Amigos con 80 años de diferencia: la realidad de los centros intergeneracionales

Qué duda cabe que todo país debe contar con una serie de políticas para salvaguardar el cuidado de personas mayores, que han sido los encargados de sostener el sistema de pensiones durante generaciones, entre otros logros.

Esto, unido al contacto entre las relaciones humanas, y más si se trata de distintas generaciones, aporta ingredientes enriquecedores para la transmisión de conocimientos y experiencias.

Además, el escenario actual esclarece situaciones delicadas, como personas mayores sin familia o dependiendo de otras personas, y sus relaciones diarias suelen ser con coetáneos, sin tener mucho contacto con jóvenes y niños.

Hace más de 40 años que se está estudiando en materia intergeneracional para intentar aprovechar los beneficios de las relaciones humanas de distinta edad, y uno de los avances más significativos es la creación de centros intergeneracionales que, en España, ya son una realidad desde hace poco tiempo.

¿Qué es un centro intergeneracional?

Son espacios de convivencia, como residencias o guarderías, donde las personas mayores pueden tener contacto estrecho y diario con niños y personas jóvenes, en aras de compartir experiencias y actividades con el objetivo de combatir la soledad, estereotipos negativos y poder ayudar en el proceso de envejecimiento activo de este colectivo.

Generalmente, estos lugares de contacto, cumplen la premisa de aprovechar la simbiosis entre las dos generaciones más estrechas. donde la tecnología juega un papel vital

El objetivo principal de un centro intergeneracional es hacer que distintas generaciones se encuentren de manera intencionada, para compartir servicios, programas y actividades planificadas

Estos centros tratan de romper con esas barreras espaciales, conceptuales y actitudinales que, en muchos casos, separan a las distintas generaciones en la convivencia diaria.

el boom del centro intergeneracional en España entre abuelos y niños que comparten experiencias y actividades para combatir la soledad

¿Cuándo aparecieron los centros intergeneracionales?

Que se tenga constancia, el primer centro intergeneracional se encuentra en Tokio, en el barrio de Edogawa, y su nombre es Kotoen.

Se trata de un centro construido en el año 1962 para atender las necesidades de personas mayores. Más tarde, en 1976, se ubicó en el mismo lugar una escuela infantil y fue cuando se fusionaron ambos conceptos.

Ambas generaciones coinciden tanto en los espacios comunes como en los privados, como por ejemplo en el dormitorio. Y a lo largo del día, con lo que los tiempos de interacción se multiplican.

Todo el centro está impregnado e incluye un sinfín de formas de relación  intergeneracional de actividad y de descanso, de trabajo y de ocio, de encuentro y de despedida

Hay que remontarse a los años 90 para encontrar uno de los primeros centros intergeneracionales en los Estados Unidos. En California, concretamente en la localidad de Van Nuys.

Y surgió como idea de una persona, que quiso emparejar a personas mayores de su centro de día con niños de una escuela cercana.

A día de hoy, tres décadas después, más de un centenar de mayores y niños menores de 6 años acuden a diario a este centro californiano para compartir experiencias.

Casos de centros intergeneracionales en España

En nuestras fronteras también ha cogido auge este tipo de centros desde hace pocos años y poco a poco van proliferando más con el objetivo de poner un grano de arena más en el cuidado de personas mayores y el crecimiento de los más pequeños.

El centro Macrosad de Albolote

Uno de los ejemplos que reúne tanto a ancianos como a pequeños que aprenden cada día juntos. Algunas de las actividades que se llevan a cabo en este centro son:

  • Juego del trenecito.
  • Juegos de canto y baile.
  • Pintar con acuarelas.
  • Paseos conjuntos.
  • Tareas de cocina.

Una prueba evidente de que el amor y la amistad no entiende de edades que, en este caso concreto, reúne a niños de entre 0 y 3 años con personas mayores.

Centros intergeneracionales en Galicia

El diseño de las escuelas infantiles proyectadas para Arteixo y Ourense incorporó dentro de sus mismas instalaciones espacios para la atención de personas mayores.

Concretamente, el centro intergeneracional de Ourense alberga en un mismo edificio la escuela infantil y un centro de día para mayores para la promoción de la autonomía personal y la prevención de la dependencia. El centro de Arteixo, por su parte, incluye una escuela infantil y una residencia para mayores con centro de día.

Otros ejemplos de la apuesta por la creación de espacios compartidos para que niños y mayores convivan de manera sana y productiva.

El desarrollo del proyecto Escuelas Infantiles de Galicia, la Fundación Amancio Ortega detectó la posibilidad de unir residencias de ancianos con guarderías

Extremadura: a la cabeza española en intergeneracionalidad

Otro de los ejemplos españoles que simbolizan esta fuerte apuesta por la relación entre generaciones es Extremadura, que ha aprobado un documento sin precedentes en nuestro país como es el Plan Intergeneracional de la Junta de Extremadura, y que habla de objetivos, estrategias, metodologías, conceptos y retos intergeneracionales.

Del mismo modo, pone en valor el concepto de «espacio intergeneracional» y la imperiosa necesidad de crear espacios intergeneracionales para la participación ciudadana como principal línea de actuación.

Los objetivos de este documentos son:

  • Impulsar y consolidar estrategias para el desarrollo intergeneracional en Extremadura.
  • Promover la disponibilidad de herramientas que faciliten la ejecución de programas intergeneracionales.
  • Detectar necesidades en materia de intergeneracionalidad.
  • Potenciar la formación y la investigación en el ámbito de la intergeneracionalidad.

¿Qué beneficios tiene la creación de estos espacios?

  • Ayuda a la conciliación familiar, pues los hijos están en buenas manos.
  • Bienestar de niños y mayores.
  • Potencia el envejecimiento activo.
  • Favorecen la empatía y la socialización en personas mayores en riesgo de soledad.
  • Nexo de unión para el intercambio de experiencias y tradiciones.
  • Mejoran las capacidades cognitivas y la memoria de los mayores.
  • Modifican la percepción que puedan tener los niños sobre las personas mayores y el proceso de envejecimiento.
  • Reducen los síntomas de depresión.
  • Impulso de valores y conductas positivas, así como actitudes humanistas.
  • Aportan una motivación a la persona mayor, ya que se le otorga un rol de utilidad social.

«Está demostrado que las personas mayores implicadas en actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros de su misma edad. Además, compartir con los más pequeños ciertas horas al día incrementa su actividad física, cognitiva y social. La interacción es real», explica la psicóloga del centro Amavir Coslada, Isabel Gómez de Salazar.

Un centro intergeneracional destaca por la simetría, reciprocidad, organización y naturalidad de sus recursos, acciones y servicios

Centros intergeneracionales en Australia: poesía y arte como protagonistas

Otro de los proyectos intergeneracionales más destacados en el panorama mundial se encuentra en Australia, donde cinco escuelas han aprovechado el espacio de la calle para organizar concursos de poesía y arte y fomentar, de esta forma, el contacto intergeneracional.

Las temáticas que se tratan son muy dispares, pero sobre todo tiene que ver con la cultura aborigen, las raíces y la identidad del país. Y para ello se usan carteles y panales que se cuelgan en los vallados de la cerca perimetral del colegio para que los viandantes tengan la posibilidad de acercarse y entablar conversación con los autores de dichos trabajos.

Un proyecto realizado por el gobierno australiano con el propósito de conectar con las generaciones mayores como vehículo para la transmisión de conocimientos, experiencias y cultura del país.

La realidad del envejecimiento activo y las relaciones personales con objetivos positivos para la sociedad es una realidad patente en el mundo. Está cobrando vital importancia en los planes gubernamentales y se augura un futuro prometedor para personas mayores y niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *