¿Qué es la astenia primaveral y cómo puede afectar en la tercera edad?

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Con la llegada de la primavera se alargan los días y suele acompañar un mejor clima en general. Pero uno de los puntos negativos de esta estación del año es que es habitual que la gente se sienta más cansada o más baja de ánimo. Esto es debido a la llamada astenia primaveral, que afecta especialmente a las personas más vulnerables a los cambios estacionales, como son las personas mayores, que necesitan consejos para el cambio de estación a la primavera para que no se convierta en un problema añadido.

¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia primaveral no es en sí una patología, sino más bien un conjunto de síntomas que suelen aparecer con el cambio de estación, especialmente durante la transición del invierno a la primavera. Las personas afectadas por esta condición pueden experimentar cansancio, falta de energía, somnolencia diurna, dificultades para concentrarse, irritabilidad, y en algunos casos, una disminución del apetito o alteraciones en el sueño.

Causas de la astenia primaveral

Las causas que explican la astenia primaveral son variadas, pero entre las más reconocidas se encuentran los ajustes que el cuerpo debe realizar debido a los cambios en el entorno. Estos ajustes incluyen la adaptación a las variaciones de luz y temperatura, así como la influencia de estos cambios en los ritmos biológicos internos. El estrés, por su parte, también puede tener una incidencia directa en la proliferación de este problema.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

Síntomas de la astenia primaveral

La astenia primaveral tiene signos de fácil identificación, y tienen que ver con el cansancio generalizado. Los principales síntomas son:

  • Alteración del sueño y dificultad para conciliarlo.
  • Falta de energía y motivación.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio generalizado.
  • Problema de concentración.

Astenia primaveral en la tercera edad

La astenia primaveral puede ser particularmente alarmante para las personas mayores. En esta etapa de la vida, el cuerpo ya enfrenta cambios relacionados con el envejecimiento, lo que puede hacer que los síntomas de la astenia se expresen más intensamente. Además, las personas de la tercera edad pueden tener condiciones preexistentes que se ven exacerbadas por los síntomas de la astenia, aumentando el riesgo de complicaciones.

¿Puede provocar la muerte la astenia primaveral?

No, la astenia primaveral por sí misma no es una condición que pueda provocar la muerte. Se trata de un síndrome de fatiga estacional, caracterizado por síntomas como cansancio, debilidad generalizada, dificultad para concentrarse, y cambios en el estado de ánimo, entre otros, que se presentan con el cambio de estación, especialmente al inicio de la primavera. Estos síntomas son temporales y suelen mejorar a medida que el cuerpo se adapta al cambio de estación.

Sin embargo, es importante mencionar que si una persona experimenta síntomas severos o persistentes que afectan significativamente su calidad de vida, hay que apoyarse en asesoramiento médico. En algunos casos, los síntomas atribuidos a la astenia primaveral pueden ser indicativos de otras condiciones de salud subyacentes que sí requieren atención médica adecuada.

¿Cómo tratar la astenia primaveral?

Existen varias estrategias que pueden ayudar a prevenir la aparición de la astenia primaveral o a manejar sus síntomas una vez que aparecen. Estas incluyen mantener una alimentación estructurada, rica en frutas y verduras; realizar ejercicio físico regularmente; y asegurar un buen descanso nocturno. Además, es importante adaptarse gradualmente a los cambios de estación, por ejemplo, modificando la rutina diaria para aprovechar la luz natural. Aunque no siempre es posible prevenir la astenia primaveral, adoptar hábitos saludables puede ayudar a minimizar sus síntomas y el impacto en la vida diaria.

Los expertos recomiendan combatir este problema con hábitos saludables, que incluyan dieta equilibrada y ejercicio moderado, también al aire libre aprovechando la llegada del buen tiempo. Es importante barajar la posibilidad de incluir algún complemento vitamínico o nutricional, para proporcionarte energía extra, pero es algo que debe recomendar un médico.

Del mismo modo, la calidad del sueño cobra una importancia vital durante la tercera edad, por lo que se recomienda evitar las siestas largas y tratar de acostarse y levantarse a la misma hora todos los días puede ayudar a regular el reloj biológico.

La astenia primaveral es, en esencia, un proceso de adaptación del organismo al cambio de estación. En primavera, los días se alargan, las temperaturas aumentan y hay más horas de luz solar, lo que afecta a los ritmos biológicos y puede desequilibrar el organismo. Este proceso puede ser particularmente intenso en personas mayores, que pueden tener más dificultades para adaptarse a estos cambios. Es por ello que será muy importante la atención de un cuidador de personas mayores que padezcan esta problemática.

A pesar de que pueda llegar a ser un fenómeno común e incómodo que puede incidir especialmente en personas de edad avanzada, con los correctos cuidados y la adopción de hábitos saludables es posible minimizar los efectos.

Comentarios para ¿Qué es la astenia primaveral y cómo puede afectar en la tercera edad?
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada