Europa reconoce el derecho a paro de las trabajadoras del hogar en España

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentencia que, tras una denuncia de una trabajadora del hogar en Galicia a la Seguridad Social, la prestación por desempleo es un derecho, lo que abre la puerta a que puedan cobrar la prestación por desempleo.

Nunca antes el sector de las empleadas del hogar estuvo tan cerca de ver la luz al final del túnel y hoy, 24 de febrero, Europa se ha puesto de su lado. La empleadas del hogar tendrán derecho a paro.

La legislación española excluye a las trabajadoras del hogar, según la sentencia del organismo europeo. Aquí el comunicado de la Sentencia en el asunto C-389/20. El Tribunal de Justicia de la Unión Europa ha dictaminado que la normativa española “excluye de las prestaciones por desempleo a los empleados de hogar, que son casi exclusivamente mujeres, lo que es contrario al Derecho de la Unión. Esta exclusión constituye una discriminación indirecta por razón de sexo en el acceso a las prestaciones de seguridad social”.

Todo viene a raíz de una denuncia de una trabajadora del hogar en Galicia que llevó a la Seguridad Social a juicio por negarle el derecho a paro.

Esta empleada doméstica llevaba años detrás de la causa y el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Maciej Szpunar, se hizo eco del asunto.

Es decir, el letrado aceptó los argumentos de su demanda y concluyó que la ley española, que impide a estas trabajadoras (más del 95 % son mujeres) cotizar para tener derecho a la prestación de desempleo va en contra del derecho comunitario, puesto que discrimina por razón de sexo este sector, sin justificación alguna.

Asimismo, Szpunar alegó que la negativa a la protección del desempleo se opone a la directiva europea en materia de igualdad entre hombres y mujeres en lo relativo a la Seguridad Social.

En otras palabras, España discrimina a las mujeres con esta regulación, según el abogado.

Fachada de la Corte de Justicia de la UE

La economía sumergida: en el punto de mira

Gracias a esta resolución del TJUE, las casi 400.000 empleadas del hogar que están afiliadas a este régimen especial, a las que la Seguridad Social ha negado hasta ahora el derecho a paro, se verán beneficiadas de un derecho común al resto de trabajadores en España.

A esto hay que sumarle que 140.000 personas trabajan dentro del sector de los cuidados y del hogar de manera irregular, es decir, la economía sumergida de las empleadas del hogar es una lacra muy a seguir de cerca.

1 de cada 3 cuidadoras del hogar trabajan en economía sumergida dentro del sector

Este sector, que históricamente ha contado con una gran presencia de población migrante, ha estado desde siempre olvidado por parte de las instituciones públicas.

No obstante, regularizar la situación de todo este colectivo ha sido una de las grandes promesas electorales del gobierno de coalición.

De hecho, el Ministerio de Trabajo ha iniciado una campaña para perseguir aquellos salarios que estén por debajo del SMI en España, aprobado recientemente, y fijado en 1.000 euros.

Los obstáculos de un sector que lucha por la inserción

Otro de los grandes obstáculos que se ha encontrado el sector es la tentativa de empleadores a no regularizar la situación de sus trabajadoras y así ahorrar una parte del coste.

La crisis económica que ha atravesado el país también ha influido y mucho en propiciar la aparición de la economía sumergida, pues todo lo que sea abaratar costes, tanto de contratación como de despido, ha sido bien visto hasta ahora.

Asimismo, la situación de muchas personas migrantes sin papeles ha resultado ser otro de los obstáculos del sector y que, en muchos casos, no disponen de recursos suficientes para garantizar unos mínimos de calidad, como pueda ser un hogar digno.

En definitiva, hoy se ha puesto fin a la situación ilegal de muchas personas dentro del sector y, desde Europa se insta a España a regularizar tanto contratos como situación laboral de este colectivo de personas.

Una lucha que ha tenido también de cómplices las asociaciones de trabajadoras y migrantes, muy activas en la lucha de sus derechos laborales y sociales desde hace años.

Se trata de un hecho histórico dentro del sector de los cuidados del hogar en general, y para Aiudo en particular, que lleva seis años trabajando por reconocer los derechos de las empleadas del hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *