Dolor de piernas en ancianos por mala circulación

Cuando se presenta fiebre en personas mayores de 80 años debes vigilar la causa. Muchas veces, la fiebre en personas mayores viene asociada a infecciones renales o hepáticas, que pueden llevarles a padecer una mala circulación, la cual se percibe en sus piernas.

Lo prioritario, además de saber cómo bajar la fiebre en personas mayores, es analizar el problema circulatorio y encontrar los remedios adecuados que beneficien la salud del adulto mayor.

¿Cómo aliviar el dolor de piernas por mala circulación?

Es importante saber cómo aliviar el dolor de piernas por mala circulación. Este puede dar lugar a un círculo vicioso, al no motivar a moverse a quien lo padece. Para comprender mejor este problema, debes conocer primero sus causas. De este modo, podrás abordarlas más fácilmente.

El dolor de piernas en ancianos por mala circulación tiene su origen en varias causas, como el sobrepeso, llevar una vida demasiado sedentaria o los problemas mismos de la edad, que producen una deficiencia venosa. Esta, unida a malos hábitos, puede desencadenar en consecuencias peores.

Por otro lado, en el caso de la mujer, se encuentra la menopausia. Suele aparecer a partir de los 50 años, conllevando cambios hormonales importantes que repercuten en la circulación. Asimismo, muchos medicamentos provocan deficiencia venosa a largo plazo, debido a que afectan progresivamente a órganos imprescindibles, como los riñones o el hígado.

En el caso de que presentes una insuficiencia renal o hepática, es muy común que experimentes dolores en las piernas, especialmente cuando estás acostado. Esto es causado por una acumulación de líquido que tu cuerpo no puede excretar fácilmente por el riñón. Así, al acumularse en las extremidades, oprimen los vasos sanguíneos, dificultando la función sanguínea.

Otros problemas, como los cambios que se producen en el corazón conforme envejecemos favorecen este malestar. Obviamente, si llevas una dieta adecuada, contrarrestarás en alguna medida estos síntomas.

Lo mismo ocurre ante enfermedades autoinmunes, como la diabetes, la artritis reumatoide, etc. La hipertensión es otra afectación, típica de la edad adulta, que repercute directamente en la circulación sanguínea.

Síntomas del dolor de piernas por mala circulación

Entre los síntomas que se distinguen están:

  • Entumecimiento de brazos y piernas.
  • Cansancio continuo o una fatiga desde la mañana.
  • Presentar frías las extremidades.
  • Padecer de mareos constantes o sensación de mucha debilidad.
  • Calambres musculares muy a menudo.

No hacer caso a estos síntomas ni a los dolores en las piernas puede producirte un deterioro significativo, poniendo en peligro la salud de tu corazón y, en algunos casos, empeorando los cuadros de las enfermedades autoinmunes que puedas padecer.

Remedios caseros para dolor de piernas por mala circulación

Para tu bienestar, te ofrecemos algunos remedios caseros para dolor de piernas por mala circulación. En algunos de los casos, deberás seguirlos como parte de tu hábito, con el fin de mejorar tu nivel de vida y prevenir otros padecimientos.

  • La dieta es muy importante. Deberás eliminar casi completamente la carne roja y, por supuesto, los productos procesados. En los alimentos de la famosa dieta mediterránea tienes la mejor opción para tu salud. Aumenta el consumo de fruta y verduras, prescindiendo de esos alimentos que puedan alterar tus niveles de glucosas, especialmente si padeces de diabetes.
  • La actividad física es crucial. Debes practicar, al menos, 30 minutos diarios de ejercicio. Con tan solo pasear ya consigues un increíble avance. Recuerda mantenerte correctamente hidratado, tomando como mínimo 2 litros de agua diarios.
  • Mantener tus pies en alto, siempre que te sientes, favorece la circulación sanguínea. También es conveniente recibir masajes en las extremidades, a ser posible, por un terapeuta profesional. Si presentas hipertensión, será necesario que practiques yoga o técnicas relajantes.
  • La buena circulación, así como la fiebre en personas mayores de 80 años, debe controlarse con buenos hábitos y control médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *