Día Internacional de las Personas Mayores: más que un día

Hay días internacionales de multitud de temas, colectivos y reivindicaciones. Existen días tan variados como el Día de la Cero Discriminación, el Día de la Asistencia Humanitaria, el Día de la Seguridad y Salud en el Trabajo o el Día de la Justicia Social. Entre ellos, destaca un día en el que se podrían englobar todos, pues significa vida, experiencia y maestría en todos los ámbitos que componen la existencia humana: el Día Internacional de las Personas Mayores.

 

Todos los días internacionales tienen algo en común: son temas que los países deben tener especialmente presentes para concienciar sobre ellos, promoviendo a todos los ciudadanos a la acción. Por ello, por esta necesidad de destacar a nuestros mayores, la ONU decidió, hace ya casi 30 años, que el día 1 de octubre estaría dedicado a ellos.

En España tenemos la suerte de tener a nuestro lado a 9,5 millones de personas mayores, una cifra que para 2066 aumentará hasta 14 millones. A nivel mundial, se espera que en 2030, el número de personas de más de 60 años aumente de 901 a 1.400 millones, convirtiéndose en el grupo generacional que más va a crecer.

Este crecimiento tiene un doble significado:

Oportunidad y desafío

El primero de estos dos significados envuelve los valiosos beneficios que nos aportan nuestros mayores. Tenemos ante nosotros la gran fortuna de disfrutar de la sabiduría, veteranía y fuerza vital de tantos millones de personas que, de la manera más generosa, comparten con nosotros su más valiosa posesión: el tiempo.

Al lado de nuestros padres y abuelos, las horas se convierten en el descubrimiento de lo que es el cariño, la preocupación y los cuidados desinteresados. Del mismo modo, una conversación con ellos no es una simple charla, sino el mayor de los aprendizajes al que tenemos acceso.

Ser capaces de valorar todo ello y demostrar nuestro agradecimiento nos conduce a la segunda consecuencia del aumento del número de personas mayores, los desafíos a los que tenemos que hacer frente, siendo tres los cruciales:

  • Derribar los estereotipos que existen sobre las personas mayores y que hacen que les tratemos como un grupo compacto y homogéneo sobre el que se cree que todos tienen las mismas características y necesidades.
  • Luchar contra la soledad, una cruel situación de la que todas las organizaciones alertan y la cual, lamentablemente, está cada vez más presente.
  • Mejorar las condiciones en las que viven, aumentando su calidad de vida.

 

Parece complicado abordar estos tres desafíos, pero hay una solución que es capaz de hacer frente a los tres a la vez:

 

El cuidador profesional de personas mayores

Un cuidador profesional es un experto en la asistencia y cuidados que una persona necesita y como tal, tiene la capacidad de descubrir cuáles son las necesidades específicas de cada persona, adaptando su labor a estas.

La experiencia y las habilidades del cuidador tanto en el terreno físico como en el emocional aportan lo necesario para que la persona cuidada se sienta acompañada, comprendida y valorada.

Sin embargo, muchas veces ni siquiera nos planteamos que nuestros familiares necesiten estos cuidados, pues en multitud de ocasiones no nos piden la ayuda que necesitan por temor a sentirse una carga o porque nos ven demasiado ocupados en nuestra rutina diaria.

Esta, tan común como triste, situación se puede remediar con una simple conversación en la que le preguntemos a nuestro familiar cómo se siente y cuáles son sus miedos.

Con esta charla conseguiremos dos propósitos fundamentales: sabremos qué es lo que nuestro familiar necesita para sentirse verdaderamente cuidado y atendido y todavía más importante, les demostraremos que estamos a su lado y que nuestra mayor aspiración es devolverles la atención que durante toda nuestra vida ellos nos han dado.

 

El Día Internacional de las Personas Mayores no es una simple fecha, es el momento de detenernos y demostrarles a nuestros mayores que son los integrantes más importantes de nuestro tiempo.

El tiempo no es solo lo más valioso que ellos tienen, es también lo más valioso que tenemos nosotros y la mejor forma de aprovecharlo es dedicarlo a quienes nos han dedicado todo el suyo.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?