Vuelta a la rutina de las personas mayores. ¿Cómo afecta la vuelta de las vacaciones en los ancianos? Además hay una serie de consejos para una adaptación después de estar un tiempo de vacaciones.

Todos necesitamos una rutina, aunque las personas mayores suelen cumplir sus rutinas más a rajatabla. La adopción de una rutina ofrece a las personas mayores una mayor confianza, motivación y comprometidos. Aunque para que llevar una rutina o que la vuelta a la rutina de las personas mayores tenga un efecto positivo, debe siempre estar configurada por ellos mismos. De forma que, las personas ancianas sientan cierta autonomía con tal de fomentar la motivación. En caso de no ser así, por ejemplo, en aquellos mayores que cuentan con una rutina institucional, la motivación suele descender, evidentemente.

Actividades en la rutina de las personas mayores

Un estudio de la Universidad de Barcelona refleja que el porcentaje del tiempo de ocio es mayor en las personas mayores. Lo que significa que las personas ancianas cuentan con un mayor tiempo donde realizan actividades conforme a sus preferencias.
Sin embargo, la mala noticia es que la mayoría de esas actividades son ver la televisión. Mientras que, lo más saludable sería realizar prácticas deportivas, leer, pasear o juegos de mesa.

Los investigadores detectaron que “el día ideal de las personas mayores” era, en la mayoría de los casos, exactamente igual que el día anterior. Es decir, que su día ideal reunía las actividades que había realizado en el mismo día anterior.
No obstante, se detectó que preferirían estar más con su familia y no estar tanto tiempo solos.

Las actividades de la rutina de las personas mayores también debe contener algún evento que se produzca fuera del hogar. De esta forma también se evita la monotonía y el sedentarismo. Algunos consejos que recoge el estudio son que las actividades rutinarias deben ser, en primer lugar seguras.

Además, debería haber siempre alguna actividad relacionada con su oficio cuando estaban activos o a sus hobbys o aficiones.

Vuelta a la rutina de las personas mayores

Aunque la rutina en vacaciones cambia bastante más para un adulto o un niño que para una persona mayor. También hay que seguir una serie de pausas y consejos con tal de minimizar los efectos del síndrome post-vacacional.

Intentar llevar los horarios habituales antes de volver a la rutina ayuda a que no haya un cambio tan brusco. Al igual que adelantar la vuelta de las vacaciones, aunque esta medida es demasiado radical e inmerecida al fin y al cabo.

Incorporar algún posible hábito de las vacaciones, puede ser interesante para “continuar” con alguna acción que solía realizar las vacaciones.

No caer en el estrés de la actividad, bien sea por cuidar de nietos o por otras actividades. Por ello, contar con el apoyo de un cuidador suele ser muy útil para el próximo año.