Los auxiliares de ayuda a domicilio son un servicio de cuidados que permite a las personas que se encuentran en situación de dependencia ser atendidas en su propio domicilio. Y es que debemos recordar que el 87% de las personas mayores quiere envejecer en su casa y no en una residencia. Por ello, es un servicio sumamente importante y que en ocasiones no obtiene la valoración que le correspondería.

Desde AiUDO, siempre hemos reconocido la necesidad de la coexistencia de los distintos servicios como las residencias, los centros de día para mayores, los SAD (servicios de atención domiciliaria) o la contratación directa de cuidadores o personal doméstico. Esta variedad de servicios, que además, está dirigida a satisfacer a las personas mayores en sus diferentes grados de dependencia o incluso les da la posibilidad de elegir cómo envejecer. Esta cartera de servicios es necesaria.

Auxiliares de ayuda a domicilio ¿Qué tareas realizan?

Las competencias del auxiliar de ayuda a domicilio, según CCOO, son variadas y están dirigidas a apoyar a las personas mayores o en situación de dependencia en distintas áreas.

Primero, la atención personal. El auxiliar de ayuda a domicilio se encarga del aseo personal del usuario así y como de su higiene, incluida la bucal. Además, también debe ayudar a la persona a vestirse en caso de que lo requiera.

En cuánto a la supervisión y ayuda a la ingestión de medicamentos, el auxiliar debe realizar esta labor de una forma diligente para garantizar la seguridad y la toma adecuada de los mismos. También deberá ayudar en la ingestión de alimento en aquellos usuarios que precisen de un apoyo.

El auxiliar de ayuda a domicilio debe conocer y manejar las ayudas técnicas de un domicilio. Es muy común que el usuario se encuentre en situación de gran dependencia y apenas tenga movilidad. En estos casos es necesario que la familia proporcione el material adecuado para la realización de traslados y movimientos. Por ejemplo, el instrumento más común es la grúa, por lo que es muy habitual que un auxiliar deba saber manejarla.

La vigilancia de la salud es un elemento muy importante en el día a día de cualquier persona con dependencia. Por ello es habitual que se pauten cambios posturales, vigilar la aparición de ulceras, tratar posibles heridas, inflamaciones o el cuidado de la piel.

Además, el auxiliar deberá encargarse de recoger recetas, acompañar al médico o realizar aquellas tareas del día a día del usuario, como fomentar su autonomía por medio de la estimulación cognitiva.

Cuidados de larga duración

Esta atención tan personal y especializada que comentábamos en el párrafo anterior y que generalmente se desarrolla ‘1 a 1’, es decir, un auxiliar para un usuario. Por esta razón el precio de auxiliares de ayuda a domicilio tiene un coste elevado. Al igual que otras soluciones como la residencia. El precio de auxiliares de ayuda a domicilio puede oscilar entre los 12€ y los 18€ la hora según el día y la cantidad de horas. Estas cifras en muchos casos son inaccesibles para una gran cantidad de personas. Por ello la importancia de la ley de la dependencia que subvenciona este servicio y permite el acceso gratuito a personas con bajos recursos.

Otra solución útil para los cuidados de larga duración es la del cuidador no profesional, sobre todo después de que se haya aprobado la cotización de cuidadores no profesionales. Aunque debemos destacar que esta figura se trata de un familiar que atiende a la persona en situación de dependencia, en ningún caso se trata de un auxiliar con formación acreditada.

Pero una de las soluciones que mayor protagonismo está teniendo desde 2011 es la contratación directa y personal de un cuidador. Esto permite que el cuidador se ocupe del usuario tanto en el plano asistencial como en el plano del hogar. Realizando tareas de cuidados y asistencia simultáneamente junto con las tareas de hogar como son la limpieza, la cocina, la compra y acompañamientos para ayudar a que la persona mayor no esté sola. 

Si una familia se dispone a contratar un cuidador debe contar con las mayores garantías en la selección de la persona y en la tramitación laboral y legal para evitar posibles sanciones. En esto podemos ayudarle en AiUDO si nos contacta.

En AiUDO fomentamos la contratación directa, es decir, la familia contrata directamente al cuidador, no a una empresa, lo que ha permitido que muchas familias a las que no se les concedía la ayuda a la dependencia puedan reducir el coste hora del servicio, hasta el punto de que en algunas ocasiones es la mitad (9€ por hora).