Qué hacer si mi padre no se deja cuidar. Algunos consejos interesantes que pueden “convencer” a aquellos padres y madres que son reticentes a recibir cuidados.

Es muy común que conforme avanza la edad las personas vayan perdiendo autonomía. En una gran cantidad de casos las personas se mantienen perfectas a nível cognitivo, mientras que a nível físico necesitan ayuda. Tareas cotidianas como hacer la limpieza, asearse, hacer la compra, subir la compra a un piso sin ascensor etc. Son tareas que en muchas ocasiones se convierten en un verdadero reto. Que en muchos casos no se logra superar para las personas mayores que ven mermadas sus capacidades física.

Suelen ser en estos casos, cuando las personas mayores sienten impotencia de ver como su autonomía se reduce con el paso de los años. Estos son los casos más comunes que derivan en padres que no se dejan cuidar.

Estas situaciones suelen ser complicadas ya que la impotencia se contagia al resto de familiares (generalmente los hijos). Estos detectan y conocen la necesidad, se preocupan por sus padres pero no obtienen soluciones para que estos acepten el cuidado.

Qué hacer si mi padre no se deja cuidar

Ante este dilema, los hijos suelen explorar soluciones e incluso realizar “una prueba” con una cuidadora de confianza. Pero en algunas ocasiones esto no funciona, aunque la cuidadora sea estupenda.
Para ello, es importante que uno de los hijos tome la iniciativa para tratar el tema con su familiar, sea padre o madre. Muchas veces, el respeto y la distancia hace que los hijos no quieran sacar el tema aunque vean que es un problema importante y un tema imprescindible para tratar.

Establecer un diálogo desde la cercanía y la empatía puede generar los primeros pasos para “desatascar” un problema que en muchos casos puede durar años.

Razones por las que mis padres no se dejan cuidar

Tratar el tema es imprescindible. Pero siempre es interesante hacer la pregunta clave. ¿Qué podría tener de positivo contratar a una persona de apoyo? Y seguramente argumentar junto con su familiar puede traer los primeros puntos de encuentro y de entendimiento.
Será importante establecer una comunicación que no utilice reproches ni se centre en las diferencias. Si no que se enfoque desde las coincidencias y las evidencias, hablando con ellos es posible que se encuentren los primeros argumentos positivos, más de los que se cree.
Un argumento a favor sobre que hacer si mi padre no se deja cuidar es que con un cuidador la persona mayor cuenta con más tiempo libre para hacer sus cosas. Y con menos carga de trabajo doméstica y de labores de limpieza.

También hay padres y madres que al quedarse viudos/as necesitan un apoyo. Tanto a nível físico como emocional. Un cuidador puede ser un amigo, un apoyo y uno más de la familia. Para estos casos la mejor solución es contar con una cuidadora por horas que realice unas pocas horas a la semana.

Personas mayores que permanecen en el hogar gracias al cuidador

Acostumbrarse a contar con un cuidador o persona de apoye que descargue a nuestros padres de las tareas más pesadas es vital. El apoyo adecuado favorece el envejecimiento activo y si una persona mayor cuenta con un cuidador que realiza tareas puntuales como hacer la compra, seguramente tenga mucho más tiempo libre. Tanto para el ocio como para estar en familia, con los hijos o cuidar de los nietos.
De hecho, este puede ser un ejemplo de que todavía preservan su autonomía pero que hay ciertas tareas diarias en las que es mejor contar con ayuda.

Cabe destacar lo que no se debe hacer si mi padre no se deja cuidar. Imponer la solución. Es en estos casos cuando suele derivar en discusiones y con cuidadores que no son bien recibidos por las personas mayores que no se dejan cuidar. Convencer a nuestros padres es persuadirlos y hacerles ver que un cuidador no es una declaración de que se han hecho mayores. Si no una necesidad y un lujo que tienen bien merecido. Y que les va a permitir librarse de sobre cargar, ganar en tiempo libre y favorecer una vida más activa y sana. La ayuda a domicilio suele ser, en la mayoría de los casos, revitalizante para los usuarios.

Estas son las claves para qué hacer si mi padre no se deja cuidar.