Vacaciones de las cuidadoras de personas mayores

Vacaciones de las cuidadoras de las personas mayores. Si cuentas con una cuidadora empleada para atender a un familiar tuyo esto te interesa. Las vacaciones de las cuidadoras o de las empleadas de hogar son igual que en los demás empleos. Puesto que todos los empleos por cuenta ajena cuentan con vacaciones.

Vacaciones de las cuidadoras. Características

En muchas ocasiones, pensamos que las empleadas de hogar y las cuidadoras de personas mayores a nível particular, no cuentan con vacaciones. Pero no es así. Se trata de un empleo como cualquier otro aunque no se encuadre en el régimen general, si no, en el régimen especial de las empleadas de hogar. Por esta razón se tiende a confundir.
Las vacaciones de las cuidadoras son 30 días por año. Lo que sucede es, que como en la mayoría de empleos, suele partirse durante el año, por ejemplo:
15 días de vacaciones transcurridos 6 meses. Esta modalidad es muy habitual y equitativa. Las familias suelen elegir los 15 días que más les conviene mientras que la cuidadora decide los otros 15 días de vacaciones.
1 semana durante 4 meses. De esta forma, el impacto de las vacaciones sobre las familias es menor. A la vez que las cuidadoras cuentan con unas vacaciones distendidas y en diferentes épocas del año.

¿Qué suelen hacer las familias cuando la cuidadora está de vacaciones?

Depende de cada caso según las posibilidades de la familia. En primer lugar, las familias suelen repartirlas durante el año. Siempre con el pre acuerdo con la cuidadora. Para así minimizar el impacto de las vacaciones de la persona que se encarga de su familiar.
Otra solución habitual es que se llevan a su familiar de vacaciones, de esta forma pasan más tiempo juntos y así aprovechar el tiempo que no tienen durante el resto del año.
En caso de que la familia tengan contratadas dos cuidadoras para los 7 días de la semana. La opción más habitual es que las cuidadoras desplieguen su horario a la hora de cubrir las vacaciones de la compañera. Y así, entre las dos profesionales suelen cubrir todo el año a la vez que ven reflejado un incremento salarial.
Otra opción que es la menos habitual, es contar con otra cuidadora de sustitución y duplicar nóminas.

Vacaciones de las cuidadoras: ¿Por qué son tan importantes?

Contar con un trabajador motivado, satisfecho e ilusionado con su trabajo es muy importante. Por ello es vital tener en consideración las prioridades del trabajador, sin descuidar las necesidades propias. En AIUDO siempre recomendamos que las vacaciones se pacten por mutuo acuerdo. De esta forma se refuerza la adaptación entre las partes y las cuidadoras vuelven de las vacaciones más motivadas.

¿Cómo solicitar las vacaciones?

En primer lugar hay que hacerlo con suficiente antelación y con tiempo. No hay que olvidar que tanto si soy familia, como si soy cuidador, la otra parte deberá planificarse y adaptarse.
Tener en consideración a la otra parte. Importa mi opinión, pero también la de la persona que tengo contratada como cuidadora, o la persona que me tiene contratada.
Cumplir lo acordado y evitar posibles imprevistos. No hay nada peor que propiciar una marcha rápida e inminente, de esta forma las familias no vuelven a contar con el cuidador en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *