Sobreviviendo en la era digital: dos millones de españoles siguen adictos al teletexto

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

11 de agosto de 1988. Manolo Alvárez entra en su casa, se acomoda en el sofá y dentro de la amalgama de botones del mando a distancia encuentra uno en concreto que le abre a un nuevo mundo que le acompañará hasta hoy. Es inconfundible, icónico, gratuito y con un fondo negro como en un videojuego Atari. La mezcla de colores estridente continúa dando la bienvenida a quien, por nostalgia o curiosidad, pulsa el botón del mando a distancia que, automáticamente, traslada al usuario a la pantalla donde las noticias más importantes del día se suceden en un pequeño carrusel a modo de un ‘Última hora’, mezcladas con otros bloques informativos, el horóscopo y los deportes. 40 años más tarde, 2 millones de españoles siguen adictos al teletexto, convirtiéndose en la resistencia de internet y de la inteligencia artificial.

La primera emisión del teletexto en España se produjo un 16 de mayo de 1988 y casi 4 décadas después todavía continúa siendo uno de los formatos de información preferidos por muchos españoles, en una época en la que prima la inmediatez de las redes sociales e internet, el teletexto se ha convertido en la resistencia audiovisual.

El teletexto de TVE, el pionero y el más visible

En España, el teletexto llegó por primera vez a través de la televisión pública (TVE) en el año 1988, y más tarde con su llegada a las cadenas privadas como Antena 3 y Telecinco, que comenzaron sus emisiones en 1990. A diferencia del caso de Reino Unido y la BBC, cuyo teletexto dejo de emitirse hace 5 años, en España este servicio sí se mantiene en los principales canales.

A finales de los años 80 el teletexto fue una de las herramientas de información más accesibles, así como a lo largo de los años 90.

Es un sistema que permite leer noticias y datos de interés a través del televisor del hogar con tal solo 8 colores y 24 líneas de 40 caracteres. Los españoles podían leer contenido, consultar la programación diaria o añadir subtítulos a las emisiones televisivas, incluso ver la información actualizada sobre el pronóstico del tiempo.

La principal finalidad de este sistema, además de informar, consistía y consiste en prestar un servicio a las personas con discapacidad auditiva. De este modo comenzaron a crearse subtítulos para los principales programas de las emisoras.

El modelo original establecido por TVE y seguido por el resto de canales españoles comienza por la página 100, que supone la portada, con el índice de contenidos, y después se divide en secciones (noticias, deportes, servicios, accesibilidad, entre otras opciones), que abarcan normalmente hasta la página 899.

Un primer plano de un mando de televisión con sus botones, incluido el de teletexto.

El teletexto hoy en día y su evolución

El último estudio sobre esta tecnología muestra que en la actualidad el 99,3 por ciento de los hogares españoles todavía tiene teletexto y que 2,3 millones de personas consultan diariamente este servicio. Las funcionalidades más comunes son la actualización de noticias, información meteorológica, consulta de números premiados de lotería, el horóscopo o conocer la programación de la parrilla de películas de las principales cadenas del país.

Pero antes también permitía chatear con personas desconocidas, incluso llegó a incluir una “línea caliente”.

Una imagen del teletexto del mapa de España en amarillo sobre un fondo azul.

Incluso es posible ver actualmente una página que ofrece todos los prefijos telefónicos de España, que además está desactualizada.

Una de las curiosidades que aporta esta herramienta comunicativa es que en 1998 subtituló el primer programa en directo y existían una serie de páginas ocultas como la 417 que se utilizaba en el ente público para saber las horas exactas en las que se producían las desconexiones.

Algunas curiosidades sobre el teletexto: retirada de centros penitenciarios

En octubre de 2020, las autoridades penitenciarias detectaban que presos de la cárcel de A Lama (Pontevedra) se comunicaban con el exterior a través del servicio de teletexto, al que accedían a través de las televisiones del centro.

La dirección de la prisión ordenó meses más tarde que se bloqueara la función del teletexto en la cárcel por “motivos de seguridad”.

Lo hicieron como medida preventiva tras averiguar que varios internos recibían mensajes a través de páginas abiertas de citas, contactos o anuncios del teletexto, utilizando seudónimos, palabras clave, páginas y horas concretas, para evitar ser detectados.

¿Cuál es el futuro del teletexto?

Si España siguiese el ejemplo de otros países como el de Reino Unido, es probable que más pronto que tarde el teletexto terminase desapareciendo. Sin embargo, con las plantillas dedicadas al teletexto cada vez más reducidas y los procesos cada vez automatizados, el coste podría llegar a ser rentable, gracias a la mínima inversión publicitaria que todavía hoy se mantiene.

@aiudo_es ¿Sabías que 2 millones de personas siguen viendo el teletexto? 📺 Le preguntamos a los mayores qué uso le dan y qué futuro le auguran 🗣️ #teletexto #television #personasmayores #Aiudo ♬ sonido original – Aiudo

Hay que destacar, además, que este sistema ofrece un servicio esencial para las personas sordas, pues desde sus inicios ha permitido subtitular programas, series y películas. Si bien, con la aparición de nuevas aplicaciones que facilitan la accesibilidad para las personas sordas, así como las televisiones más modernas, el futuro del teletexto es incierto.

De momento está más que claro que el teletexto seguirá existiendo, al menos a corto plazo. De hecho, en otros países como es el caso de Alemania todavía guarda muchos adeptos, pues unos 18 millones de alemanes siguen utilizando el teletexto de forma regular, lo que supone casi una cuarta parte de la población del país. Tal es la magnitud de su importancia en Alemania, que incluso miles de personas firmaron una petición en 2018 cuando el servicio eliminó los resultados del campeonato de bolos.

En España, su futuro parece estar ligado al de las personas de mayor edad, por su comodidad y su arraigo. Más de 35 años después de su llegada, el teletexto en España continúa existiendo, pero con un futuro oscuro en el que el avance de las nuevas tecnologías lo han dejado apartado.

Y así es cómo se desvanece el teletexto lentamente en la historia de la televisión, aunque deja un legado de curiosidades de todos los colores. Desde su apariencia hasta sus laberínticos menús, el teletexto ha sido testigo silencioso de la evolución tecnológica. Se trata de uno de los últimos resquicios analógicos que todavía tiene vida en un mundo cada vez más digitalizado.

Comentarios para Sobreviviendo en la era digital: dos millones de españoles siguen adictos al teletexto
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada