Perros para personas mayores: ¿Cuáles son los más aptos para su compañía?

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Pero, en muchas ocasiones, por falta de tiempo antes de llegar a la vejez no se dispone de la oportunidad de brindar los cuidados adecuados para estas mascotas. Es por ello que a partir de la jubilación es un momento propicio para plantearse, al menos, la posibilidad de contar con perros para personas mayores en casa. Según los datos de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) recogidos por la Real Sociedad Canina de España (RSCE), el 32% de las personas mayores en España conviven con una mascota que, en el caso particular de los perros supone en torno a 1,1 millones.

Son muchos los beneficios que tiene para la salud compartir tiempo y espacio con un animal de compañía. Y más en la tercera edad, en la que más del 32% de las personas mayores convive con una mascota en España.

No sólo disminuye los niveles de estrés y mejora la presión arterial o frecuencia cardíaca, sino que además son la mejor garantía de tener a alguien cerca que siempre espera un gesto amable o cariñoso y siempre suele ser recíproco.

Además uno de los males que más permite afrontar es la soledad en personas mayores. Por lo que son muchos los beneficios de los perros para personas mayores.

Perros tranquilos para personas mayores

No obstante, requiere tener sentido común a la hora de incorporar un perro en la vida de un adulto mayor. Puesto que un perro travieso, demasiado revoltoso o nervioso puede alterar y mucho la calidad de vida de estas personas.

Por ello, los perros tranquilos para personas mayores de esta lista, de forma general, no deben ser difíciles de bañar. Es mejor canes que no suelten pelo, que no sean cachorros puros (por su energía y porque les cuesta aprender a hacer sus necesidades fuera de casa), que sean tranquilos y obedientes.

Además, resulta de vital importancia que sea una raza que no tenga tendencia a perderse en caso de que vaya sin correa. En este sentido, se encuentra a la familia de los retriever como el mejor exponente de raza canina adaptable a personas dependientes.

Dentro de esta categoría de perros calmados ideales para personas mayores en su convivencia se pueden encontrar:

  • Golden: son perros que, por lo general, responden bien ante la obediencia, con un temperamento apacible y muy cariñosos. Es una de las opciones más demandadas de perros tranquilos para personas mayores por sus características.

Una imagen de un perro, un Golden Retriever de frente.

  • Flat-coated: una raza de perros tranquilos que se adaptan a cualquier escenario, ya sea urbano o rural, pero les encanta el agua. Su principal característica es que son muy sociables y cariñosos en familia, incluso con desconocidos.

Un perro flat-coated alegre con la lengua fuera.

  • Labrador:  los labradores retrievers suelen ser excelentes perros de familia en términos generales. Es otra de las razas de perro para personas mayores que mejor se adaptan a la convivencia.

Un perro labrador tumbado.

Perros pequeños para personas mayores

Convivir con mascotas incluye muchos beneficios. Ayudan a reducir el estrés, a expresar los sentimientoscombate la soledad y la depresión e incluso ayudan a sus dueños a socializar con otras personas o animales, sobre todo si el animal es un perro.

Pero convivir con perros pequeños para personas mayores, además, incluye una facilidad extra a la hora de transportarlo, ya que apenas existirá riesgo de lesión o caídas.

Para las personas mayores de 65 años se aconseja tener en cuenta el tamaño, la fuerza y el peso del perro. Cuanto mayor sea el tamaño, más fuerza suele tener y es posible que tire más de la correa y produzca caídas o dificulte más la salida.

A continuación se muestran algunas razas de perro para mayores de 65 años que no pesan mucho:

  • West Highland Terrier:Para muchas personas es el perro más inteligente y tranquilo de toda la familia de los terrier. Tiene un tamaño pequeño, son amorosos, leales y se adaptan a cualquier entorno. Ideal para personas mayores que conviven en pisos escuetos o grandes y que desean contar con la siempre agradable compañía de una mascota.
  • Bichón Frisé:Es una raza de perro pequeño de pelo blanco. Es un perro muy alegre y activo, pero se adaptan de manera estupenda a las personas mayores.
  • Goldendoodle: Afables, inteligentes y serviciales, cualidades tanto heredadas como propias que hacen a estos canes realmente interesantes para la convivencia con personas mayores.

Terapia con perros para personas mayores

Si existen métodos que son capaces de romper la monótona rutina de las personas mayores uno de ellos es la terapia con perros.

Debido al mayor riesgo que este grupo de edad tiene ante el aislamiento, la depresión, o la distimia, entre otros trastornos, las terapias con beneficios emocionales son cada vez más comunes en la tercera edad. Un ejemplo son las terapias con animales, las cuales tienen los siguientes objetivos:

  • Prevenir el sedentarismo.
  • Favorecer el entretenimiento.
  • Evitar el aislamiento social.
  • Estimulación cognitiva y emocional.
  • Fomentar la comunicación y expresión de emociones.

Una ilustración que muestra los beneficios de estar en terapia con perros para personas mayores.

Además de la compañía que las mascotas proporcionan a personas mayores, también se genera un vínculo afectivo entre las personas y los animales. Se trata de una relación incondicional que aporta multitud beneficios para las personas de edad avanzada, como se ha podido comprobar.

Un plano detalle de una cuidadora sosteniendo la mano de una anciana con un perro al lado de ellas.

Del mismo modo, este tipo de técnicas para evitar la soledad en la tercera requiere una preparación específica. Estas terapias suelen realizarse con perros adiestrados, los cuales someten a una selección específica, basada en que el animal esté sano, esté en todo momento controlado y de confianza, o carezca de agresividad.

En otras palabras, los perros de terapia para la tercera edad pueden formar parte de unas actividades exclusivas para la inclusión social de colectivos en riesgo de aislamiento y ayudar a los profesionales a conseguir los objetivos terapéuticos de cada sesión, para mejorar la salud y bienestar de los participantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *