La vuelta al cole de los abuelos

Llega septiembre y con él, la vuelta al cole para muchos niños y adolescentes. Pero, no solo para ellos, ¡también para nuestros mayores! 

Así, comienza un nuevo curso que podemos inaugurar con nuevos propósitos y nuevas actividades. Con ellos, nuestros mayores obtendrán los beneficios del envejecimiento activo que en Aiudo siempre promovemos y gozarán de la motivación, alegría e ilusión por el día a día que debe caracterizar esta etapa de vida y, en este momento, este nuevo curso. 

Para ello, os proponemos una lista actividades que pueden conformar el “horario escolar” de nuestros mayores:

 

¡Es hora de renovar el jardín!

Entiéndase jardín como las plantas que se tienen en la ventana, en el balcón o en el interior. Si nuestro mayor ha pasado mucho tiempo fuera de casa (o aunque haya estado en ella), es posible que algunas de las plantas de su hogar se hayan secado. Por ello, una buena manera de empezar esta nueva época del año es con la compra de plantas de hermosa vista y de placentero olor.

Estas no son adquiridas como mera decoración, la jardinoterapia es una actividad muy beneficiosa para los ancianos, pues mejora su estado de ánimo, trabaja la paciencia y la constancia, ayuda a que se mantengan activos y les otorga un papel de responsabilidad gracias al que comienzan a considerarse a sí mismos más válidos y necesarios. 

Cuando las plantas estén listas para colocarlas en el hogar, podemos ir un paso más allá y combinar la jardinoterapia con la musicoterapia. Esta ayuda a preservar las capacidades cognitivas y funcionales más básicas como el lenguaje, la atención y la memoria, aminorando, de esta forma, las consecuencias de la demencia. 

 

Pasear por el barrio

El reencuentro de los amigos es para todos, no solo para los colegiales o universitarios de la familia. ¡Seguro que nuestros mayores están deseando comentar con sus vecinos cómo ha ido el verano!  

Las cuidadoras de nuestras familias Aiudo siempre nos cuentan que una de las actividades con la que los mayores más disfrutan es con los paseos por sus calles de siempre, por su barrio. 

Ya sea con el apoyo de la propia cuidadora o de nosotros, acompañémosle a pasear y merendemos en su cafetería preferida. Nada más salir por la puerta de casa o de la finca, notaremos cómo le cambia la cara al saludar a sus apreciados vecinos y al volver a ver los escaparates que hacen de escenario de sus provechosos paseos. 

 

Matricularse en nuevas asignaturas

Los jóvenes de la casa no son los únicos que van a empezar nuevas asignaturas, también los más mayores. 

La informática, la lectura o la pintura se convertirán en sus asignaturas preferidas. Gracias a ellas, se sentirán más ilusionados con la rutina diaria, mejorarán su estado cognitivo y socializarán con más compañeros de su edad con los que compartirán momentos de entretenimiento y aprendizaje conjunto. 

Si las clases serán momentos de alegría, ¡el repaso en casa no se quedará atrás! Pues, los propios familiares podemos convertirnos en sus profes de repaso y con esta excusa, pasar más tiempo con ellos. 

(Aunque, más que sus profes, puede que seamos sus aprendices, pues con lo mucho y lo rápido que aprenden, seremos nosotros los que deberemos atender a sus conocimientos). 

 

Ir al cine

Acudir al cine, al menos, una vez al mes, reduce casi la mitad (un 48%) el riesgo de sufrir depresión, ya que, entre muchas cosas, esta actividad favorece la aparición de sentimientos, permite que desconecten de la rutina y se evadan de las dificultades diarias y constituye, a su vez, una fuente educacional a través de la que aprender sobre otras culturas, otras formas de pensamiento y otros patrones de vida. 

Si echamos un vistazo a las películas que en este momento nos ofrece la cartelera, ¡tenemos para todos los gustos! 

Si nuestro mayor quiere reírse a carcajadas, tiene a su disposición dos películas españolas: Padre no hay más que uno 2. La llegada de la suegra y Superagente Makey. Si disfruta con los dibujos animados (como es el caso de muchos adultos a los que no nos cuesta confesarlo) está de suerte porque están esperándole Trasto y ¡Scooby!. Y si, por el contrario, lo que quiere es poner a pleno rendimiento la mente, Tenet será la mejor elección. 

Seguir disfrutando de la familia

Las vacaciones siempre son tiempo de disfrutar todos juntos con la familia, ya sea de viaje, en el pueblo, en la playa o en el propio hogar. Las tardes y noches de verano se componen de juegos, de agradables e interminables conversaciones y de largas mesas con toda la familia alrededor. Aunque el verano termine, esto no puede terminar con él. 

Está demostrado que la soledad acorta la esperanza de vida de los más mayores, por lo que la compañía es uno de los regalos más valiosos que nosotros podemos entregarles y que ellos pueden recibir. 

Podemos establecer varias tardes a la semana para dedicarlas exclusivamente a ellos y a los planes que les apetezca hacer. Por supuesto, tardes a las que se ha de sumar todo el resto del tiempo que, sin necesidad de fijarlo, tengamos el gusto de con ellos compartir.

Visitar un museo

Los museos abren sus puertas con nuevas exposiciones para deleitar los sentidos de los visitantes. Si nos informamos de los museos más cercanos, comprobaremos que en nuestras ciudades gozamos de multitud de museos de muy variadas temáticas, como de ciencias, de historia, de botánica, de arqueología o de arte, entre muchas otras. 

La gran mayoría de ellos están, además, adaptados para personas con problemas de movilidad, por lo que durante la visita, nuestros mayores se sentirán cómodos y muy bien atendidos. 

¿Sabes cuál es el museo con mejor accesibilidad de toda España? (Una pista: es el de la fotografía).

¡Efectivamente!: el museo Guggenheim, de Bilbao. Se trata del primer museo certificado con la norma UNE 170001-2 de Accesibilidad Universal (norma que atestigua el compromiso de la organización en dotar de accesibilidad tanto a sus entornos como a sus servicios). 

En esta guía, elaborada por Accesibilidad 4 All, han confeccionado una lista de los museos más accesibles de nuestro país

 

Adaptar la vivienda

Dentro de unos meses llegará el invierno, la época del año en la que todos pasamos más tiempo en el hogar. Más, todavía, en el caso de las personas mayores. Por ello, se hace fundamental que la vivienda sea un lugar confortable y seguro. 

¿El hogar donde nuestro mayor reside posee estas características anteriores? Debemos tener en cuenta que su autonomía y sus facultades físicas se van reduciendo con el paso de los años, por lo que un espacio o unas escaleras que antes pasaban desapercibidos, ahora pueden ser obstáculos engorrosos o insalvables. 

En ocasiones, esta adaptabilidad pasará solamente por la eliminación de un jarrón o de un mueble y, en otras, será necesaria una inversión mayor, como, posiblemente suceda en el baño o en la cocina. 

Antes de mirar las muchas alternativas que en el mercado se ofrecen, debemos conversar con nuestro mayor para saber cuáles son las mayores dificultades que encuentra en la vivienda y, al mismo tiempo, valorar los problemas de salud que pueda sufrir y cómo estos van a avanzar. 

¡Podemos convertir este cambio en la vivienda en una actividad compartida por todos en la que juntos planifiquemos la nueva distribución del hogar! 

La Wii Terapia

¿Sabes de qué se trata? Seguro que alguna vez has oído hablar de ella. La Wii Terapia es un tratamiento terapéutico que influye sobre las tres áreas principales de nuestro día a día: 

  • Área social: al compartir los juegos con ellos, fomentamos la interacción con nuestros mayores, creándose entre ambos una comunicación positiva en la que nos animamos y nos felicitamos por los éxitos conseguidos.  
  • Área cognitiva: entrena las capacidades cognitivas como la memoria, la atención, el cálculo o el razonamiento. 
  • Área emocional: la terapia proporciona un sentimiento de logro, de forma que en cuanto juguemos por primera vez, serán ellos los que nos pidan volver a jugar con frecuencia. 

Además de estos beneficios, otras de las ventajas de esta actividad es que es muy sencilla de practicar y los ancianos se ven más cercanos a las nuevas tecnologías, sintiéndose motivados para seguir avanzando en el manejo de estas.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Consejos coronavirus para las personas mayores

Día Mundial del Alzhéimer: la historia de Manuel

Mayores, de víctimas del Covid-19 a paladines de la conciliación

Los olvidados del sector bancario

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend