Alerta en Madrid: se quintuplican en seis años los casos de sarna humana

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Los episodios de sarna o escabiosis se han multiplicado por más de cinco en los últimos seis años en la Comunidad de Madrid, pasando de los 3.413 contagiados en 2018 hasta llegar a una cifra de 18.352 en 2023, año en el que el número de brotes en residencias de personas mayores se ha disparado con respecto al quinquenio anterior. Todo esto según los datos publicados recientemente por la Consejería de Sanidad de Madrid.

La sarna en ancianos es bastante preocupante y, de hecho, se ha convertido en un problema creciente. Esta afección puede mermar considerablemente la calidad de vida de los mayores y, si no se trata adecuadamente, puede derivar en otras complicaciones.

La sarna humana es una infección de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei. Los síntomas incluyen picor intenso, especialmente por la noche, y la aparición de ronchas y escaras en la piel. La infección se transmite fácilmente a través del contacto piel a piel y puede afectar a personas de todas las edades, sin que tenga nada que ver el nivel de higiene que mantenga la persona infectada.

Aumento de casos de sarna en España

Esta infección ha sido bastante frecuente a lo largo de la historia y ha solido derivar en epidemias debido a lo contagiosa que es. En España, desde hace algunos años se está detectando un aumento de los casos, siendo especialmente frecuente la sarna en residencias de ancianos.

Los colectivos más vulnerables son precisamente los ancianos, los niños, las personas con un sistema inmunitario debilitado y quienes conviven en residencias, hospitales y centros penitenciarios.

Algunos estudios apuntan a que un elevado porcentaje de casos colectivos de sarna humana se han diagnosticado en residencias de mayores. Los ancianos son el colectivo más frecuente que ingresa en un hospital a causa de este tipo de infección.

Un estudio de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía revela que el 40% de los casos registrados en esta comunidad autónoma en los últimos cinco años se han producido en residencias.

 

Vista de microscopio de los ácaros de la sarna

 

Estas cifras son bastante preocupantes y alertan de una situación que debe tenerse muy en cuenta. Y es que a pesar de que la sarna humana afecta en el mundo a unos 200 millones de persona, para la OMS sigue siendo un problema de salud poco reconocido.

A raíz de la pandemia ocasionada por la COVID-19, se ha experimentado un aumento exponencial de los casos. Los expertos creen que pueda deberse, en parte, al colapso de los centros médicos y a que la población permaneció más tiempo en casa, contagiando a otros integrantes de la unidad conviviente.

¿Qué sucede con la sarna en residencias de ancianos?

El aumento de casos de sarna en las residencias de ancianos puede deberse a diversos factores:

  • Falta de conocimiento sobre esta infección: muchos profesionales no saben cómo abordar el problema de la sarna ni tampoco qué medidas hay que tomar cuando se detecta el primer caso. Esto provoca que los contagios vayan en aumento y que después sea más difícil de erradicar el problema.
  • Falta de recursos para tratar a los residentes infectados: la sarna exige de un protocolo preciso que incluye el aislamiento de los infectados, la total desinfección de las áreas comunes y la ropa de cama y la notificación a las autoridades sanitarias.

Además, es importante que las residencias cuenten con el personal y los recursos necesarios para detectar y tratar la sarna humana, así como para prevenir su propagación. Esto incluye el personal de enfermería y médicos capacitados para detectar y tratar la infección, así como la disponibilidad de medicamentos y otros recursos necesarios para poner en marcha el tratamiento.

¿Qué provoca la sarna en humanos?

La sarna en humanos, también conocida como ‘escabiosis’, se produce cuando el ácaro Sarcoptes scabiei se introduce en la piel y comienza a crear surcos y túneles en la superficie cutánea, buscando los mejores lugares para poner sus huevos. Esto genera una reacción alérgica caracterizada por erupciones cutáneas y un picor muy intenso, que algunas personas describen como ‘insoportable’.

Para diagnosticar la sarna humana es necesario prestar atención a las lesiones que presenta el sujeto, aunque a veces puede confundirse con otros trastornos cutáneos como la dermatitis atópica. Siempre es recomendable que el médico analice una pequeña muestra cutánea en el microscopio para salir de dudas.

Síntomas de escabiosis:

  • Prurito intenso, sobre todo por las noches.
  • Erupción cutánea que puede ser roja, escamosa y con pequeñas burbujas o ampollas.
  • Costras y raspones ocasionados por el rascado intenso.
  • Abundancia de lesiones entre los dedos, los pies, los codos, las rodillas, las axilas y la zona púbica.
  • Sensación de quemazón o de que algo corre por la piel.

Tipos de sarna humana

Existen varios tipos de sarna humana, también conocida como escabiosis, que son causados por diferentes ácaros. Los tipos más comunes de sarna humana incluyen:

  • Sarna común (Sarcoptes scabiei var. hominis): es la forma más frecuente de sarna humana y está causada por el ácaro Sarcoptes scabiei var. hominis. Estos ácaros excavan túneles en la capa superior de la piel, causando picazón intensa y erupciones cutáneas.
  • Sarna noruega (Sarcoptes scabiei var. norvegica): también conocida como “costra láctica” o “sarna costrosa”, es una forma más grave y contagiosa de sarna. Se caracteriza por una infestación masiva de ácaros que resulta en la formación de gruesas costras de piel muerta y descamación. La sarna noruega es más común en personas con sistemas inmunológicos comprometidos.
  • Sarna de la silla de montar: este tipo de sarna se caracteriza por afectar principalmente las áreas genitales, perineales y glúteas. Es más común en niños pequeños y personas mayores.
  • Sarna costrosa: similar a la sarna noruega, pero con lesiones menos graves y una menor cantidad de ácaros presentes en la piel.

Es importante buscar atención médica si se sospecha de sarna, ya que el tratamiento temprano puede prevenir complicaciones y ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad. El médico puede prescribir medicamentos tópicos o orales para tratar la infestación de ácaros y aliviar los síntomas. Además, es fundamental seguir las medidas de higiene y evitar el contacto cercano con personas infectadas para prevenir la propagación de la sarna.

¿Cómo se contagia la sarna humana?

A muchas personas les surge la siguiente duda cuando se enteran de que han estado en contacto con una persona infectada: ¿Es contagiosa la sarna? La respuesta es que sí lo es, y mucho.

Mujer sentada mayor rascándose las piernas

 

La sarna humana se contagia, principalmente, por medio del contacto piel con piel directo con una persona afectada. Esto puede ocurrir a través de las relaciones sexuales, por contacto físico cercano o por el hecho de compartir ropa, toallas u otros tejidos con un infectado.

Consejos para evitar el contagio de escabiosis:

  • Evitar el contacto con personas que tienen sarna o que la han tenido hace poco.
  • No compartir tejidos ni objetos personales.
  • Evitar probarse la ropa en las tiendas cuando no sea imprescindible.
  • Lavar a 60º todos los tejidos que han estado en contacto con un infectado (ropa de cama, ropa de vestir, fundas de sofás, entre otros.).
  • Mantener la piel limpia.

¿Cómo curar la sarna humana rápido?

El tratamiento de la sarna en humanos es relativamente sencillo. El médico generalmente suele recetar permetrina al 5%. Esta crema debe aplicarse en seco desde la cabeza hasta los pies por la noche, prestando especial atención a las zonas interdigitales y debajo de las uñas.

También es útil la aplicación de lindane al 1% durante 12 h, a continuación, lavarse y repetir nuevamente el tratamiento una semana después.

El agua fría ayuda a aliviar el picor, al igual que los antihistamínicos, si así lo recomienda el médico.

Otra duda frecuente es la de cuánto tiempo dura la sarna en el cuerpo humano. Pues bien, lo habitual que es los síntomas no se extiendan más de dos semanas si se sigue el tratamiento concienzudamente. Generalmente, esta infección no deja secuelas si se ha tratado correctamente, aunque algunas personas reportan resequedad de la piel.

Cómo saber si tengo sarna

La sarna, también conocida como escabiosis, es una enfermedad de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei. Los síntomas comunes de la sarna incluyen:

  • Picazón intensa, especialmente por la noche.
  • Erupciones cutáneas que pueden parecer pequeñas protuberancias rojas o líneas en la piel, especialmente entre los dedos, en las muñecas, codos, axilas, área genital, cintura y alrededor de los pezones (en mujeres).
  • Piel irritada o inflamada debido al rascado excesivo.
  • Pequeñas protuberancias blancas o grisáceas en la piel (que pueden ser los ácaros o sus huevos).
  • En casos graves, pueden presentarse costras, heridas o engrosamiento de la piel debido al rascado constante.

Si sospechas que puedes tener sarna, es importante que consultes a un médico o dermatólogo para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado. El médico puede realizar un examen físico y, si es necesario, tomar una muestra de piel para examinarla bajo el microscopio para confirmar la presencia de ácaros de la sarna.

Comentarios para Alerta en Madrid: se quintuplican en seis años los casos de sarna humana
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada