Aneurisma cerebral, qué es y síntomas para prevenir su ruptura

El aneurisma cerebral es una anomalía que se produce a causa de una dilatación de los vasos sanguíneos en la zona del cerebro, y que si no se se detecta a tiempo, podría causar graves secuelas en la persona que lo tiene en caso de que se rompiese, e incluso, la muerte.

De hecho, este tipo de aneurisma en particular, destaca por poseer una alta recurrencia entre las personas mayores, y una vez que a un familiar se le ha diagnosticado este tipo de anomalía las personas se ven inundadas todo tipo de dudas y miedos.

Desde Aiudo somos conscientes del riesgo que implica para quien lo padece, y por eso, os queremos comentar en detalle en qué consiste y la sintomatología presente.

Hay que recalcar que se trata de un artículo de carácter informativo, por lo que si en algún momento, vosotros o vuestros familiares, presentáis los síntomas descritos a continuación contactad con vuestro médico lo antes posible.

Qué es un aneurisma cerebral

Antes de pasar a analizar los síntomas de este tipo de anomalía, queremos explicar qué es un aneurisma cerebral para que sepáis cómo se comporta y así podáis entender mejor de qué se trata.

Un aneurisma cerebral, se produce por la dilatación de un vaso sanguíneo que irriga el cerebro, y en los casos más leves, estos no presentan problemas ni riesgos de ruptura.

Pero existen otros casos en los que esta protuberancia anormal podría derivar en pérdidas de sangre o rotura, lo que podría producir un desenlace fatal.

Generalmente, la capacidad de recuperación de los tejidos en ancianos es menor que en personas jóvenes, por lo que un tratamiento temprano es esencial para prevenir el riesgo de rotura del aneurisma cerebral.

Como información adicional, señalar que el tipo de aneurisma cerebral sacciforme es el más común entre todos los existentes y puede variar de tamaño, entre unos pocos milímetros a más de un centímetro.

Aneurisma cerebral: síntomas ante el riesgo de ruptura

Prestar atención a los síntomas del aneurisma cerebral es algo muy importante, sobre todo cuando se le ha hecho un diagnóstico previo a la persona y el médico le ha indicado que padece de esta anomalía.

Y hay que saber que, las personas normalmente no percibirán la sintomatología del aneurisma cerebral hasta que se haga grande o se rompa. Unos síntomas que se presentarán principalmente a nivel motor.

Además, puede que un aneurisma cerebral pequeño sin riesgo de ruptura pueda no producir síntomas, en cambio, uno más grande podría ejercer presión sobre determinados tejidos y nervios del cerebro.

Esto produciría síntomas como:

  • Pupilas dilatadas.
  • Molestias arriba y detrás de un ojo.
  •  Visión doble o borrosa.
  • Problemas con el movimiento de los ojos.
  • Párpado caído.
  • Entumecimiento de un lado del rostro.
  • Dolor de cabeza crónico.

Los signos y síntomas tras de la rotura del aneurisma

El caso que el aneurisma cerebral se rompiera sentiríamos un fuerte dolor de cabeza, muy agudo y repentino, que será el síntoma clave para identificar la rotura.

En este caso, aparecerían otros signos o síntomas rápidamente como:

  1. Náuseas y vómitos.
  2. Convulsiones.
  3. Rigidez en el cuello.
  4. Pérdida de consciencia o somnolencia repentina.
  5. Problemas de equilibrio o mareos.
  6. Elevada sensibilidad lumínica.

Hay que remarcar, que cuando el aneurisma cerebral se rompe y libera sangre en el cráneo puede causar un ataque cerebral o ictus, debido a una hemorragia subaracnoidea, que en casos muy graves puede causar la muerte.

Por este motivo, si un familiar presenta cualquiera de estos signos o síntomas es de vital importancia llamar al 112 antes de que el desenlace sea fatal.

qué es un aneurisma cerebral: síntomas y secuelas

Secuelas del aneurisma cerebral y su recuperación

Las secuelas de un aneurisma cerebral suelen ser de carácter neurológico y pueden afectar también a la motricidad de la persona.

Los afectados podrían presentar algunas de estas secuelas de un aneurisma cerebral:

  • Problemas para caminar.
  • Falta de fuerza muscular.
  • Problemas de memoria.
  • Dificultades en el habla.
  • Dificultad para oler o notar el sabor.
  • Problemas de la vista (ceguera parcial).

La persona podría sufrir algunas de estas secuelas del aneurisma cerebral en caso de sufrirlo, por ello, es muy importante el hacerse un chequeo en caso de sufrir algún tipo de síntoma para prevenir la rotura.

Asimismo, estas secuelas serán guiadas y tratadas en terapias de rehabilitación. Una recuperación, que será indicada por un profesional que le indicará a la persona el tratamiento específico que será crucial para paliar y mejorar su calidad de vida.

La vida después de sufrirlo

Tras la operación del aneurisma cerebral será de vital importancia que el afectado acuda a las consultas y revisiones pactadas con el médico, ya que pueden presentarse más aneurismas, que deberán ser supervisados por el personal médico para asegurar su correcta evolución.

A partir de estas revisiones, la persona mayor o el afectado tendrá que reeducar sus pautas del día a día, reduciendo factores de riesgo que pueden derivar en nuevos aneurismas cerebrales.

Además, es muy importante que el afectado vigile su presión arterial, cuide los problemas cardiovasculares y evite el consumo de alcohol, tabaco u otras drogas.

La prevención es una medida fundamental para reducir el riesgo de que se produzcan nuevas roturas y llevar una buena vida después de sufrir un aneurisma cerebral.

Esperanza de vida

Los datos indican que, la esperanza de vida tras sufrir un aneurisma cerebral suele ser alta ya que muchas personas que lo han padecido solo presentan secuelas leves.

Aunque sí es cierto que los primeros días serán los que marquen la evolución de la persona, ya que algunos pacientes mueren tras la rotura del aneurisma cerebral sin que el personal hospitalario pueda evitarlo. Por este motivo, la prevención es el mejor escudo frente a éste.

Cómo saber si se tiene uno

Para detectar si la persona tiene un aneurisma cerebral los médicos realizarán imágenes de resonancia magnética o tomografías, para que estas pruebas revelen si se padece y actuar lo antes posible.

Estas pruebas muestran a tiempo real la localización y el tamaño del aneurisma cerebral.

Operación y tratamiento del aneurisma cerebral

Atendiendo a cada caso, el tratamiento del aneurisma cerebral puede requerir únicamente un seguimiento supervisado por un médico o una intervención quirúrgica, si es necesaria, que pueda fortalecer las paredes de este vaso sanguíneo para evitar así su ruptura.

Esta decisión, siempre será tomada por un facultativo que determinará el alcance de cada caso concreto; en base a la edad y las condiciones del paciente y estado, tamaño y ubicación del aneurisma cerebral, se decidirá por un método de intervención u otro.

Cuando una persona mayor sufre un aneurisma cerebral generalmente los métodos utilizados para la reparación de este vaso sanguíneo son:

  1. Una craneotomía abierta para realizar un clipaje o bypass.
  2. O una cirugía de reparación endovascular para la colocación de un stent o una endoprótesis (pequeños tubos de malla que harán una función similar a la del vaso sanguíneo).

Lo más importante es que la persona que crea que puede estar sufriendo un aneurisma cerebral se ponga en contacto con su médico lo antes posible para detectar que lo sufre, en primera instancia, y si es así que sea el especialista el que determine qué tratamiento se ajusta mejor a su caso.

Esperamos que este artículo sobre qué es un aneurisma cerebral y sus síntomas haya resuelto todas tus dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *