Cuidadoras en residencias

Cuidadoras en residencias y no solamente en domicilios particulares es una necesidad que asciende a la vez que la salud de nuestros familiares empeora. Y es que las cuidadoras particulares y personales atienden tanto en domicilios como en residencias.

Residencias que no dan a basto

Son muchas las familias que aún ingresando a su familiar en una residencia se dan cuenta de la soledad que sufrirá su familiar. Por ello deciden contar con una cuidadora que acompañe a su familiar. Y es que, según las propias familias, la soledad de las personas mayores es el principal problema tanto en domicilios como en residencias.
Estos últimos años, la residencias están atendiendo a las personas mayores que se encuentran en un estado de salud más débil. Hoy en día, las familias prefieren que sus familiares cuenten con total autonomía mientras puedan. El domicilio es el lugar ideal para fomentar la autonomía y el envejecimiento activo.
De esta forma, las residencias desempeñan un rol de atención enfocado en la fase final de la salud y enfermedad de las personas mayores.

Casi 24 mil ancianos en lista de espera para la plaza en una residencia

Solo en Cataluña hay un total de 23.500 ancianos que se encuentran, actualmente, el lista de espera para obtener la plaza. Las residencias públicas cuentan con un gran numero de solicitudes. No obstante, centrándonos en las residencias públicas con largas listas de espera, a día de hoy hay hasta 27.000 ancianos con la plaza adjudicada pero no aplicada. Los ancianos de cataluña que cuentan con la plaza adjudicada tras la valoración, les falta aún poder incorporarse. Esta situación provoca que muchas familias tengan que multiplicar sus esfuerzos mientras se materializa la prestación.
Otra solución por la que optan las familias es ingresar en un centro privado mientras se resuelve el problema de la plaza pública. Las cuantías que abona la Generalitat oscilan entre 426€ y 715€. Esta cuantía dependerá del grado de dependencia de la persona mayor. Siendo el tercer grado el grado susceptible de mayor subvención.
Estas subvenciones ayudan a costear los servicios de las residencias. No obstante, tal y como vimos en un post anterior sobre las residencias de Sevilla. Los precios son mucho mayores.

Cuidadores de apoyo

La solución más económica y de mayor calidad es contar con un cuidador de apoyo que pueda atender a la persona en el domicilio. De hecho, está solución se esta llevando a cabo para atender a personas ingresadas en la residencia. Las familias son conscientes de que, durante las 14 horas que pasara despierto su familiar, las visitas del personal médico saben a muy poco. Por ello, contar con una cuidadora de apoyo para combatir la soledad es una solución cada vez más demandada.
Hablar, pasear, dar la comida, cambios posturales. Son algunas de las tareas que suelen realizar los cuidadoras en residencias de personas mayores.
“Las residencias están recibiendo pacientes con una salud más delicada”. Esta información obtenida por el diario Elpais demuestra que las familias cada vez son más conscientes. Las residencias son efectivas en fases avanzadas. No obstante, en una fase temprana no es positivo aparcar al familiar en una residencia.

Cuidadoras en residencias

El trabajo de los cuidadoras en residencias es muy sencillo. Son muchos los cuidadores que suelen postularse para este tipo de empleos. De hecho, no es nada raro poder contar con más de un candidato con una formación específica. Esta es una de las razones por las que las familias deciden contratar a un cuidador para que realice acompañamiento de la persona mayor en la residencia. De esta forma, ambos servicios se compaginan siempre en favor de la persona mayor, sin ser excluyente uno del otro.
Además, lamentablemente muchas residencias cuentan con el personal justo. Y este solamente puede dedicar un tiempo determinado para cada paciente. Convirtiéndose así un aparcamiento de la persona mayor en su última etapa de vida.
Por ello, durante este 2017, muchas familias han contado con una cuidadora de verano para que realizara el soporte en su ausencia.

Servicios de ayuda a domicilio

Este elemento es el que los servicios de ayuda a domicilio combatimos. Las personas mayores han de contar con el acompañamiento necesario, tanto en fase de autonomía como en la fase final. Con la promoción de la autonomía y el envejecimiento activo alejamos la sensación de soledad y abandono. Por ello, contar con el apoyo de un cuidador especializado es fundamental. Tanto de cuidadoras en residencia como en domicilios, su labor es positiva en todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *