Cómo levantar a una persona mayor del suelo

La caída de una persona mayor es una de las circunstancias más traumáticas que ésta y sus familiares pueden vivir. Por un lado, se encuentra la persona que padece la caída accidental sufriendo, y por otro, las dudas que surgen en los familiares de cómo asistirle sin causarle un daño mayor del que haya sufrido.

En este artículo, vamos a mostrarte paso a paso cómo levantar a una persona mayor del suelo correctamente, para que tu familiar pueda incorporarse con tu ayuda en las mejores condiciones y que la maniobra sea todo un éxito.

Tienes que saber que nuestra capacidad motora, equilibrio y flexibilidad se reduce con el paso de los años, por ello las caídas en ancianos son más frecuentes.

Tareas como levantarnos de la cama, caminar o servir los platos en la mesa pueden convertirse en algo complicado llegada cierta edad y terminan provocando accidentes.

Por eso, realizar ejercicios motores y proveer de materiales de apoyo, como bastones o andadores, a nuestros seres queridos puede ser un primer paso para evitar que se produzcan estos sucesos.

¿Cómo levantar a una persona mayor del suelo con seguridad?

A la hora de levantar a una persona mayor del suelo que ha sufrido una caída, algo primordial es mantener la calma. Porque nuestro mayor puede sentirse desubicado e incluso avergonzado, por lo que debemos de reaccionar de forma tranquila para evaluar toda la situación.

Uno de los primeros pasos será examinar si existe algún sangrado o herida, al igual que, comprobar que la persona esté consciente y tenga una buena respiración. En segundo lugar, es importante calcular su peso y ver qué capacidad de colaboración tiene para poder ayudarlo.

Para ayudarle a levantarse también tendremos que comprobar que no se producido ninguna rotura, como podría ser una fractura de cadera, ya que todos nuestros esfuerzos por incorporarlo podrían agravar la situación.

Cuando hayamos comprobado los signos vitales y estado de la persona es hora de evaluar el entorno. Crear un espacio seguro en el que puedas levantar a una persona mayor del suelo con total seguridad.

Antes de ayudarla a incorporarse hay que retirar objetos que puedan desequilibrarla y producir una nueva caída.

Paso a paso: Levantar a una persona mayor del suelo tras una caída

Levantar a una persona del suelo es algo delicado tanto por la salud física de nuestro mayor como también de nuestra espalda, ya que nosotros seremos un punto de apoyo esencial. Para poder hacerlo correctamente seguiremos estos pasos:

  1. Primero tendremos que preparar el entorno. Necesitaremos dos sillas o dos superficies con una altura similar a las de un asiento para utilizarlas como apoyo.
  2. A continuación, extenderemos las extremidades para que la persona quede boca arriba, y desde atrás, impulsándolo suavemente desde la espalda le ayudaremos a incorporarse ligeramente para colocarnos detrás de él de rodillas.
  3. Desde esa posición, ahora es momento de flexionar las rodillas de nuestro mayor y sujetar sus manos izquierda y derecha con las nuestras y desplazarlas lateralmente hasta que las palmas estén firmes sobre el suelo.
  4. Con una mano daremos impulso a la pelvis y con la otra sostendremos el tronco para mantenerlo agachado y a gatas.
  5. Cuando ya esté a gatas, colocaremos una silla frente a él donde le ayudaremos a colocar los antebrazos, y otra a la altura de la cadera.
  6. Es momento de sentar a nuestro anciano, por eso, flexionaremos la rodilla más cercana a la silla del anciano y ejerceremos un pequeño impulso desde la zona de los glúteos para ayudarlo a sentarse finalmente.

Este procedimiento sólo podremos seguirlo en el caso que la persona mayor disponga de movilidad suficiente como para ayudarnos durante todo el proceso, y siempre que hayamos comprobado que no haya lesiones graves que puedan empeorar su salud.

En el caso de que la persona no presente signos vitales o éstos sean deficientes, o de otro lado, creamos que puede tener una lesión grave hay que procurar no mover a la persona y llamar de inmediato al 112 para pedir asistencia.

Levantar a ancianos con movilidad reducida

Cuando se trata de ancianos con movilidad limitada en su día a día, personas que necesitan de una silla de ruedas o con poca fuerza en las extremidades o encamadas, el procedimiento será distinto.

En este caso tendremos que ayudarnos de factores externos y personal sanitario, u otra persona, que nos ayude. Contar con sistemas de apoyo como grúas móviles, andadores3 o cinturones de elevación nos será de gran ayuda.

Para levantar a un mayor con movilidad reducida del suelo entre dos personas utilizaremos una toalla:

  1. En esta ocasión la persona también deberá estar tumbada boca arriba. Pasa la toalla detrás suya a la altura de sus omoplatos para que los extremos de la toalla pasen por sus axilas.
  2. Colocándonos frente a él agachados, flexionaremos sus rodillas al igual que lo hicimos con la otra técnica y las inmovilizaremos con las nuestras.
  3. La maniobra empieza ahora. Mientras nosotros nos incorporamos y estiramos de la toalla, necesitaremos que nuestro segundo compañero nos apoye desde detrás del anciano impulsándolo desde el tronco para apoyarlo en la superficie preparada.
  4. Previamente nos tendremos que haber asegurado de tener cerca la silla de ruedas o la grúa para apoyarlo suavemente sobre nuestro sistema de apoyo.

Contacta con tu médico tras el percance

Ahora que ya hemos conseguido incorporarlo, pese a que visualmente puedan no presentar ninguna sintomatología tras la caída, es recomendable consultar con el médico las pautas a seguir, por si fuera necesario acudir a consulta o darle medicación.

En algunos casos, revisar la graduación de las lentes de contacto, un ajuste en la medicación, por si ésta tiene algo que ver con el accidente, o promover la actividad física supervisada, para mejorar la fuerza en las piernas, es suficiente.

De otro lado, si se repiten estos accidentes es importante adquirir los servicios de un cuidador especializado en personas mayores, para que estos profesionales les ayuden en tareas que impliquen altos niveles de coordinación o esfuerzo físico, como pueden ser: la hora del baño, tareas de limpieza del hogar, hacerles la compra o salir a pasear.

Es una opción que muchas familiar, que no pueden dedicarle el tiempo necesario a la persona, optan por elegir para estar tranquilos y seguros de que no se producirán nuevos accidentes.

Qué no debemos hacer al intentar levantar a una persona mayor del suelo

Al igual que os hemos recomendado algunas técnicas utilizadas para levantar a una persona mayor del suelo por una caída, también es importante conocer algunos comportamientos y movimientos que no hay que hacer cuando vayamos a levantarlos.

  • Nosotros seremos el punto de apoyo, pero para asegurarnos de que no nos hacemos daño, tendremos que mantener la espalda erguida en todo momento, asegurándonos también de que no cargamos con todo su peso.
  • Mantener una actitud serena y tranquila nos ayudará a calmar a la persona que tenemos que atender y actuar adecuadamente.

Para finalizar, recordad que siempre que podamos tendremos que contar con ayuda socio sanitaria adecuada, personal cualificado que nos guíe y nos ayude a saber manejar la situación.

Y ahora que ya sabes cómo levantar a una persona mayor del suelo, esperamos que no necesites usar estas técnicas nunca, pero por si acaso, ya estás preparado en el caso de que sea necesario utilizarlas. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *