La temperatura corporal en adultos mayores: ¿A qué se debe la alteración?

La temperatura adecuada para el cuerpo humano oscila entre los 36.5º y los 37.2º. Sin embargo, es habitual que en la tercera edad la temperatura corporal oscile entre 33.5º y 35º. En este sentido, la temperatura corporal de un anciano puede sufrir alteraciones debido a diferentes motivos que a continuación se explican. De igual modo que ocurre con los cambios corporales, la temperatura corporal también se altera en la vejez.

Es por ello que conviene que el cuidador o cuidadora estén muy pendientes a si se produce un cambio brusco de temperatura corporal, porque se puede estar ante situaciones delicadas de salud.

¿Qué es la temperatura corporal en un adulto mayor?

La temperatura corporal es la medida del calor del cuerpo humano. Normalmente va cambiando a lo largo del ciclo vital. La temperatura corporal varía según la persona, la edad, la actividad y el momento del día. Esto hace que no se pueda determinar una cantidad de grados como correctos, aunque sí una aproximación.

La temperatura corporal es una medida de la capacidad del organismo de generar y eliminar calor. El cuerpo es muy eficiente para mantener su temperatura dentro de límites seguros, incluso cuando la temperatura exterior cambia mucho

Cuando se tiene calor, los vasos sanguíneos se dilatan para transportar el exceso de calor a la superficie de la piel. Por el contrario, cuando tiene demasiado frío, los vasos sanguíneos se contraen. Esto reduce el flujo de sangre a la piel para conservar el calor corporal.

Temperatura corporal normal de una persona mayor: ¿Cuál es?

De esta forma, la temperatura que se considera óptima para el cuerpo humano oscila entre los 36.5ºC y los 37.2ºC. Sin embargo, en la tercera edad la temperatura corporal normal oscila entre 33.5ºC y 35,5ºC.

Es importante prestar mucha atención a un caso de bajada brusca de temperatura en el adulto mayor, puesto que podría darse un caso de hipotermia

De igual modo, si sube demasiado, es síntoma de que su cuerpo está luchando contra algo y hay que ayudarte debido a su debilidad causada por los años.

En durante la vejez cuando la piel pierde propiedades, se vuelve más fina y el sistema regulador de la temperatura del cuerpo se vuelve menos eficiente. Esto, ante cambios de temperatura bruscos en el organismo de una persona mayor, hace que se resienta la salud.

El rápido aumento o descenso de la temperatura corporal normal en ancianos es una de las principales causas de muerte en este rango edad

Evidentemente, cada caso particular es distinto. Así, cada persona tendrá sus propios valores normales en base a sus condiciones. La edad, el género, la actividad física, ingesta de medicamentos, la existencia o no de enfermedades son factores que determinan la temperatura corporal. 

Una mujer mayor con un termómetro en la mano sentada en su sofá con un hombre mayor.

Cambios bruscos de temperatura en personas mayores: ¿Por qué les afecta más?

Se ha comentado que conforme que cumple años, los cambios en el cuerpo suelen ser más evidentes. Entre ellos, la termorregulación del cuerpo humano. El cuerpo de las personas mayores no responde correctamente a la exposición de cambios bruscos de temperatura.

La termorregulación es un proceso básico del organismo humano del que se encarga una zona del cerebro conocida como hipotálamo

Según explica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en condiciones normales la temperatura corporal sigue un ritmo circadiano, oscilando desde los 35,8 grados centígrados entre las dos y las seis de la madrugada, y los 37,5 grados centígrados entre las 20 y las 23 horas.

En el caso de las personas mayores, su sistema de regulación de temperatura puede fallar por múltiples problemas, así que el grado de probabilidad de padecer casos de hipertermia e hipotermia es mayor en edades avanzadas.

Una señora mayor se queja de un dolor de cabeza ante un caso de cambio brusco de temperatura corporal

La hipotermia y la hipertermia se suelen relacionar en ocasiones con la exposición a condiciones climáticas extremas como por ejemplo, permanecer durante mucho tiempo al clima frío o al contrario, estar expuesto al sol en climas desérticos. Sin embargo, para nuestros mayores no es necesario que estén expuestos a un ambiente extremo para verse afectados.

En otras palabras, una persona mayor que no cuente con la vestimenta adecuada en invierno podría desarrollar un cuadro de hipotermia en pocos minutos. Lo mismo ocurre con la hipertermia, pues en días de intenso calor de verano se puede llegar, incluso, a un golpe de calor que en personas mayores puede desencadenar serios problemas de salud.

¿Qué es la hipertermia?

La hipertermia es una subida excesiva de la temperatura corporal debida a factores externos al organismo, cuando el cuerpo alcanza a nivel interno los 38 grados, desarrollando efectos negativos en el organismo.

Una cuidadora ayuda con el termómetro a una persona mayor.

La hipertermia o la alta temperatura corporal puede hacerse presente tanto en cambios físicos como cambios de comportamiento; el malhumor, sentir confusión, piel seca o pulsaciones rápidas o lentas, son algunos de los síntomas que se manifiestan, y más patentes con el paso de los años.

La hipertermia ocurre cuando la temperatura corporal asciende a niveles superiores a los normales y el sistema de termorregulación del cuerpo no puede funcionar correctamente, por lo que es conveniente una actuación a tiempo.

¿Cómo prevenir la hipertermia en personas mayores?

  • Ingerir una gran cantidad de líquidos, especialmente en meses de gran calor.
  • Seguir en verano una dieta diferente a la que tienen durante las estaciones con temperaturas más bajas como otoño e invierno: menos calorías y más hidratación.
  • Evitar la exposición al sol.
  • Realizar comidas ligeras.
  • Controlar la temperatura y humedad en lugares cerrados.
  • No permanecer en coches u otros espacios cerrados expuestos al sol.
  • Evitar actividad física en horarios de mayor exposición al sol.
  • Vestir con ropa ligera.

Una infografía de las pautas a seguir para prevenir la hipertermia en personas mayores.

¿Qué es la hipotermia?

Se considera que una persona mayor tiene hipotermia cuando la temperatura corporal está por debajo de los 35 grados. Este es el factor clave para saber cuándo se considera hipotermia y cuándo no.

En un caso de hipertermia, el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce

La principal causa de la hipotermia es exponerse a bajas temperaturas sin ropa adecuada, no ingerir suficientes alimentos y bebidas, u otros factores.

Además, entre los síntomas que pueden alertar sobre este descenso de la temperatura corporal en personas mayores se encuentran algunos inespecíficos: puede haber temblores, confusión, falta de destreza en los movimientos e incluso dificultades para razonar.

De esta forma, un cuadro de hipotermia en personas mayores hará que el corazón, el sistema nervioso y otros órganos no funcionen correctamente.

En concreto, cuando un adulto mayor se expone a bajas temperaturas sin llevar la ropa adecuada, no ingerir la cantidad suficiente de alimentos y bebidas durante los días de frio, así como realizar esfuerzos físicos muy intensos puede correr el serio riesgo de padecer un episodio de hipotermia.

¿Cómo prevenir la hipotermia en personas mayores?

  • Ingerir bebidas calientes como infusiones, nunca alcohol.
  • Mientras se recibe ayuda sanitaria, lo más sensato es buscar para la persona mayor un espacio cálido.
  • Calentar la zona del tronco, sin frotar.
  • Recuperar el calor en las extremidades no es recomendable ya que se puede provocar que la sangre fría llegue al corazón y causar con ello un fallo cardiaco.
  • Cambiar la ropa de la persona mayor si está mojada.

Síntomas de una correcta termo-regulación la persona mayor 

  • Temperatura entre los 35,5 grados.
  • La piel tiene un color saludable.
  • Las mucosas de la boca mantienen un color rosado.
  • Los ojos tienen una hidratación normal.
  • La persona mayor presenta la capacidad de reaccionar ante los cambios de temperatura ambiental. Ya sea de manera independiente o pidiendo ayuda para cubrirse, hidratarse o cambiarse de posición si la temperatura no es la ideal.

Mantener la temperatura correcta del cuerpo: uno de los objetivos de los cuidadores a domicilio

En este sentido, la red de cuidadores que trabajan para Aiudo son profesionales del cuidado y de los primeros auxilios, por lo que ante cualquier indicio de cambio brusco de temperatura corporal en ancianos sabrán qué hacer.

Entre sus labores principales será la de velar por un ambiente agradable y temperatura idónea para cada momento del año, controlando la humedad del domicilio. Apostar por cuidadores a domicilio es apostar por calidad de vida del adulto mayor, que tanto sufre de cambios bruscos de temperatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *