecimiento en nuestro blog y, curiosamente, uno de nuestros artículos más leídos es el de ‘Hacer el amor a partir de los 65 años’, sin embargo, lo cierto es que hablar de sexo en la vejez a día de hoy continúa siendo un tema tabú. Pareciera que, a partir de cierta edad, las personas dejaran de practicarlo, cuando eso es falso. ¿Qué otros mitos frecuentes sobre la sexualidad en la tercera edad necesitamos derribar como sociedad?

Creo que el primero de todos tiene que ver con la menopausia. Cuando este enorme tabú se caiga definitivamente, muchas parejas van a vivir un esplendor en su sexualidad. ¿Por qué? porque hasta la fecha tenemos grabado en nuestro inconsciente colectivo que la menopausia es el envejecimiento de la mujer y fin de su sexualidad. Creemos que eso marca la diferencia y NO. Muchas cosas cambian en la menopausia pero son cambios que son perfectamente trabajables y abordables y que, además, no son incompatibles con la sexualidad. Hay que ajustarse y punto. Cuando dejemos de pensar que la mujer ya no quiere sexo y se acabó, la cosa cambiará. Y es cierto que la mujer tiene menos deseo sexual pero, como digo, hay formas de combatir eso.

Muchas cosas cambian en la menopausia pero son cambios que son perfectamente trabajables y abordables.

Muchas personas mayores, por los tiempos en los que vivieron, no han podido expresar su orientación sexual libremente y han tenido que llevar una vida condicionada y reprimida. ¿Qué consejos darías a las personas mayores que quisieran explorar su orientación sexual en esta etapa de la vida?

Que la exploren. La vida es única. ¡¡Al menos que nosotros sepamos!!! 😂 Y hay que darse la oportunidad de vivir lo que realmente nos pide el cuerpo y el corazón. Adelante con ello.

Sin duda, el sexo en edades avanzadas cambia, del mismo modo que lo hacen las personas. Algunos cambios físicos pueden preocupar e incluso acomplejar, como sucede con la disfunción eréctil o la sequedad vaginal. ¿De qué manera se pueden abordar estos trastornos? ¿Tienen solución?

Suelen poder abordarse. El tema de la disfunción eréctil puede ser algo más complejo, dependiendo si hay alguna enfermedad por detrás que lo provoca o alguna operación quirúrgica tras un cáncer de próstata, por ejemplo. Lo primero es tratarlo con el médico y, después, trabajar también la parte psicológica. En el caso de la sequedad hay productos para ayudar. Se puede, ¡se puede!

¿Cuáles son los enfoques terapéuticos o técnicas que pueden ayudar a las personas mayores a superar problemas sexuales, como la falta de deseo o el dolor durante el sexo?

Uy, eso es muy difícil contarlo aquí. A mí me resulta complicado porque yo trabajo con diferentes enfoques, dependiendo del problema que se trate. Cada persona tiene sus peculiaridades y los trabajos se ajustan a ella. Lo más importante es aparcar la autoexigencia, las metas, las expectativas y la autocrítica y lanzarse a experimentar la sexualidad como algo mucho más amplio que la mera genitalidad y el buen funcionamiento de todo ‘el instrumental’.

¿Qué papel crees que deben jugar las tecnologías modernas, como aplicaciones de citas y juguetes sexuales, en la vida sexual de las personas mayores? ¿Crees que tienen cabida a esas edades?

Por supuesto. Es más, los juguetes pueden ayudar muchísimo y las apps, si entras en el juego y sabes a lo que te expones, pues también adelante con ello.

En la vejez, es frecuente que algunas personas hayan pasado por procesos quirúrgicos o incluso enfermedades que les condicionen en su día a día. Sin embargo, sería una lástima que renuncien a su sexualidad cuando todavía tienen ganas de disfrutarla. ¿Es posible tener sexo con limitaciones físicas?

Es posible si entramos en la convención de que la sexualidad, como decía la bellísima actriz Raquel Welch, está en la cabeza. Claro que los genitales son importantes, pero no podemos limitarnos. Más bien no debemos. La sensualidad y el erotismo son fundamentales para vivir la sexualidad en toda su potencialidad.

¿De qué manera cambian los gustos y preferencias en la cama como consecuencia del envejecimiento?

Eso dependerá de cada persona. Naturalmente, se tiene menos apetito sexual, en general, y se amplía la experiencia saliendo de la mera genitalidad. Vemos personas más implicadas a otro nivel más profundo y espiritual, más allá del puro foco en el pene o la vagina.

Se habla mucho de las ETS pero el enfoque suele estar puesto en los jóvenes. ¿Es necesario prestar atención a las enfermedades de transmisión sexual también en la vejez?

También. Claro. Estamos todos expuestos. Si no hay protección, corremos riesgos.

Fotografía en blanco y negro de Lorena Berdún

Para finalizar, nos gustaría abordar contigo un tema relacionado con las diferencias entre hombres y mujeres. Después de tantos años de experiencia en este sector, ¿notas avances en lo que se refiere a la libertad para hablar de sexo o sigue presente el estigma de que la mujer debe mantener una actitud más ‘recatada’?

La verdad es que no tengo esa percepción en este momento. No veo mujeres recatadas. Quizá mujeres de edad más avanzada no han cambiado tanto su forma de pensar pero sí que ellas mismas están notando cierta apertura al tema. Consultan más, luego se están abriendo. Por otro lado, las mujeres jóvenes no muestran mucho recato. Están abiertas a vivir su sexualidad con mucha más naturalidad y apertura de lo que estuvieron sus propias madres o abuelas. Por supuesto, siempre teniendo en cuenta de que esto son generalizaciones y que hay muchas personas que no se ajustan a estándares…

Tengamos siempre en cuenta que cada persona es única e irrepetible y, como tal, vivirá sus experiencias de manera única.

Comentarios para Lorena Berdún: “Hay que experimentar la sexualidad como algo más amplio que la mera genitalidad”
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada