Así es Lola, el cuidador virtual de mayores con IA que aprende conversando con ellos

“¿Por qué presuponemos que nuestros abuelos no saben manejar la tecnología?”, se preguntaba incesantemente María, ingeniera biomédica y exempleada de una multinacional de dispositivos médicos. Dos años después de esa pregunta, comprueba a diario cómo las personas mayores disfrutan conversando con una máquina.

María González ha pasado, así, de reivindicar la capacidad de los mayores para utilizar las nuevas tecnologías a convertir esta reivindicación en su proyecto: Tucuvi.

El cuidador virtual Tucuvi (de voz Lola) proporciona la atención que las personas mayores necesitan a través de dos pilares que convergen entre sí: machine learning y inteligencia artificial, y la afectividad.

¿En qué consiste exactamente? En las tres sílabas del nombre se encuentra su significado: Tu Cuidador Virtual. “¡Hola, Adelina!, soy Lola”, se escucha a través del teléfono. “¡Hola, Lola!”, exclama con alegría y energía Adelina.

Lola es la voz protagonista de Tucuvi. Su papel es llevar a cabo un seguimiento continuo de las personas mayores y de los pacientes crónicos en el hogar mediante llamadas de teléfono automáticas y personalizadas. Como asistente, solo tiene una particularidad: es una máquina.

“No hay suficiente número de médicos y enfermeros para atender a todos los ancianos que lo necesitan”, indica María. Lola suple esta carencia.

Cada palabra que Adelina dice, el sistema la va registrando y analizando en tiempo real a través de inteligencia artificial. Es capaz de detectar un cambio en el tono de voz o de actuar si algún dato es anómalo

La importancia del «cómo estás»

El proceso es sencillo. Cuando la persona mayor padece una enfermedad para la que se hace necesario un seguimiento diario o semanal, su médico le habla acerca de la posibilidad de utilizar esta nueva tecnología. “Se hace una llamada de prueba para que el paciente conozca en qué consiste el servicio y, si le agrada, en ese mismo momento el médico le da de alta en el sistema. El paciente solo tiene que indicar qué día y a qué hora quiere que le llamen y allí, puntual, al otro lado del teléfono estará Lola”, cuenta María.

“¿Cómo estás, Adelina?”, pregunta Lola. “Hoy un poco mejor. Ayer por la tarde salí a pasear como me dijiste y me vino muy bien ese ratito al aire libre”, responde Adelina.

El “cómo estás” esconde mucho más de lo que a simple vista parece. “Es la pregunta más importante. Más allá de las variables como el pulso, la tensión o el nivel de azúcar, para su médico, la información más importante es saber cómo se sienten y en qué han notado mejoría o malestar”, comenta la creadora de Tucuvi.

Cada palabra que Adelina dice, el sistema la va registrando y analizando en tiempo real a través de inteligencia artificial. En breve será capaz de detectar un cambio en el tono de voz o de actuar si algún dato es anómalo. Si esto ocurre, le envía, de forma inmediata, una alerta al correo electrónico o al teléfono de su médico. Si todo está bien, el sistema guarda la información en el panel de control, lugar en el que el facultativo dispone de todos los datos para consultarlos de forma periódica.

De este modo, Lola conoce al detalle las necesidades diarias de los usuarios. “En caso de que la persona tenga mayores necesidades asistenciales que la llamada de seguimiento, sabemos qué tipo de cuidados y qué perfil exacto de cuidador necesita”, señala la CEO de Tucuvi. Es por ello que han comenzado una colaboración con Aiudo, empresa de contratación de cuidadores para personas mayores. Juntos pueden seleccionar al cuidador exacto que mejor va a encajar con la persona a cuidar. “Lo importante es que nuestros mayores reciban la atención que precisan y merecen”, subrayan desde ambas empresas.

La conversación entre Lola y Adelina transcurre como una charla entre amigas. “¿Te has tomado la medicación?”, pregunta Lola. “¡Te estaba esperando para tomármela!”, contesta Adelina.

Como paciente de párkinson, el servicio que Lola presta a Adelina consiste, además del recordatorio de la hidratación y de la toma de la medicación, en la realización de ejercicios cognitivos. Cuando los usuarios terminan de completarlos, Lola pregunta cómo han ido. Adelina, de forma simpática, responde siempre lo mismo: “Tengo que decirte que los de hoy me han parecido muy muy difíciles, a ver si los de mañana son un poco más fáciles”.

Lola también tuvo que seguir un entrenamiento antes de comenzar en su puesto como asistente virtual. “Entrenamos el sistema con nuestras familias. Fue un proceso muy gracioso porque algunos familiares le decían cosas inconexas para ponerla a prueba y respondió mejor, incluso, de lo que esperábamos”, narra María.

1.000 llamadas el primer día de COVID19

Los padres de Tucuvi, María González y Marcos Rubio.

Los padres de Tucuvi, María González y Marcos Rubio.

El primer día real de trabajo de Lola fue tremendo, pues fue en marzo, coincidiendo con el colapso sanitario provocado por la COVID-19. En esta primera jornada, Lola realizó 1.000 llamadas. ¿El resultado? Los pacientes hablaron con ella como si de una persona se tratara.

Las llamadas entre Lola y Adelina finalizan, cada día, del mismo modo. “¡Muchas gracias, Lola, hasta mañana!”. 

“Tienen claro que es una máquina, pero agradecen tanto saber que alguien está pendiente de ellos”, expresa emocionada María.

Tras estos primeros meses y 13.700 llamadas después, Tucuvi desea ampliar su servicio y, además de ser ofrecido por intermediación de hospitales y asociaciones, poder ser contratado directamente por las familias. Es la forma de acercar a Lola, todavía más, a las personas mayores.

En su comienzo, ya han demostrado que los mayores y la tecnología, a diferencia de lo que muchos creen, pueden ser grandes compañeros de batallas.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Consejos coronavirus para las personas mayores

Día Mundial del Alzhéimer: la historia de Manuel

Mayores, de víctimas del Covid-19 a paladines de la conciliación

Los olvidados del sector bancario

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend