¿Puede una empleada del hogar tener un precontrato de trabajo?

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

En el sector de los cuidados a domicilio es habitual que pueda darse el caso de que una empleada del hogar no disponga en el momento de la documentación en regla. Es por ello que es posible acogerse a la opción de precontrato para extranjeros, que permita validar los términos en los que se firmará un futuro contrato.

En España no es una práctica muy común, pero puede surgir esta necesidad. Como en el territorio nacional es obligatorio tener un permiso de residencia y trabajo para darse de alta en la Seguridad Social, el precontrato para empleadas domésticas es muchas veces utilizado para ofrecer una oferta de trabajo a una persona sin papeles para que pueda tramitar su residencia por arraigo social, que es uno de los supuestos permitidos por ley.

¿Qué es un precontrato de trabajo?

Un precontrato de trabajo es un acuerdo jurídico que documenta la promesa de contratación de una empresa hacia un futuro empleado. Esta formalidad debe incluir información esencial como la fecha de contratación y el salario base que el individuo recibirá.

Sobre todo, para entender qué es un precontrato hay que saber lo que no es: no es un tipo de contrato de trabajo normal, por lo tanto su incumplimiento nunca tendrá las mismas consecuencias que la interrupción de un contrato de trabajo como por ejemplo, el finiquito.

No obstante, sí que establece un pacto o compromiso entre el empresario y el futuro empleado que puede tener consecuencias legales si se incumple.

Este documento, aunque no es el contrato final, tiene valor legal y puede establecer las bases de la futura relación de trabajo.

Un precontrato es un acuerdo previo al contrato de trabajo definitivo, donde las partes involucradas se comprometen a formalizar la relación laboral bajo ciertas condiciones.

¿Para qué sirve un precontrato de trabajo para una empleada del hogar?

Es importante destacar que no está permitido firmar un contrato con un extranjero en situación irregular, por lo que es posible que se solicite un precontrato laboral como medida provisional hasta que obtengan sus permisos de residencia.

Un plano de las manos de una chica firmando un precontrato en una mesa.

¿Cuánto puede durar un precontrato?

La duración de un precontrato de trabajo no puede exceder de unos meses, ya que la validez de este documento no está determinada por un plazo fijo universal, puesto que puede variar en función de los términos acordados específicamente entre el empleador y el empleado en el documento del precontrato.

Sin embargo, por normal general, el tiempo máximo de duración se establece teniendo en cuenta el tiempo necesario para realizar todos los trámites legales y administrativos requeridos para la formalización del contrato de trabajo definitivo, incluyendo la obtención de visados de trabajo y otros permisos necesarios en caso de empleadas extranjeras.

En el contexto de la legislación española, por ejemplo, el precontrato debería estipular claramente la duración de su validez, la cual puede extenderse desde unas pocas semanas hasta varios meses, dependiendo de la complejidad de los trámites migratorios y de empleo.

Es importante que el precontrato especifique una fecha o condición para la formalización del contrato definitivo, asegurando que ambas partes estén al tanto de los plazos y requisitos para la transición del precontrato al contrato formal de trabajo.

Un ebook que es una guía de contratación de las cuidadoras, todo lo que hay que saber.
Consigue GRATIS tu guía de contratación de las cuidadoras: Ayudas, Altas, Bajas, Nóminas

¿Qué datos incluye un precontrato de trabajo?

  • La fecha prevista para el contrato de trabajo en el futuro.
  • La naturaleza del contrato definitivo: temporal, indefinido.
  • Las condiciones laborales que ambas partes se comprometen a cumplir: salario, horario, vacaciones…
  • Puesto y funciones de la nueva incorporación.
  • Cláusulas de no competencia y/o exclusividad.
  • Los justificantes de adquisición de las autorizaciones o licencias necesarias para el desarrollo de la actividad laboral.

¿En qué formatos se puede constituir un precontrato de trabajo?

En líneas generales, hay dos maneras en que se puede comprometer a dos partes a tener una futura relación laboral: verbal y escrita. Sin embargo, lo más recomendable es siempre hacerlo por escrito. En caso contrario, sería muy difícil solicitar una indemnización en caso de un incumplimiento.

Los formatos más comunes para realizar un precontrato de trabajo son:

  • Documento impreso. Un papel que incluya los elementos necesarios es prueba suficiente. El documento se debe firmar por ambas partes.
  • E-mail. En caso de que el empleador y el empleado no se encuentren en la misma ciudad o país, una situación bastante habitual, el precontrato puede enviarse mediante correo electrónico.
  • Correo postal o fax. Aunque ambas modalidades están en desuso, no dejan de ser alternativas válidas, siempre y cuando incluyan todo los elementos necesarios y ambas partes queden bien identificadas.

Contratar cuidadoras a domicilio extranjeras mediante un precontrato es una realidad legal en España, siempre que se cumplan los requisitos establecidos por la legislación. Este mecanismo ofrece beneficios tanto para el empleador como para la empleada, facilitando una relación laboral segura y estable. Sin embargo, es fundamental abordar con cuidado los desafíos legales y burocráticos para garantizar una contratación exitosa en el futuro.

Comentarios para ¿Puede una empleada del hogar tener un precontrato de trabajo?
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada