Víctimas de violencia de género

Víctimas de violencia de género. Una nueva iniciativa y un gran paso

Aiudo, en colaboración con la Asociación Alanna. (Con más de 15 años de experiencia en la ayuda a las víctimas de violencia de género) ha diseñado un plan de choque para aquellas mujeres que necesiten cambiar de entorno.
Con este fin, Alanna está construyendo una red de asociaciones a nivel nacional que ofrecerá apoyo a las mujeres en tránsito. Aiudo se encargará a su vez de ofertar posibles destinos laborales en todo el territorio nacional.
Una vez se decida la nueva ubicación, se contactará con otra asociación local que supervisará la adaptación de la mujer y Aiudo anticipará el coste del transporte, mientras que la manutención y el alojamiento correrán a cuenta del hogar de destino como parte de la remuneración de la empleada, según indica el convenio de trabajadores del hogar.

Rasgos generales que se pretenden con este proyecto

Con esta iniciativa se produce una adecuada simbiosis que soluciona el problema de la exclusión laboral. A su vez, también responde a las necesidades de asistencia domiciliaria con un acuerdo conveniente para todas las partes.

Empresas de inserción

La Asociación Alanna, a fin de hacer una fuerte apuesta por la inclusión social y laboral de personas que han sido víctimas de violencia de género. Creó, en el año 2002, INTEGRAS TÚ una empresa de inserción, en la que se da cabida a estas personas.
Trabajar con una empresa de inserción es igual a.:

  • Incluir en el mundo laboral a quienes más dificultades tienen.
  • Cumplir con la responsabilidad social corporativa.
  • Fomentar una sociedad de oportunidades para todas.

El problema de la emancipación

Tal y como se explica en el artículo de Ángeles Álvarez en la Web Mujeres en red.
El Estado tiene responsabilidad en ambas cuestiones ya que debe garantizar no solo la seguridad, sino los recursos para que las mujeres puedan ser eficaces cuando deciden poner fin a la violencia en sus vidas. Es decir, tiene la responsabilidad de identificar los elementos que las hacen dependientes de los violentos y contrarrestarlos. También tiene la obligación de prevenir.
La Ley 1/2004, recoge estas obligaciones que van desde las campañas de sensibilización social. Y también a la obligatoriedad de asesoramiento e información y el acogimiento de seguridad. A la reparación y el apoyo para la independencia económica que haga posible una vida libre de violencia.

Conclusiones sobre la temática que afecta a las víctimas de violencia de género

En definitiva, el Estado tiene la obligación de garantizar la supervivencia haciendo que las víctimas de violencia de género adquieran los elementos que les permitan tener capacidad de gestionar su propia vida.
Del conjunto de conceptos citados con anterioridad “emancipación” es, quizás, el más anticuado -de uso- pero el más reivindicable. Dice el diccionario que el término se refiere a la siguiente frase. “Toda aquella acción que permite a una persona o a un grupo acceder a un estado de autonomía por cese de la sujeción a alguna autoridad o potestad”.
La corriente de fondo del discurso emancipatorio viene a quedar representada en la idea de que si dependes de otro, eres vulnerable al abuso.

La dependencia que deriva en otros contextos

En definitiva, todas las personas necesitamos autonomía (económica, emocional, intelectual, etc.) para no tener expuesta tu existencia al abuso.
Eso no significa, ni mucho menos, que ser dependiente te exponga a la violencia, pero es importante ser consciente de que la dependencia puede convertirse en un elemento que haga que aumente la probabilidad de que ocurra.
Dicho de otra manera. Una víctima de malos tratos siempre es dependiente, pero una persona dependiente no tiene por qué estar condenada a ser víctima de malos tratos.
La capacidad de autonomía (económica y emocional, etc.) se convierte en el objetivo esencial de la intervención con mujeres víctimas de violencia de género. Y sobre esa premisa se construyen los recursos de apoyo para salir de las relaciones violentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *