Mayores y nuevas tecnologías

La tecnología está orientada a la resolución de problemas. Así pues, permite diseñar y crear bienes o servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y la satisfacción de las necesidades esenciales y los deseos de la humanidad. Pero ¿está la tecnología adaptada a nuestros mayores? La tecnología está al alcance de todos (o casi), no obstante ¿tienen los mayores las habilidades necesarias para usarlas? ¿por qué existe esta brecha digital?

Aunque existen algunas herramientas tecnológicas para la tercera edad, no es común que una persona mayor se desenvuelva en el mundo de Internet. Las nuevas generaciones han crecido con Internet y su día a día está perfectamente adaptado a las tecnologías. La generación intermedia ha convivido con ambas realidades y ha sabido adaptarse rápidamente a los avances tecnológicos. Sin embargo, según la UDP, la tercera edad encuentra hoy gran dificultad para adaptarse a ellas, una brecha digital que, para muchos, ha sido «un acantilado difícil de escalar e incluso poco motivados a sus años«.

Limitaciones físicas

A partir de los 60 años, se inicia una creciente disminución de la fuerza física, lo que, a su vez, ocasiona una sensible y progresiva baja de la actividad mental. Este fenómeno podría afectar directamente al uso de las tecnologías y al disfrute de las mismas. La persona mayor podría sentirse desorientada, confusa y frustrada al existir estas limitaciones físicas propias de la edad.

Capacidades psicológicas

Pero no son tan importantes las limitaciones físicas del adulto como son las capacidades psicológicas. Asimismo, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España ha investigado sobre esta brecha digital. Los datos arrojan que el 74.6% de los mayores todavía no han usado Internet, y que solo el 25.4% han sentido la curiosidad/motivación de navegar por la red. Este colectivo declara que, una vez aprendido, les resulta incluso sencillo el uso de Internet.

Con estos datos, podemos especular que esta desconexión con las tecnologías podría darse por desconocimiento, falta de motivación o por la sensación de no sentirse capaces de, como decíamos líneas arriba, escalar esa montaña.

A la vista de estos datos, es interesante preguntarse cuál es el papel que desempeñan los mayores en la sociedad de la información. Estamos hablado de que los mayores podrían pasar de desempeñar un tradicional papel de sabios, a no integrarse siquiera en la nueva sociedad de la información, hecho que impediría que aprovechasen los múltiples beneficios que la tecnología puede aportar a esta generación.

¿Cuáles son esos beneficios?

– Aprender a utilizar las nuevas tecnologías puede representar un reto para las personas mayores que favorece en su bienestar y satisfacción.

– Implicarse en este aprendizaje es un ejercicio que tiene beneficios sobre el funcionamiento cognitivo general de los mayores ya que es una forma de estiumlación cognitiva.

Aumento de autonomía como instrumento preventivo y compensador de ciertos déficits.

Nuevas relaciones sociales evitando el peligro de aislamiento.

La tecnología es una herramienta que puede servir para resolver problemas y mejorar en nuestros mayores la lectura, entendimiento y comunicación. Asimismo, también puede ser un instrumento para la integración intergeneracional, además de mantenerlos en contacto con otras personas de su alrededor. Por ello, es importante motivar y enseñar a las personas de la tercera edad a enfrentarse a las tecnologías rompiendo ese miedo, y mostrarles que, de manera sencilla, pueden involucrarse en el mundo digital tan presente en la vida de todas.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?