Fiebre en personas mayores de 80 años: cómo bajarla

Todos hemos tenido fiebre alguna vez en nuestra vida, ya que es algo bastante normal, aunque no a todas las personas nos afecta por igual. De hecho, no es lo mismo tener fiebre en personas mayores de 80 años que estar con destemplanza si somos personas de menos de 20 años. Por ello, es importante estar atento a los posibles síntomas para poder pasar estos días de malestar lo mejor posible y dejar atrás la fiebre sin mayores consecuencias.

¿Qué problemas presenta la fiebre en personas mayores?

Como decimos, la fiebre en personas mayores afecta de una forma diferente dado que estas personas han vivido muchos años y el sistema inmunológico no actúa como antes. De este modo, podemos ver que pueden encontrarse una serie de problemas derivados de la fiebre como los siguientes:

  • Alteraciones en las funciones mentales como confusión o desorientación
  • Dolores fuertes de cabeza y/o cuello
  • Manchas planas, pequeñas y de color rojo en la piel, las cuales indican un sangrado subcutáneo
  • Hipertensión arterial
  • Alteración de la frecuencia cardíaca y aceleración de la respiración
  • Dificultades para respirar
  • Temperaturas mayores de 40 grados o menores de 35 grados

Diferencias de tener fiebre en distintas edades

Por lo general, tener fiebre implica los mismos síntomas en todas las edades, aunque es cierto que cuando cumplimos unos años, nos puede afectar sobre todo en aspectos como la orientación o la respiración. La fiebre es una afección que indica, por lo general, que el cuerpo trata de combatir una enfermedad o una infección.

Por ello decimos que la podemos tener personas en cada una de las fases de nuestra vida, aunque los resultados no sean los mismos. De hecho, que una persona de menos de 30 años tenga fiebre no implica prácticamente riesgo alguno siempre y cuando siga una medicación con propiedades analgésicas y antipiréticas.

Estos mismos fármacos los deben tomar las personas mayores, pero teniendo un mayor cuidado, sobre todo si han tenido patologías previas cardíacas o respiratorias.

Cuando tenemos fiebre, nuestro sistema inmunológico lucha para expulsar el virus, de ahí que la principal diferencia entre combatir fiebre en personas jóvenes y mayores radique en la fuerza de cada sistema inmunológico, el cual es más poderoso en edades más tempranas que en más adultas.

Causas de la fiebre

Existen varias causas que pueden derivar en fiebre como haber contraído un virus o una infección bacteriana. Otras causas son el agotamiento por calor, tener enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o, en el peor de los casos, un tumor maligno.

¿Cómo se tratan los casos de fiebre?

Tratar un caso de fiebre es bastante sencillo, ya que, por fortuna, existen una serie de medicamentos que consiguen que esta afección remita con el paso de las horas. Por ello, para tratarla es necesario abrigarse para que el cuerpo no siga teniendo tanto frío, tomar paracetamol o ibuprofeno cada 6 u 8 horas y tener paciencia hasta que pasen unos tres días para estar completamente recuperados.

¿Cuánto es fiebre en adultos mayores?

Cuando la temperatura corporal de una persona mayor se sitúa en torno a 37-38 grados se considera que padece febrícula, es decir, aparecen las primeras décimas de fiebre.

Si superase los 38 grados, entonces se habla que es fiebre en un adulto mayor. Es lo que determinan los médicos para poder hablar de fiebre en adultos mayores.

¿Cómo bajar la fiebre en adultos mayores?

Si todavía no sabes como bajar la fiebre en adultos mayores, aquí te damos diferentes alternativas. De hecho, es muy importante que sepamos de estas soluciones porque todos tenemos a familiares de avanzada edad y estos consejos pueden servirnos en algún momento:

  • Beber mucha agua para mantener la hidratación.
  • Usar ropa liviana.
  • Usar mantas ligeras en caso de tener frío para pasar los escalofríos.
  • Tomar paracetamol o ibuprofeno.
  • Para bajar la fiebre en adultos mayores, también es recomendable coger un paño y mojarlo con agua un poco fría y colocarlo en la frente y en las axilas.
  • La aplicación de hielo también es una medida preventiva, aunque se recomienda no aplicar directamente sobre la frente.
  • Una ducha con agua tibia también es una opción muy acertada en los casos en los que la fiebre no remita, aunque nunca en agua fría.
  • Una correcta ventilación del hogar ayudará a aliviar la sensación de fiebre a la persona mayor con fiebre siempre y cuando no entre mucho frío.

En resumen, la fiebre en personas mayores de 80 años es tan común como la fiebre en los más pequeños, de ahí que estos consejos sean importantes para saber cómo tratarla y que solo quede en un malestar de pocos días.

Para saber cómo bajar la fiebre a un adulto mayor existen remedios caseros que van desde la hidratación hasta el uso de ropa liviana

¿Qué hacer si la fiebre es persistente en adultos mayores?

Siempre se dan algunos signos de alarma en personas mayores que requieren tenerse en cuenta y, en caso de darse hay que acudir de inmediato al médico especialista.

Existe un margen de 24-48 horas para detectar si los signos de alarma no remiten para acudir enseguida a un centro hospitalario y que traten a la persona mayor debidamente.

Además, dependiendo de la edad, si la fiebre es persistente en el adulto mayor el médico decidirá si ingresar al paciente en el centro hospitalario o, en su defecto, recomendar una visita a domicilio.

En definitiva, si la fiebre persiste en la persona mayor conviene seguir las recomendaciones mencionadas, esperar la evolución, intentar que la persona mayor esté acompañada de un familiar o cuidadora a domicilio y esperar 2-3 días la evolución antes de acudir al médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *