Día Mundial de la Salud Mental: la labor de Aurora y Ana

En ocasiones, la salud no se protege con medicación, sino con cariño y compañía. Es el caso de Fina y Asunción, a quienes Aurora y Ana les garantizan y resguardan, a diario, su salud mental.

Tras acostarse algo indispuesta, Fina se despierta, de forma súbita, alterada y asustada de sí misma. Gira la cabeza hacia la mesita y en el reloj analógico que la preside marcan las 4 de la mañana. En los últimos tres días ha dormido apenas 6 horas. En total.

La puerta de su habitación se abre sigilosamente y tras ella aparece Aurora con un vaso de agua. Fina le cuenta que no puede dormir y que quiere levantarse. Aurora ya sabe el procedimiento a seguir. Simplemente tiene que sentarse en el borde de la cama, dejar que Fina hable sobre los pensamientos de desánimo que siempre le surgen a estas horas de la madrugada y, antes de que concluya, transformarle la ansiedad en ideas positivas que emprender a la mañana siguiente.

Aurora nunca falla en su táctica de serenidad. No en vano, llevan 5 años viviendo juntas. Ambas no son compañeras de piso ni familiares, les une un vínculo más intenso: cuidadora y cuidada.

Tras la ajetreada noche, por la mañana Fina no desea levantarse de la cama. El día se le hace cuesta arriba y no encuentra motivo alguno para darle la bienvenida a una nueva jornada. Tampoco lo busca. Es Aurora la que se encarga de rebuscar y hallar cada día razones por las que Fina desee abandonar su habitación. Hoy es una nueva tienda que han abierto en la calle de al lado. Ayer fue el estreno de una serie policíaca.

A lo largo del día, Aurora deberá esquivar y mitigar los cambios de humor de Fina. Como paciente de depresión, este es uno de los síntomas que con más intensidad se manifiestan. Y en este escenario de difícil subsistencia es donde Aurora representa su mejor papel. Con una actuación digna de las series de las que Fina disfruta, la cuidadora es capaz de provocar una risa repentina a modo de cortafuegos cuando los sentimientos más negativos empiezan a aflorar.

Homenajeando al equipo A, como le gusta decir a Ana con el tono bromista que le caracteriza, Asunción y Ana forman una unión más productiva, incluso, que la de ese batallón.

Hace 1 año que Ana cuida a Asunción. Sus cuidados llegaron a la familia de esta última en el momento más duro, cuando los síntomas de su alzhéimer comenzaban a ser más notables.

Desde aquel primer día han superado muchas pruebas que la enfermedad les ha ido preparando en la ardua realidad que crea.

Hoy, por ejemplo, Asunción no quería comer porque decía que ya lo había hecho. Ana ha tenido que sacar entonces sus armas más valiosas, su tacto y empatía. Solo media hora después del primer intento de sentarse a la mesa, Ana ya estaba empezando a probar el sabroso puré que la cuidadora le había preparado.

La autonomía de Asunción va, progresivamente, reduciéndose como consecuencia de esta enfermedad degenerativa. Hace meses que dejó de reconocer a su familia y, en sus pocas pero valiosas horas de lucidez, se dedica a transmitir, a quienes se mantienen a su lado, su agradecimiento por obtener los cuidados que recibe. Gracias a ellos, su esperanza de vida ha aumentado, pues han conseguido frenar el rápido avance de los efectos que el alzhéimer le provoca física y emocionalmente. Ese es el mayor logro que juntas han conseguido y Ana, en su espíritu de comediante de los que logran extraer alegría de la oscuridad, diseñó una placa en la que se lee: A las ganadoras del campeonato de derrota del alzhéimer. Año 2010/2050.

Cuando en Asunción comienzan a manifestarse con mayor vehemencia los síntomas de esta enfermedad que a tantas personas afecta, Ana recurre a ese título al que no puede defraudar. Hay muchos admiradores detrás del mismo y si ella tira la toalla, será la derrota de todos. Solo por esa razón, Asunción no debe descuidar su fortaleza.

Gozar de una buena salud mental en la etapa de la vida en la que nuestros mayores solo necesitan tranquilidad y bienestar es tan sustancial como disponer de las propias capacidades físicas.

Hoy, en el Día Mundial de la Salud Mental, los cuidados de Aurora y Ana nos proporcionan la certeza de que las cuidadoras son capaces de alargar la vida, la parte buena de ella, de aquellos a quienes cuidan.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Meriendas de otoño: los postres de las abuelas

Tendinitis en personas mayores: qué es, localizaciones más comunes y prevención

Cómo será la tabla salarial de empleados del hogar en 2021

Fractura de cadera: tipos, síntomas y complicaciones

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend