Envejecimiento activo en España es un concepto que surgió en 1982 y ya en 2018 está a la orden del día de las personas mayores. Ni que decir tiene que irá a más. Con el paso de los años y conforme las generaciones actuales como los “Baby boomers” la “Generación X” la generación “Y / millenials” o la generación “Z” vayan envejeciendo.

Y es que el envejecimiento de las generaciones va a girar entorno al concepto del envejecimiento activo. Pero ¿Por qué va a ser importante el envejecimiento activo en España? Por muchos factores.

El envejecimiento activo en España. Factores que aumentan su importancia

Hay datos muy curiosos recopilados por el IMSERSO que garantizan que el envejecimiento activo en España ya es muy importante. Un concepto vital para promocionar la salud y el bienestar tanto psicológico como mental de las personas mayores.

Y es que en 2018 más de la mitad de las personas mayores de 65 años inician actividades después de dicha edad. Este dato contrasta radicalmente con menos del 10% que se tenía registrado en el año 1993. Esto quiere decir que las personas mayores de 65 años quieren innovar y probar nuevas experiencias.

La voluntad de casi la mitad de nuestro mayores (concretamente el 43%) desea participar proactivamente y en todos los aspectos de la sociedad española. Este dato es importante ya que desmonta el estereotipo de la persona mayor aislada que “ya no quiere saber nada de los problemas actuales”. Además de ser un dato que también va al alza por lo que es muy enriquecedor para la sociedad española.

El 70% de las personas mayores contribuye en el cuidado de los nietos y desea hacerlo. Y es que el 89% disfruta de relaciones familiares intensas tal y como desean. Por eso mismo, la actividad familiar, estrechar lazos intergeneraciones y otras muchas relaciones contribuyen enormemente a al envejecimiento activo en España.

El éxito del envejecimiento activo: Cambios de paradigma y de percepción.

Un dato que ha tenido una evolución muy favorable tal y como indica el Imserso y que es de gran importancia. Ya que demuestra como poco a poco el envejecimiento activo va teniendo éxito es el siguiente.

El 14,5% de las personas mayores afirma tener mala salud, en relación al 24% que lo afirmaba en el año 1993. Por el contrario, el 45% afirma contar con buena salud frente al 37% que lo afirmaba en el estudio anterior de 1993.

Analizando estos datos es fácil concluir que las políticas públicas y el fomento del bienestar y promoción de una vida activa y en compañía. Han conseguido tener incidencia directa en el aumento del bienestar de las personas. Y es que las personas mayores hoy disfrutan de una mayor calidad de vida que hace 25 años.

Esto influye positivamente en su salud, autonomía y bienestar psicológico. Las personas mayores se sienten mejor y cuentan con una percepción mucho más positiva de si mismos.

Pasos a seguir para fomentar el envejecimiento activo en España

El envejecimiento ha de ser visto tanto por los poderes públicos como por la sociedad como un reto y no como un problema. El envejecimiento activo como reto puede ser el nuevo reto para el próximo año.

Y es que organizar actividades para potenciar la actividad de las personas mayores está bien. Pero como sociedad, se nos debe pedir más.

Desde fomentar las relaciones familiares, como sociales. Plantear tecnologías inclusivas para la tercera edad y formación dirigida para las personas ancianas.

Asociaciones, servicios, entornos sociales y amigos y familiares debemos fomentar y contribuir a promocionar el envejecimiento activo en España. Debemos aprovechar también que el ejercicio, la actividad deportiva y formativa han aumentado. En 2007 el 8% de las personas mayores habían vuelto a realizar una actividad formativa.