Discapacidad del 33%: qué es, beneficios y cómo conseguirla

Se considera que una persona tiene una discapacidad cuando padece algún tipo de condición que limita o impide desarrollar de forma autónoma su vida.

Se estima que en España residen 4,12 millones de personas con discapacidad,  esto supone aproximadamente el 9% de la población total.

Estos números, llevados a nivel mundial más de mil millones de personas viven con ella, alrededor del 15% de la población mundial.

En este sentido, el reconocimiento de los distintos grados de discapacidad es un avance dentro de la Ley de Dependencia en España, que desde el 2017 reconoce una serie de beneficios sobre este colectivo de personas.

Cualquier tipo de discapacidad cuenta con grados, que van desde discapacidad cero a discapacidad muy grave. Y dentro de esta horquilla se encuentra la discapacidad del 33%.

La discapacidad desde el punto de vista administrativo es un mecanismo de protección pública que tiene como objetivo apoyar, mediante beneficios y ventajas sociales, a aquellas personas que presentan limitaciones y restricciones en determinadas actividades como consecuencia de una condición de salud congénita, hereditaria o adquirida.

Asimismo, se trata de un grado de discapacidad que está en constante avance en términos de beneficios, y son numerosas las asociaciones que buscan por reconocer esta discapacidad en algunas de las enfermedades que emplean en la causa, como la Esclerosis Múltiple con un 33% de discapacidad.

Discapacidad del 33%: ¿Cómo conseguirla?

En primer lugar, para obtener el reconocimiento de discapacidad del 33% hay que conseguir un certificado que verifique de manera administrativa la discapacidad.

Con ello se consigue compensar las desventajas sociales que supongan contar con este grado de discapacidad proporcionando una serie de beneficios y derechos a la persona.

De hecho, el Real Decreto 1971/1999 establece la regulación del porcentaje de discapacidad, determinando quién puede, de esta forma, solicitar el certificado de discapacidad.

La discapacidad del 33% proporciona acceso a distintas prestaciones económicas, laborales, fiscales y sociales que, a continuación, se explican.

La competencia para la valoración del grado se otorga a los llamados Equipos de Valoración y Orientación (EVO), formados por al menos médico, psicólogo y trabajador social.

Dichos equipos son dependientes de las diferentes Comunidades Autónomas, así como del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO), aunque estos sólo ejercen su función en Ceuta y Melilla y en relación con residentes en el extranjero.

como solicitar el certificado de discapacidad en cada comunidad autónoma

Discapacidad del 33% en la Comunidad Valenciana

En el caso de la Comunidad Valenciana, el trámite se puede realizar a través del asistente de tramitación del portal web de la Generalitat Valenciana y seguir los pasos administrativos que se requieren.

En caso de realizar el trámite de manera física:

  • Documento identificativo de la persona interesa o, en su defecto, de su representante legal. Tanto si es el documento oficial como una fotocopia.
  • Certificado de empadronamiento de la persona interesada.
  • Un permiso legal de residencia si se trata de personas extranjeras no comunitarias.
  • Un sentencia judicial que avale la incapacitación y declaración del tutor.
  • Libro de familia, si la persona interesada es menor de edad o no disponga de DNI.

Así, la persona interesada en disponer de este certificado, o en su caso, el representante legal debe solicitarlo y presentar la documentación pertinente en los Centros de Servicios Sociales de cada Comunidad Autónoma.

De esta forma, para saber cómo solicitar la discapacidad de 33% la persona interesada debe acudir a solicitar esta documentación en físico o realizarlo vía online.

La tarjeta acreditativa del grado de discapacidad es un documento personal e intransferible.

La tarjeta acreditativa de discapacidad es un documento personal e intransferible que varía de formato en cada Comunidad Autónoma.

Seguidamente, en aras de valorar cada situación será necesario aportar documento oficial o copia de:

  • Informes clínicos actualizados.
  • Informe sociopsicopedagógico oficial emitido por el especialista en orientación educativa en cuestión

Según el artículo 9 del Real Decreto, la valoración de las situaciones de discapacidad y la calificación de su grado se efectuará previo examen del interesado por los órganos técnicos competentes.

Tras ello, los equipos dictaminarán un resultado otorgando una puntuación que determina la ayuda.

¿Qué es el certificado de discapacidad igual o superior al 33%?

Se trata de un documento oficial que acredita la condición legal de una persona con discapacidad, a quien se le concede un grado de discapacidad específico.

Dicho grado de discapacidad se expresa en un porcentaje, siendo el mínimo, la discapacidad del 33%.

El certificado de discapacidad es un documento oficial que puede ser expedido únicamente por la Administración Pública, y con él se puede acceder a muchos beneficios sociales y ofertas de empleo exclusivas.

Además, este grado de discapacidad se evalúa mediante un baremo estatal y se valoran las limitaciones de la persona y factores sociales complementarios, como el entorno familiar, la situación laboral, educativa o cultural, que impiden su inclusión plena en la sociedad.

La discapacidad desde el punto de vista administrativo es un mecanismo de protección pública que tiene como objetivo apoyar, mediante beneficios y ventajas sociales, a aquellas personas que presentan limitaciones y restricciones en determinadas actividades como consecuencia de una condición de salud congénita, hereditaria o adquirida.

¿Qué beneficios tiene la discapacidad del 33%?

En este sentido, algunos de los beneficios recogidos por ley tienen que ver con ramas tan importantes como el empleo, beneficios fiscales, deducciones, prestaciones y otros:

Beneficios en empleo a personas con discapacidad del 33%

  • Apoyo para el acceso a empresas que tengan más de 50 trabajadores, pues en España está estipulado por ley que las empresas públicas y privadas que dispongan de más de 50 trabajadores en plantilla destinen, al menos, un 2% de las plazas a personas con discapacidad.
  • Ayudas para el autoempleo: un aspecto que varía en función de cada Comunidad Autónoma y se aplican subvenciones que pueden llegar hasta los 10.000 euros dependiendo del caso.
  • Programas de empleo y formación dentro del marco europeo.
  • Asesoramiento laboral.

Cómo conseguir la discapacidad del 33% y beneficiarse de las ayudas sociales.

Beneficios fiscales para personas con discapacidad del 33%

  • Planes de pensiones: tienen que ver con seguros de dependencia.
  • Deducciones en la declaración de la renta (IRPF).
  • Deducciones en el impuesto de vehículos y de circulación.
  • Bonificaciones en el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones: en este caso, para las personas que dispongan de discapacidad del 33% se podrán acoger a un descuento de 55.000 euros.
  • Bonificaciones en el pago del impuesto del IBI, agua, basura o sistema de alcantarillado.

Deducciones y beneficios sociales para personas con discapacidad del 33%

  • Ayudas para la adquisición de la vivienda: las personas con discapacidad del 33% pueden beneficiarse de una desgravación de la renta familiar, así como la reducción del IRPF para personas trabajadoras con discapacidad y deducciones en la adquisición de la vivienda y los planes de pensiones.
  • Deducciones en la tasa del transporte público: como es el caso de la Tarjeta Dorada de Renfe, que pueden beneficiarse personas con discapacidad del 33%.
  • Descuentos de ocio y cultura: un 30% de descuento en espectáculos y eventos.

Prestaciones de beneficiarios de la discapacidad del 33%

  • Complemento para titulares de prestación no contributiva que viven en una vivienda de alquiler.
  • Disponibilidad de disfrutar de plaza de aparcamiento gracias a la Tarjeta de Aparcamiento para Personas con Movilidad Reducida.
  • Prestación económica hasta los 18 años, con el 33% de discapacidad.
  • Asistencia sanitaria y farmacéutica.
  • Ayudas en educación como exención de tasas de la universidad o en la adquisición de libros.
  • Puntuación para acceso a colegios públicos o concertados y en Escuelas Infantiles, entre otros.

En cualquier caso, la figura de un cuidador no profesional o profesional se convierte en una necesidad para mejorar la calidad de vida de estas personas y hacer de su día a día, una tarea mucho más fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *