Qué hacer si mis padres no se dejan cuidar

Qué hacer si mis padres no se dejan cuidar. Esta es una situación muy descriptiva en la que vivimos muchas personas que estamos entre los 40 y 55 años. Y fue un tema que tratamos en un post anterior sobre cómo convencer a mis padres para que se dejen cuidar.
Y es que esta problemática no es nueva. Desde siempre el ser humano adulto no se ha dejado cuidar aún cuando lo necesitaba. Y concretamente ahora en el caso de las personas mayores es más recurrente de lo que nos pensamos.

Qué hacer si mis padres no se dejan cuidar

La resistencia que podemos encontrar en nuestros padres ante la necesidad del cuidado puede ser muy fuerte. Por ello, esta no es una cuestión a trabajar durante un día o una semana. Si no que requiere una atención y una empatía durante varias semanas para que al final se logre alcanzar el acuerdo con el familiar.
Muchos de nuestros padres tienen reticencias a que un desconocido entre en casa, aunque sean unas pocas horas. Incluso son capaces de negar que necesiten ayuda, de cualquier tipo. Por ello no demandarán esa necesidad, acarreando ellos mismos con las tareas incluso aún siendo negativo para su salud.
Por eso es importante detectar cuando nuestros padres necesitan un cuidador que les ayude. Y esta es una responsabilidad que recae en los hijos y familiares cercanos. Además de la responsabilidad entre hermanos de consensuar qué hacer cuando los padres no se dejan cuidar.
Una vez esté detectada la necesidad hay que realizar la labor de visibilizar tal necesidad. Para que sean nuestros propios padres los que primero, reconozcan que necesitan ayuda, y que nos la pidan.

Factores que ayudan a convencer a nuestros padres para que se dejen cuidar

Lo primero que hacer si nuestros padres no se dejan cuidar es conocer porque sucede.
Hay un ejemplo que es muy clásico y que provoca frecuentemente que nuestros padres no acepten el cuidado. Y es el de la persona mayor que ha sufrido una rotura de cadera y necesita cuidados temporales. Esta necesidad es total porque la persona se encuentra totalmente impedida. No obstante, no es raro que muestre una resistencia enorme a la idea del cuidado y que niegue necesitar cualquier tipo de ayuda.
Por ello, una de las claves fundamentales para que nuestros padres se dejen cuidar es contratar un servicio de pocas horas para que se vayan acostumbrando de forma paulatina. Aquí, lo que dependerá de si la persona mayor acepta o no el servicio es la valía y sobre todo el feeling con la cuidadora.

La resistencia al cuidado de nuestros padres

Una vez hemos conseguido que una cuidadora acuda al domicilio unas pocas horas para atender de nuestros padres. Dependerá de la valía, empatía y trato que esta cuidadora realice con respecto a nuestros padres. Siempre es fundamental que para garantizar la aceptación del cuidado la profesional elegida tenga un trato excelente y exquisito.
Las cuidadoras por horas es la mejor figura para atender a aquellas personas que muestran resistencias. En aras de evitar la sensación de “invasión” del domicilio o también el reconocimiento de la falta de autonomía. Ya que ambos elementos provocan un sinfín de sensaciones negativas en nuestros mayores y que influyen muy negativamente en la aceptación del cuidado.

Entender a nuestros padres

Para poder afrontar esta problemática es indispensable que los hijos hagan un ejercicio para entender a sus padres. De esta forma podremos lograr a comprender porqué sucede y sobre todo sobre la pregunta de qué hacer si mis padres no se dejan cuidar.
Debemos conocer las sensaciones que deben estar pasando al envejecer. Ponernos en su lugar y asumir que en un futuro nos sucederá a nosotros. Además de comprender que algún día nuestros hijos, que ahora son pequeños, tomarán decisiones por nosotros. Igual que ahora lo estamos haciendo por nuestros padres al pensar en qué hacer si mis padres no se dejan cuidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *