Los más mayores también ganan la batalla al coronavirus

En medio de este gran dolor y sin dejar de ser conscientes del trágico escenario que ha generado la crisis del coronavirus, hay un espacio para las buenas noticias. Detrás de cada víctima hay una familia. También detrás de cada recuperación.

En esta pandemia son las personas más vulnerables, pero nuestros ancianos son capaces de demostrar su fuerza en los momentos más complicados. Entre los casi 27.000 recuperados en nuestro país, hay un gran número de personas mayores recuperadas de Covid-19, cuya cura alienta al resto.

Recuperaciones de personas mayores por coronavirus

Uno de los ejemplos más portentosos de los últimos días ha sido Encarna. Con 101 años de edad derrotaba al coronavirus tras pasar 16 días en el hospital de San Jorge.
¿Una curiosidad? Los 101 años los ha cumplido durante su estancia en el hospital. Así que, este es, desde luego, el mejor regalo de cumpleaños.

Encarna ingresó en San Jorge el 15 de marzo y gracias a su propia lucha y a los incansables cuidados médicos, abandonaba el hospital entre aplausos. Su hija, Mari Carmen, que habitualmente cuida de ella, ha expresado la mayor de las gratitudes para los sanitarios y ha lanzado un gran mensaje de optimismo “Quiero que esto sea una esperanza para todo el mundo, mamá ha vencido la enfermedad con 101 años. De ella se sale”.

Las imágenes de Encarna abandonando el hospital son símbolo de la satisfacción de una sociedad que posee como principio fundamental el cuidado y resguardo de sus mayores:

Otro ejemplo es Antonio, que a sus 98 años de edad se ha convertido, tras 14 días de ingreso en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en otro de los mayores que han ganado la batalla al coronavirus.

Este vecino de Gor (Granada) emigró de este pequeño pueblo de apenas 798 habitantes a Sabadell, donde trabajó de albañil y transportista. En estos días, recuerda el cortijo en el que a base de leche y bellotas se crió.

Ahora, camino del centenario, pero con la misma energía que siempre, ha recibido el alta y el meritorio título de vencedor del Covid-19.

Pepita es, al igual que Encarna y Antonio, otra de nuestras mayores que ha superado el coronavirus. ¡Y con matrícula! Con 95 años de edad y después de dos semanas ingresada en el hospital de Puerta de Hierro, por su propio pie abandonaba el hospital entre aplausos de los sanitarios. Esta madrileña, muy emocionada, saludaba con energía a todos los que le habían curado. Una de ellas era la doctora Ana Muñoz, que, minutos después, con gran entusiasmo expresaba en Onda Cero que “es una luz de esperanza ver que estas personas son capaces de superarlo todo”.

La misma alegría exteriorizó otro de los doctores que la atendieron. “Cuando alguien sigue la evolución que ha tenido Pepita te vas con una satisfacción que te compensa los días malos”, manifestó con pasión.

En los pasos de Pepita se aprecia la emoción que ella siente, pero, sobre todo, la que provoca en el personal sanitario:

Cerca de Pepita, en el hospital de La Paz, Antonio salía triunfante por la puerta. Al otro lado de ella, sus familiares le esperaban con la felicidad de quien recibe la mejor de las noticias. Con 86 años, 10 días le han sido suficientes para acabar con el virus.

En un momento en el que es imposible no emocionarse, uno de los hijos de Antonio llora pronunciando una frase que llevaban días soñando decir: “Venimos a recoger a mi padre”.
Ellos, sus propios familiares, han querido que este vídeo se difunda para convertirse en un empuje de esperanza dedicado a todos los mayores que están luchando contra el virus:

Encarna, Antonio, Pepita y Antonio no son los únicos casos. Hay muchos otros que ya han dejado, están dejando y dejarán la cama del hospital con, incluso, más ganas de vivir que tenían cuando a él les llevaron.

Cada día, hijos, sobrinos, nietos y sanitarios anuncian en redes sociales que sus padres o abuelos han conseguido enfrentar y ganar al coronavirus.
Estas son algunas de las muchas luchas diarias con final feliz:

Las respuestas que en cada publicación que multitud de personas escriben son conmovedoras y demuestran el gran sentimiento de agradecimiento e inmenso amor que toda la sociedad siente por las personas mayores.

Por ellos merece la pena este confinamiento. Días, semanas o meses de cuarentena es el regalo más valioso que les podemos ofrecer a aquellos que nos dedicaron toda su vida. Por esta dedicación generosa jamás han pedido nada a cambio. Esta vez, es el momento de devolvérsela.

El cuidado de las personas mayores y su recuperación frente al coronavirus es nuestro mayor motivo de orgullo. Sin el grupo de población de mayor edad seríamos una humanidad truncada. Por ello, cada recuperación de un anciano es un pilar que se crea, un nuevo empuje que es capaz para sostener los cimientos de una sociedad que parece estar derrumbándose, pero que, de nuevo, nuestros mayores serán la causa y el motivo para sostenerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Listeriosis: qué es, síntomas y tratamiento

Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2020

Cuidadoras internas en tiempos de COVID

Aneurisma cerebral, qué es y síntomas para prevenir su ruptura

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend