Jubilación flexible: qué es, requisitos y cómo solicitarla

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Al alcanzar cierta edad, muchas personas empiezan a buscar alternativas ofrecidas por la Seguridad Social para iniciar un final de la vida laboral sin que esto genere un cambio radical en sus vidas. Esta situación se puede apreciar, por ejemplo, en el caso de la jubilación anticipada de personas con discapacidad.

La jubilación flexible es una modalidad que busca que el trabajador, que cumple una serie de requisitos, pueda compatibilizar el disfrute de su tiempo libre y ocio, mientras trabaja una cierta cantidad de horas por día.

¿Qué es la jubilación flexible?

La jubilación flexible es aquella que otorga la posibilidad de combinar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial. Es decir, el pensionista vuelve a prestar servicios con un contrato de 20 horas semanales.

La mayor ventaja que ofrece la jubilación flexible es que permitirá al jubilado seguir cotizando para así aumentar y conseguir el máximo de pensión.

En este caso, el jubilado sigue cobrando su pensión por parte de la Seguridad Social, pero el importe se reduce de forma proporcional a la jornada laboral que vaya a desarrollar y, al mismo tiempo, percibe el salario correspondiente a este contrato que ha formalizado con su empleador.

Dos personas mayores firmando papeles.

Hay que tener en cuenta que esta modalidad de pensión no es igual a la jubilación parcial o la jubilación activa. En estas últimas, nunca se ha terminado el vínculo laboral con la empresa, lo que sí sucede con la jubilación flexible, donde la persona ya ha adquirido el carácter de pensionista y vuelve a trabajar de forma parcial.

Requisitos para la jubilación flexible

Cualquier jubilado puede acceder a esta modalidad en su retiro, pero primero se debe comunicar la situación a la Seguridad Social y cumplir con los siguientes requisitos:

  • Encontrarse cobrando una pensión contributiva de jubilación.
  • Comunicar a la Seguridad Social la intención de volver a la vida laboral.
  • Informar de que se trata la actividad que se va a ejercer.

Hay que tener en consideración, antes de realizar la comunicación pertinente, que solo se permite que el jubilado realice una jornada laboral de entre el 50% y el 75% de esta.

Una infografía con los diferentes requisitos a cumplir si se desea acceder a la jubilación flexible.

¿Esta jubilación flexible es compatible con otras?

No, la jubilación flexible no es compatible con todas las otras modalidades de retiro. Si la persona mayor pertenece a los Regímenes Especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas o de la Administración de Justicia, no tendrá derecho a la misma.

Dos jubilados en un parque dándose un beso.

Tampoco la podrán solicitar aquellas personas beneficiarias de una pensión por incapacidad permanente o tener una enfermedad dentro de la tabla que originan la incapacidad permanente.

¿Cómo solicitar la jubilación flexible en la Seguridad Social?

La solicitud debe ser presentada presencialmente en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Previo paso a ello, se debe reunir una serie de documentos a fines de la aprobación de la solicitud.

  • DNI, NIE o Pasaporte.
  • Formulario de solicitud de jubilación flexible rellenado. Se debe marcar la opción 2.4. correspondiente a la comunicación de inicio de actividad laboral simultánea a la condición de pensionista. También debe especificarse cuál es la empresa donde trabajará, con qué contrato y la fecha de inicio de la actividad laboral.
Un ebook que es una guía de contratación de las cuidadoras, todo lo que hay que saber.
Consigue GRATIS tu guía de contratación de las cuidadoras: Ayudas, Altas, Bajas, Nóminas

Jubilación flexible en autónomos: requisitos

Los autónomos podrán desempeñar un trabajo remunerado a tiempo parcial, con lo que la percepción de la pensión será compatible con los ingresos recibidos a nivel laboral. En otras palabras, un autónomo no puede cobrar la prestación de la jubilación flexible si continúa en tal régimen.

Para poder acceder a la jubilación flexible, los autónomos deben tener concedida la pensión de la jubilación, es decir, debe estar ya disfrutando de ella. Además, deberá informar a la Seguridad Social que ha empezado una jornada parcial de trabajo mientras sigue con el cobro de la pensión.

En este caso, el profesional no puede pertenecer a las Fuerzas Armadas ni a los Regímenes Especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, ni ser personal de servicio de la Administración de Justicia.

El autónomo también deberá realizar el trabajo a tiempo parcial, esto quiere decir que tendrá un límite de reducción de jornada que estará entre el 25% y el 50%. Solo podrán percibir el 100% de la pensión cuando tengan contratado a un trabajador.

Cuando la Seguridad Social apruebe la solicitud de compaginar la jubilación con la realización de una actividad laboral, el autónomo debe saber que la pensión se reducirá en proporción a la jornada laboral que vaya a realizar.

Jubilación flexible: ejemplos

Un claro ejemplo es si un comercial de inmobiliaria se jubila a los 65 años, pero, a los 66 años, quiere volver a su actividad laboral, ya sea por motivo laboral o económico, puede elegir acogerse a este régimen. Si deciden contratarlo media jornada, esto es, al 50%, y estaba cobrando 1000 € de jubilación, ahora percibirá solo la mitad: 600 €. Esto más el salario que recibirá por las horas trabajadas.

Recalcular la prestación tras el cese definitivo de la actividad laboral

El pensionista que haya elegido la modalidad de jubilación flexible y, tras el cese, desee jubilarse totalmente de su actividad a tiempo parcial, verá incrementada su pensión gracias a las cotizaciones efectuadas durante ese periodo. Por este motivo, al volver a percibir el 100% de la cuantía pro jubilación, la misma habrá sido recalculada con el cómputo de las cotizaciones realizadas durante ese período.

En otras palabras, las cotizaciones a la Seguridad Social efectuadas durante ese lapso de tiempo en el que se encontraba bajo esta modalidad, darán lugar a la modificación del porcentaje aplicable a la base reguladora, en función de los meses a mayores cotizados.

¿Qué diferencias hay entre una jubilación flexible y una jubilación parcial?

Existen diferencias entre ambas modalidades de jubilación. La Seguridad Social las define de la siguiente manera:

  • Jubilación parcial: se considera jubilación parcial la iniciada después del cumplimiento de los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial y vinculada o no con un contrato de relevo con un trabajador en situación de desempleo o que tenga concertado con la empresa un contrato de duración determinada.
  • Jubilación flexible: se considera como situación de jubilación flexible la derivada de la posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial.

La principal diferencia entre una y otra radica en la edad a la que una persona se puede acoger a cada una. Es decir, la jubilación parcial es aquella a la que se puede acoger un trabajador antes de finalizar legalmente su etapa laboral; mientras que la jubilación flexible es aquel modelo al que puede optar un trabajador una vez hecha efectiva su jubilación.

Organizar el futuro tras la vida laboral de una persona es uno de los aspectos más importantes, y con la jubilación flexible se puede hacer frente a las cargas de la Seguridad Social ya que, en esencia, la jubilación flexible está destinada a aquellas personas que quieran prolongar su vida laboral pero una vez hayan accedido a la jubilación.

Comentarios para Jubilación flexible: qué es, requisitos y cómo solicitarla
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada