Escoliosis en adultos mayores: problemas derivados y ejercicios recomendables

La escoliosis en adultos mayores es unos de los dolores más frecuentes en personas de más de sesenta años de edad. Puede ocurrir por diferentes causas: enfermedades degenerativas, osteoporosis, fracturas por compresión de la columna, deslizamiento de vértebras o tumores, entre otras.

Habitualmente, se identifica debido a la asimetría que se puede apreciar tanto en hombros como en caderas. Veamos las cuestiones y los puntos más importantes de esta lesión en personas de la tercera edad y conozcamos cómo tratarla.

¿En qué consiste la escoliosis en personas mayores?

Esta enfermedad consiste en una curvatura anormal de la columna que aparece en torno a los dieciocho años de edad; coincide con el fin de la etapa de crecimiento.

La escoliosis en personas mayores puede ser el resultado del avance de esta lesión surgida previamente y no tratada o, como ya indicábamos, puede derivar de otro tipo de enfermedades o lesiones previas.

A mayores de dolores y sensación de rigidez, hormigueo o debilidad en la zona en cuestión, puede acarrear otro tipo de consecuencias, por lo que es importante evaluar el riesgo de su avance y analizar el grado de curvatura.

Una persona que sufra un nivel de curvatura mayor, como cuarenta o cincuenta grados de desviación, tiene más probabilidades de padecer un avance severo de la enfermedad que la que sufra una menor, como puede ser de treinta o veinte grados.

¿Qué problemas pueden derivar de este tipo de lesión?

Radiografía frontal y lateral de una columna vertebral aquejada de escoliosis.

Aparte de ser una molesta lesión que produce todo tipo de dolores y molestias en la zona de la columna vertebral, además de completa rigidez o falta total de flexibilidad, podría afectar a la zona intestinal en caso de que se encontrase en la zona baja de la espalda.

Incluso, si nos encontrásemos ante una escoliosis muy severa, habría que estar atentos a las posibles deformidades en tronco o caja torácica y sus efectos sobre la capacidad respiratoria.

Por suerte, un sencillo examen médico para valorar la postura y la curvatura de la columna suele ser suficiente para dar un diagnóstico al respecto.

Y sencillas pruebas como radiografías o resonancias magnéticas arrojarán luz sobre aquellos casos que sean menos claros o apreciables a simple vista.

Cómo mejorar y aliviar las molestias

Aunque las escoliosis leves que no limiten el día a día pueden no necesitar de ningún tipo de tratamiento, es conveniente llevar un control y estar atentos a cualquier posible cambio. Deportes como la natación, pilates o yoga son magníficos aliados contra esta molestia.

Ejercicios para escoliosis en adultos mayores

Otros ejercicios para escoliosis en adultos mayores pueden ser los siguientes: inclinaciones pélvicas desde el suelo, elevación de brazos y piernas boca abajo, estiramientos de dorsales o cualquier estiramiento suave para descontracturar la espalda. Por último, los tratamientos quiroprácticos, los masajes y hasta los soportes ortopédicos en ciertos momentos pueden ser de gran alivio.

Es importante mantener una postura correcta tanto durante el día como durante la noche. Nuestra recomendación es, sea cual sea la curvatura de la espalda, tratar de dormir boca arriba, en posición supina.

Manteniéndonos en esta posición evitaremos tensiones o posturas que alteren la posición natural del cuerpo.

Otra posibilidad es tumbarse decúbito lateral, o de lado, y colocar una almohada no demasiado gruesa entre las piernas, a la altura de las rodillas, lo que favorece la circulación sanguínea y la separación natural de aquellas.

La escoliosis en adultos mayores puede ser más leve o más severa, como hemos podido comprobar. Recomendamos un control sobre la misma, tratar de realizar ejercicio y ser muy estrictos con las posturas que adoptan las personas que lo sufren. Atajar a tiempo un problema de esta índole puede ser, sin duda, el mejor remedio.

¿Se puede corregir la escoliosis en adultos mayores?

Sí, se puede corregir la escoliosis en personas mayores siempre y cuando no padezcan otros problemas de salud como puedan ser artritis o desviación de columna.

Las curvas de la escoliosis pueden corregirse por sí solas, acompañadas de pequeños ejercicios, puesto que muchas curvas de escoliosis nunca avanzan y no es necesaria una intervención quirúrgica.

Sin embargo, puede darse el caso de que la gravedad de la escoliosis sí requiera intervención quirúrgica. En el caso de que la curvatura sea superior a 45 grados sí será necesaria una operación.

Con la cirugía se cumplen dos premisas principales para corregir la escoliosis en adultos mayores: por un lado se consigue corregir la deformidad vertebral y, por otro lado, se impide que la curvatura empeore, con lo que ello puede suponer.

Para ello, el especialista médico será la persona encargada de verificar si la curvatura ha empeorado o mejorado.

Se puede corregir la escoliosis en adultos mayores sin intervención quirúrgica si la curvatura no excede de 45 grados

Escoliosis: tratamiento en adultos mayores

Se ha comentado que el tratamiento de la escoliosis en personas mayores dependerá de la gravedad de los síntomas. Si estos no aparecen y se puede hacer una vida normal no será necesario.

Por ello, corregir la escoliosis en adultos mayores y su aplicación al tratamiento será únicamente los síntomas comiencen a ser molestos y limitantes.

Los síntomas más destacados de la escoliosis en personas mayores son: dolor lumbar, dolor o entumecimiento irradiado a una de las piernas, así como debilidad en una pierna.

En primer lugar, por lo general, la fisioterapia será una primera toma de contacto con el paciente, acompañado de algunos estiramientos que ayuden a la zona afectada. En Aiudo disponemos de fisioterapia a domicilio para personas mayores, con la que un profesional acude al domicilio sin necesidad de que el paciente tenga que salir de casa.

Seguidamente, la alimentación será un factor determinante para el tratamiento de la escoliosis en adultos mayores y cabe la posibilidad de que se remita al paciente a un nutricionista profesional en aras de corregir este problema de salud.

Además, el especialista médico recomendará realizar ejercicios como caminar o sostener algún tipo de peso corporal para fortalecer la zona afectada mientras se da el tratamiento para la escoliosis.

Por otro lado está el tratamiento ortopédico de la escoliosis, mediante corsé o collarín, que tiene la finalidad de modificar la progresión natural de la escoliosis idiopática. De esta forma, el tratamiento ortopédico son el método más recomendable para pacientes mayores que dispongan de una curvatura de menos de 40 grados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *