Coronavirus y personas mayores: guía útil para su cuidado

Uno de los grupos de población más afectados por la reciente crisis del coronavirus es el de la tercera edad. En esta guía útil te explicamos al detalle todo el contexto y datos, síntomas,  por qué afecta más a las personas mayores y como puedes proteger a tus familiares y sobre todo a ellos.

La actualidad informativa está únicamente marcada por este asunto de gran preocupación, ya que el coronavirus sigue expandiéndose por España y debemos poner el foco en el grupo de personas más expuesto y con la tasa de mortalidad más alta por su contagio: las personas mayores.

Contexto del coronavirus

Gráfica de la evolución de casos de infección en china

Desde que las autoridades chinas informaran de la existencia del COVID 19, el estado de alarma hacia el virus ha ido cambiando. De la cautela con la que fue tratado en un primer momento, hemos virado hacia una alarma internacional en aumento.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pasado de criticar el alarmismo a definir ya el virus como «pandemia» y “enemigo público número uno”. Los datos así la han llevado a hacerlo.

No es la primera vez que en este nuevo siglo la OMS alerta sobre la magnitud de una enfermedad. En 2002, también en China, fue el virus del SARS; en 2009, la gripe porcina; en 2010, el cólera haitiano como consecuencia del terremoto que sufrió el país; en 2013, el mortífero ébola y en 2015, el zika.

Datos coronavirus en personas mayores

En el caso del coronavirus o COVID19, las últimas cifras oficiales constatan su expansión en España:  11.178 casos de infección en España, superando ya a Corea del Sur, y 491 muertos.

El Gobierno español, a diferencia de los principales países afectados, no hace públicos los datos por franjas de edad, pero si nos basamos en las cifras de Italia, país con altas similitudes demográficas y de situación de contagio, indican una letalidad del 9,6% entre los septuagenarios, de un 16,6% entre los octogenarios y de un 19% entre los nonagenarios.

Coronavirus y personas mayores: enfermedades previas

De entre todos ellos, una característica es la más común: son personas mayores.

Las personas mayores son el perfil más habitual de los muertos por coronavirus.

El 80% de los fallecidos son personas de 60 años o más. De estos, el 75% tenían enfermedades previas como diabetes, asma, hipertensión o problemas de corazón o de pulmón.

De hecho, la primera muerte confirmada por coronavirus cumple con el perfil: un hombre de 60 años y con problemas de salud.

Del mismo modo, la primera víctima por coronavirus fuera de Asia también ha sido una persona mayor. Ocurrida en Francia, se trata de un paciente chino de 80 años. Originario de la provincia de Hubei, llegó al país galo presentando los síntomas del virus. Su salud se deterioró rápidamente hasta que finalmente falleció. Sin embargo, su hija, también infectada y de 50 años de edad, está recuperándose con éxito y se espera que salga pronto del hospital.

También, la mayor parte de las personas fallecidas por coronavirus son personas mayores. Por lo que el grado de mortalidad de esta enfermedad se agrava en el grupo de edad de los ancianos. Así pues, ambos casos constatan el perfil de las víctimas por coronavirus: personas de edad avanzada.

¿Cómo se transmite el coronavirus en personas mayores?

  • A través del aire: por esta razón es importante que las personas mayores tomen precauciones a la hora de establecer contacto directo con otras. Sobre todo a la hora de hablar y comunicarse.
  • Por sustancias o superficies recientemente contaminadas.
  • También por contacto humano.

Si una persona padece el virus, el riesgo de contagiar a otra es muy elevado, pues este se transmite como una gripe común: a través de las gotas de saliva y de las secreciones nasales que se expulsan al estornudar o toser.

No obstante, aunque sea muy contagioso no es tan letal. Ya que hay 2800 fallecidos de más de 80.000 contagios. Por lo que la tasa de letalidad se encuentra según la OMS entre un 2 y un 4%.

El dato más alarmante es el que afecta a las personas mayores. Ya que el coronavirus es mucho más letal en las personas mayores. De hecho, la mayoría de fallecidos son personas muy mayores o que tenían patologías previas. Sobre todo, es mucho más grave con afectados de diabetes, asma o cardiopatias.

Síntomas del coronavirus en personas mayores

El mejor ejemplo que tenemos para comparar el coronavirus de Wuhan o el coronavirus y personas mayores es la gripe. Ya que ambas revisten una mayor gravedad en las personas mayores. Los síntomas también son parecidos:

  • El Dolor de garganta.
  • Tos o secreción nasal.
  • Náuseas o diarrea.
  • Fiebre.
  • Dolor muscular.
  • Problemas respiratorios.
  • Fatiga generalizada.
  • Neumonía.

Síntomas del coronavirus vs gripe común

Cabe destacar también que en el último año la gripe ha afectado a más de 500.000 personas siendo mortal en 6,300 personas.  Aunque cabe destacar que biológicamente el coronavirus es muy diferente a la gripe.

Aunque ambos virus cuentan con una sintomatología parecida, la gripe suele comenzar de una manera brusca mientras que el Covid-19 no. Asimismo, el contagio es diferente, ya que si la gripe se transmite por el aire (habla, tos y estornudos), el coronavirus se transmite de persona a persona (gotículas procedentes de la nariz o la boca). Varia también el ratio de contagio (uno de los principales peligros) ya que  También es diferente el periodo de incubación que mientras en la gripe común va de 1 a 3 días en el caso del Covid 19 va de 5 hasta 12 días.

Precauciones en personas mayores

Infografía que detalla qué es, cómo se contagia y precauciones a tomar por el coronavirus en la tercera edad.

  • Lavarse las manos con frecuencia.

Para ello, utilizar agua y jabón o un gel a base de alcohol.

Hay que dedicarle al menos 20 segundos a cada mano y frotar cada parte de ellas. Esta labor deberá vigilarla o asumirla el cuidador habitual o el familiar habitualmente esté más pendiente de la persona mayor. Debemos destacar el papel fundamental que realizan los familiares y los cuidadores en materia de higiene.

  • Cubrirse la boca y la nariz cuando se tose o estornuda.

Con esto, se evita la propagación de gérmenes.

Si se cubre con las manos, lavarlas ipso facto y si utiliza un pañuelo, tirarlo inmediatamente.

Este factor es muy importante sobre todo aquellas personas mayores que conviven con otras personas o con compañeros.

Por esta razón hay que tomar muchas precauciones sobre todos en aquellas personas mayores que viven en residencias, que reciben visitas, que viven acompañadas o con familiares que viajan mucho.

  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Muchas de las superficies que tocamos pueden estar contaminadas con gérmenes. Si tras tocarlas, nos tocamos los ojos, la nariz o la boca, podemos contagiarnos al trasferir el virus de la superficie a nosotros mismos.

  • Mantener un distanciamiento personal con quien se habla.

Es importante destacar que se transmite, sobre todo, cuando se entra en contacto con una persona contagiada al toser o estornudar.

Por eso una buena recomendación es situarse a 1 metro (3 pies) es una distancia correcta.

Tal y como recomienda la OMS, lo más importante es acudir a un centro médico si se tiene malestar o se presentan algunos de los síntomas arriba indicados. Los síntomas del coronavirus son los mismos que los de una gripe común. Por ello, es fundamental la valoración médica tanto si se trata del coronavirus como de un virus común.

Pues, este último también desencadena problemas de salud negativos que debemos controlar y prevenir. Sobre todo, la prevención es un factor esencial para evitar contagios y fallecimientos por coronavirus en personas mayores.

Recomendaciones de la OMS contra el contagio del coronavirus en personas mayores

  • El paciente debe estar en una habitación ventilada y no compartida.
  • No se deben permitir visitas y la labor de cuidado debe recaer sobre alguien sano, sin enfermedades respiratorias.
  • Si se debe compartir espacio con la personas (no dispone de habitación propia o ha de desplazarse por la casa), se debe mantener una distancia mínima de un metro con el enfermo. Es importante no compartir cama con este.
  • El paciente debería moverse lo menos posible por la casa, especialmente evitar el baño y la cocina. Si los visita deberían estar bien ventilados y existir vigilancia sobre el mismo para limpiar las superficies que toque o muy particularmente aquellas sobre las que tosa o estornude.
  • El cuidador debe llevar una mascarilla que le proteja perfectamente las mucosas (nariz y boca, la máscara no debe estar suelta ni dejar huecos) mientras esté en compañía del enfermo. Los ojos también son mucosas por lo que hay que evitar tocarse los ojos y manipular la mascarilla mientras se lleve puesta. Si se mancha de secreciones, hay que reemplazarla inmediatamente. Cuando se deseche la mascarilla hay que lavarse las manos inmediatamente.
  • Hay que lavarse las manos siguiendo los pasos que se indicarán a continuación cada vez que se entre en contacto con el enfermo o con el espacio en el que está aislado, también antes y después de preparar la comida, comer, después de acudir al baño y cuando se vean sucias. Los geles desinfectantes también son de utilidad cuando la suciedad no es visible, si hay suciedad visible, habrá que lavarse las manos con jabón. Los geles a base de alcohol para uso doméstico también tienen riesgos asociados (por ingestión, riesgo de incendio, etc.).

Infografía sobre como lavarse las manos para cuidar a una persona mayor y prevenir el coronavirus: con jabón o con desinfectante alcoholico.

  • Para el secado de las manos es preferible usar papel desechable. Si no es posible se utilizará una toalla que deberá ser reemplazada con frecuencia y especialmente cuando esté húmeda.
  • Todas las personas en el domicilio deben taparse la boca y la nariz al toser o estornudar, ya sea con mascarillas, con un pañuelo de papel o con el lado interior del codo, y lavarse las manos acto seguido.
  • Hay que desechar los materiales empleados para cubrir la boca y la nariz o lavarlos (por ejemplo, lavar los pañuelos de tela con agua y jabón o detergente).
  • Hay que evitar el contacto directo con todos los fluidos corporales: saliva, mocos, heces. Utilizar guantes de un solo uso en el contacto con boca y nariz. Lavar las manos antes y después de quitarse los guantes.
  • Guantes, pañuelos, mascarillas y cualquier desecho que genere el enfermo deben colocarse dentro de una bolsa de basura (Nunca en un cubo sin bolsa).
  • No compartir cepillos de dientes, cigarrillos, cubiertos, platos, vasos, bebidas, toallas, esponjas, sábanas, etc. Los platos y cubiertos (si no son desechables) deben lavarse después de cada uso (con detergente o jabón).
  • Limpiar las superficies próximas al enfermo, mesas, el cabezal de la cama y los muebles de la habitación, con agua y lejía (1% de lejía y 99% de agua).
  • Limpiar las superficies del retrete, bañera, bidé al menos una vez al día, (1% de lejía y 99% de agua).
  • La ropa del enfermo debe meterse en bolsas hasta su lavado con agua y jabón de colada ordinario, o a máquina a 60°-90 °C con detergente ordinario. No sacudir la ropa sucia y evitar contacto directo de la piel y la ropa con los materiales contaminados.
  • Usar guantes de un solo uso y un delantal o una protección desechable (se puede improvisar un delantal con una bolsa de basura) para limpiar todo lo relacionado al paciente. Aplicar la higiene de manos antes y después de quitarse los guantes.
  • Las personas con síntomas deben permanecer en casa hasta que remitan los síntomas o se normalicen los resultados de las analíticas (dos RCT-RT negativas entre las que medien un mínimo de 24 horas).
  • Se considera como contactos a todas las personas que comparten domicilio y su salud debe ser vigilada por si presenta síntomas de infección respiratoria aguda —fiebre, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria—, en ese caso se debe seguir las siguientes pautas:
      • Personal sanitario debe mantener una vigilancia epidemiológica en el entorno de los contactos por teléfono y en persona (por ejemplo, a diario), realizando pruebas diagnósticas. El profesional indicará dónde acudir si uno de los contactos enferma, medio de transporte más adecuado, cuándo y por dónde deben entrar al centro médico y qué precauciones seguir.
      • Notificar al centro de salud la llegada de un contacto sintomático.
      • Usar mascarilla médica durante el desplazamiento.
      • Evitar transporte público; solicitar una ambulancia o trasladar al enfermo en un vehículo propio con las ventanillas abiertas si es posible.
      • Dar pautas al enfermo para que mantenga la higiene respiratoria y de manos y que se mantenga a un metro de distancia durante el desplazamiento y en el centro de salud.
      • Contacto y cuidadores deben mantener la higiene de manos escrupulosamente.
      • Limpiar las superficies de del medio de desplazamiento con la dilución de agua con lejía (1% de lejía y 99% de agua).

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

La solidaridad de toda una sociedad con nuestros mayores

Qué es ELA: enfermedad, síntomas y causas

Los más mayores también ganan la batalla al coronavirus

7 manualidades para adultos paso a paso

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?