Emprendimiento en personas mayores

Hoy, Día Mundial del Emprendimiento, hemos querido poner el foco en las personas mayores. Según la OMS, la Organización Mundial de la Salud, en los treinta años venideros, la población mundial envejecerá aceleradamente. De tal forma que, a mitad del Siglo XXI aquellas personas que superen los 60 años serán el doble que a principio de siglo. Entre 2021 y 2050, la población mundial con más de 60 años pasará de 900 millones a 2000 millones.

Persona mayor con un ordenador emprendiendo

Vivimos con la idea errónea de que existe un tiempo para cada cosa. Un tiempo para construir una familia, para estudiar una carrera, para descansar y otro para emprender. Sin embargo, esta idea la tenemos impuesta en nuestra mente y nos limita en nuestro día a día.

Y es que, el emprendimiento es de las principales ideas que relacionamos directamente con un público joven. Asociamos a la etapa de la adultez mayor la idea de vivir de todo lo que logró anteriormente, sin valorar cuan eficaz sería potenciar en ese momento un nuevo proyecto.

La idea de emprender un negocio conlleva en sí misma el proceso de desarrollar un proyecto con energía y esfuerzo, y bien es cierto que muchas personas, tras su jubilación, no saben en donde focalizar toda su energía. En esos momentos de su vida suelen experimentar episodios de estrés o distimia y es ahí donde recomendamos la idea de emprender.

Persona mayor emprendiendo con su propio negocio

Factores que potencian el emprendimiento en personas mayores y sus beneficios

No solo tienen que ser actividades de ocio las que estén destinadas a las personas mayores, existen muchas más opciones con las que conseguir fomentar un envejecimiento activo, como el emprendimiento en la tercera edad, que es una vía más que interesante y que plantea una serie de beneficios para esta población adulta.

Existen algunos factores que favorecen a los adultos mayores a emprender, teniendo siempre en cuenta la motivación y predisposición a la innovación de la persona. Un factor positivo para el emprendimiento en personas mayores sería la cantidad de vivencias que la persona ya ha experimentado a lo largo de su vida. Así pues, los adultos mayores parten de una base mucho más sólida y con mucha más trayectoria que la de una persona joven. Muchos adultos mayores optan también por emprender como alternativa a las insuficientes pensiones que reciben.

Las personas mayores suelen tener mucho más integrado el manejo de la exclusión social, aun así, es muy importante poseer una serie de estrategias de adaptación. Estas estrategias pueden enseñarse mediante programas de “enseñar a emprender”, en donde se promueve el espíritu innovador que llevas dentro.

En Europa contamos con diversos programas y proyectos que apoyan el emprendimiento en personas mayores tales como el “Memoro”, “Proyecto Grundvig”, “Female Proyect”, “Proyecto “Biiugi” o el “Mature Entrepreneur Project”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *