Sarpullido por calor en personas mayores: ¿Qué es y cómo actuar?

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

El verano es la época del año en la que más erupciones suelen manifestarse sobre la piel de las personas. Algo con lo que conviene tener especial cuidado en mayores de 65 años, por los riesgos que entraña para su salud.

Las personas de edad avanzada son más propensas a la aparición de rojeces en la piel, como es el caso del sarpullido por calor, debido a una menor capacidad para regular la temperatura corporal, una piel más delgada y una disminución en la producción de sudor.

Este trastorno se produce cuando los conductos de sudor se obstruyen, lo que lleva a una acumulación de sudor debajo de la piel y, por ende, a la aparición de pequeñas erupciones rojas, ampollas o protuberancias.

Es en período estival cuando aparecen este y otros problemas relacionados con la exposición al sol, como es el caso del golpe de calor en personas mayores, con el que también conviene tener especial detenimiento para saber cómo actuar como cuidadores.

¿Qué es un sarpullido provocado por calor?

El sarpullido por calor es una condición cutánea común que afecta especialmente a las personas mayores durante los meses más calurosos del año. También conocido como miliaria, este problema dermatológico puede ser incómodo y molesto, pero con un conocimiento adecuado y medidas preventivas, puede ser manejado de manera efectiva.

Suelen aparecer en el escote, en la espalda o debajo de las axilas. Los conductos sudoríparos obstruidos pueden causar inflamación a largo plazo en determinadas circunstancias.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

¿Cómo prevenir un sarpullido por calor? Consejos

En primer lugar, es esencial mantenerse fresco y evitar la exposición prolongada al calor. Usar ropa suelta y transpirable, preferiblemente de algodón, puede ayudar a permitir una mejor circulación del aire y evitar la acumulación de sudor. Además, es recomendable tomar duchas o baños frescos con regularidad para refrescar la piel y mantenerla limpia.

La hidratación adecuada es otro aspecto crucial para prevenir el sarpullido por calor en personas mayores. Ingerir suficiente agua a lo largo del día es fundamental para mantener la piel hidratada y favorecer la sudoración, lo que ayuda a regular la temperatura corporal.

Asimismo, evitar el uso de productos cosméticos pesados y permanecer en ambientes frescos y bien ventilados puede contribuir a reducir la probabilidad de sufrir sarpullido por calor. En casos de sarpullido existente, aplicar compresas frías o utilizar cremas y lociones calmantes puede aliviar los síntomas y acelerar la recuperación.

Una imagen de un brazo con sarpullidos.

El sarpullido por calor es un problema frecuente en personas mayores durante los meses calurosos, pero adoptando medidas preventivas y siguiendo una adecuada higiene y cuidado de la piel, es posible minimizar su impacto. Mantenerse fresco, hidratado y usar ropa adecuada son acciones clave para evitar el sarpullido por calor y disfrutar de un verano más cómodo y saludable.

¿Cómo saber si es sarpullido por calor?

Para saber si se trata de salpullido por calor, que es también como se conoce al sarpullido, por lo general, hay que fijarse en su aspecto y no suele requerir atención médica. Pero si no desaparece después de 3 o 4 días, o si parece estar empeorando, conviene comunicarse con su médico de inmediato.

La dermatitis de contacto es una causa común de salpullido localizado. Esto se da en los casos en los que existe un pequeño salpullido que no desaparece. La dermatitis de contacto suele empezar con ronchas rojas que luego pueden convertirse en ampollas, como en el caso de la hiedra venenosa. 

La diferencia fundamental es el origen de la dermatitis. Mientras que la dermatitis atópica es de origen desconocido, la dermatitis alérgica se produce por un agente externo.

Síntomas de la miliaria

Estas erupciones, o bultos, se observan en los pliegues de la piel o donde la ropa tiene más contacto con la misma. También conviene vigilar la parte superior de las axilas, entre la flexión del codo o en la ingle.

El sarpullido por calor se puede manifestar de estas cuatro maneras:

  • La más leve, con formación de ampollas de líquido y bultos que se revientan fácilmente.
  • La que afecta a un nivel más profundo de la piel y que causa bultos de tono rojo, picor intenso o cosquilleo.
  • La llamada ‘pustulosa’, con inflamaciones de la piel con pus.
  • La menos frecuente que afecta a la capa de piel más profunda, con lesiones firmes y enrojecidas por el sudor atrapado.

Una imagen de un brazo con rojeces.

¿Cómo quitar el sarpullido por calor?

Las erupciones por calor aparecen como consecuencia del sudor. Cuando las personas producen sudor y este no puede drenarse correctamente, se forman las erupciones por calor. La causa es el bloqueo de las glándulas sudoríparas.

No se debe confundir el sarpullido por calor con una alergia al sol, a pesar de que los síntomas son similares, pues deben tratarse de manera diferente.

Comentarios para Sarpullido por calor en personas mayores: ¿Qué es y cómo actuar?
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada