Los 5 síntomas de infarto más comunes en personas mayores

Los síntomas de infarto pueden ser de diverso tipo y manifestarse en una persona u otra de forma distinta. Además, no se presentan con la misma gravedad, por lo que es importante conocerlos, ya que el infarto es una de las principales causas de muerte en España.

De hecho, en algunos casos, puede que el afectado sufra un paro cardíaco repentino y, en otros, la persona puede padecer solamente un dolor leve en el pecho.

Por este motivo, vamos a indicaros la sintomatología más común, para que en el caso de que padezcáis alguno de estos síntomas de infarto os pongáis en contacto con el servicio de emergencias (llamar al 112) si creéis que estáis sufriendo un ataque cardíaco que podría llegar a ser mortal.

Además, si somos nosotros los que vemos a una persona inconsciente y pensamos que podría estar sufriendo un infarto, después de llamar a emergencias, hay que comprobar que respira y tiene pulso. De no ser así hay que realizarle RCP (reanimación cardiopulmonar o reanimación cardiorrespiratoria).

Síntomas de infarto

Estos son los síntomas de infarto más comunes:

presion en el pecho

1. Presión en el pecho o dolor en otras partes del cuerpo

Este es uno de los síntomas de infarto que puede aparecer con mucha anticipación. Un dolor, opresión o sensación de comprensión en el pecho de forma recurrente indica que al corazón le falta oxígeno.

Este dolor de pecho o tórax, en ocasiones, puede trasladarse a otras zonas del cuerpo como el brazo izquierdo, la espalda o la mandíbula.

Esta angina de pecho (obstrucción temporal de la arteria coronaria) aparecerá a raíz de un sobre esfuerzo físico y debe desaparecer en el momento de descanso. Si esta obstrucción no desaparece pasado unos instantes, será porque la arteria coronaria ha quedado totalmente obstruida y se está padeciendo un infarto.

problemas para respirar

2. Problemas para respirar

La dificultad de respirar por sí sola no es un indicador de que se está sufriendo un infarto. Pero si estos problemas van acompañados de dolor o del resto de síntomas sí que se recomienda contactar con las autoridades sanitarias.

El hecho de que cueste respirar se debe a la sensación de opresión y compresión que se siente, agravando el dolor en sí y el nerviosismo, esta dificultad se llama disnea.

La disnea ocurre cuando las vías respiratorias se encogen. Cuando el infarto tiene lugar, se produce una reducción de oxígeno en el diafragma y en los músculos del pecho.

Por culpa de esta falta de oxígeno, los músculos se tensan y aumenta la respiración por la boca o el pecho, aumentando la inflamación y la mucosidad de las vías respiratorias que causa a su vez el flujo de aire que entra sea menor.

nauseas y vomitos

3. Náuseas, vómitos e indigestión

El dolor en el pecho puede producir náuseas y vómitos, sobre todo en personas diabéticas o pacientes más ancianos, por lo que este puede ser también uno de los síntomas de infarto a tener en cuenta.

Esta molestia en la boca del estómago, o sensación de tener el estómago revuelto, es un síntoma que no suele estar presente en todos los pacientes que han sufrido un infarto, por lo que es de los síntomas que más cuesta asociar a un paro cardíaco.

Asimismo, la persona puede sentir como una indigestión de repente, sin haber consumido nada pesado, e incluso tener ardor de estómago y dolor en el abdomen.

sudoración excesiva

4. Sudoración excesiva

Cuando el corazón se dispone a bombear la misma cantidad de sangre que antes, pero teniendo alguna de sus arterias obstruidas, tiene que hacer un sobre esfuerzo mayor al habitual. Esto provoca que la temperatura corporal del cuerpo aumente, y el sistema comienza a sudar para mantenerla controlada.

Los sudores fríos o una piel fría y húmeda de forma repentina y sin ningún motivo específico, si se acompaña con una situación de malestar general, puede ser un síntoma de que en unos momentos se puede sufrir un ataque al corazón.

Pero al igual que con la disnea, si los tratamos de forma particular no son síntomas de infarto que nos puedan revelar si se padece uno o no.

mareos uno de los síntomas de infarto

5. Sensación de fatiga, aturdimiento, mareos y pérdida de conocimiento

Cuando una persona se siente aturdida, sufre algún mareo repentino o llega a perder el conocimiento también puede ser un indicador de que esta persona puede estar sufriendo un infarto.

Hay que indicar que el que una persona pueda llegar a perder el conocimiento por un infarto es una situación poco común, pero que puede llegar a suceder.

La obstrucción de las arterias coronarias que nutren al corazón, al estar obstruidas, impiden que la sangre circule correctamente hacia las arterias cerebrales. Cuando una parte del cerebro no recibe sangre suficiente puede provocar una pérdida del conocimiento repentina.

De otro lado, en caso de tener sensación de fatiga idiopática, cansancio y falta de fuerzas, puede ser también una señal de que va a ocurrir un infarto. Ya que el cansancio extremo puede ser una muestra de que el corazón precisa trabajar más para bombear sangre.

Finalmente, queremos remarcar que de todos los síntomas de infarto descritos, el más común es el dolor en el pecho, presente en prácticamente todos los infartos precedidos por una sintomatología alarmante.

Por otra parte, también se estima que algo más de un cuarto de los infartos son “silentes”, es decir, sin síntomas previos y por tanto, sin dolor.

En cualquier caso, desde Aiudo os recomendamos nuevamente que en el caso de presentar síntomas, hay que acudir a urgencias de inmediato o llamar al 112, aunque al final no se trate de un infarto. Más vale prevenir antes de que sea tarde.

Muchas personas que tienen síntomas de infarto no actúan con la rapidez necesaria porque no los reconocen o bien no son intensos y acaban tendidos en el suelo antes de darse cuenta que lo que verdaderamente están sufriendo. Por eso, no dudes en pedir ayuda cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *