Personas mayores y nueva normalidad, ¿en qué cambia el panorama para ellos?

La nueva normalidad de la que llevamos semanas hablando y escuchando ya ha llegado a todo el territorio. Con ella damos también la bienvenida a una nueva incertidumbre: cómo va a cambiar el escenario que nos rodea y cómo debemos comportarnos para que nuestros mayores estén tan protegidos como precisan.

En comparación con los meses anteriores, esto es lo que ahora cambia y lo que debemos tener en cuenta:

Paseos durante la nueva normalidad

No hay ninguna franja horaria reservada para colectivo alguno. Esto es, las personas mayores ya no tienen que pasear a una hora determinada, como sucedía hace semanas durante las primeras fases de la desescalada.

No obstante, debemos tener en cuenta dos consejos para el paseo con nuestros mayores:

  • Pasear por zonas abiertas, en las que el contacto con las personas que transitan por la calle sea mínimo.
  • Pese a que no hay restricción horaria, no pasear durante ciertas horas en las que el calor apremia en demasía. Así, es importante no salir al exterior entre las 12:00 y las 17:00h para evitar posibles dolencias tan peligrosas como una insolación o un golpe de calor.

Mascarillas

En la nueva normalidad, el uso de las mascarillas continúa siendo obligatorio en determinados supuestos.

Estos son:

  • En la vía pública.
  • En los espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público.
  • Siempre que no sea posible mantener una distancia social de, al menos, 5 metros.
  • En el transporte público (autobús, ferrocarril, aéreo y marítimo).
  • En vehículos de hasta 9 plazas si los ocupantes no conviven en el mismo domicilio.

Desde el punto de vista sanitario, son la mejor arma para protegerse de un contagio y, desde el legal, si no la llevamos, nos podemos enfrentar a multas de hasta 100 euros.

Excepciones al uso de la mascarilla en la nueva normalidad

Hay personas que, por su situación específica, pueden prescindir del uso de la mascarilla. Se trata de las siguientes:

  • Personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla.
  • Personas en las que el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.
  • Desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla (como, por ejemplo, comer o beber en una cafetería).
  • Causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Reuniones familiares en la nueva normalidad

Las reuniones aumentan el número máximo de personas permitas, siendo este, en la mayoría de comunidades autónomas, de hasta 25 personas.

Junto con ello, con la nueva normalidad, nuestros mayores pueden recibir las visitas de los familiares que se encontraban en otras comunidades autónomas. Así, estas próximas semanas es tiempo de reencuentros esperados y deseados.

Pero, hay que tener especial cuidado con estas visitas a nuestros familiares más mayores. Los expertos advierten de que muchas familias se confían porque no ha habido ningún caso y una reunión o celebración puede favorecer, en gran medida, el riesgo de contagio. Por ello, antes de reunirnos en torno a nuestro familiar más mayor, debemos haber seguido, por parte de todos, una exigente rutina de precaución y prevención de cualquier situación posible de contagio. Solo mantener estos hábitos por parte de toda la familia, permitirá visitar a los más mayores con seguridad.

Cafeterías

El aforo de bares y cafeterías se amplía en todas las comunidades autónomas, tanto en interior como en las terrazas. Ello significa que si vamos a tomar un tentempié o refresco con nuestro mayor, tenemos que tener presente que la distancia entre las mesas será menor que semanas atrás, por lo que debemos tomar más precauciones:

  • No compartir
  • No pasar entre mesas o espacios concurridos.
  • Mientras no se está comiendo o bebiendo, continuar con la mascarilla puesta.
  • Evitar, en la medida de lo posible, ir al baño. Si es necesario porque nuestro mayor no puede esperar a llegar al hogar, lo recomendable es asegurarse de que el baño está en buenas condiciones y al llegar a él, que solo el acompañante de nuestro mayor toque los objetos.
  • Evitar el contacto con superficies y objetos innecesarios. De igual modo que en el baño, que solo sea el acompañante de nuestro familiar quien manipule el mobiliario de la cafetería (por ejemplo, que sea quien arrastre la silla para sentarse o levantarse ambos).
  • Lavarse o desinfectarse las manos antes de consumir y cada vez que se toca cualquier elemento del local.

Nueva normalidad = Mayor precaución

La nueva normalidad significa relajación de medidas restrictivas y, por lo tanto, necesidad de mayor precaución.

Debemos estar más alerta que nunca con el cuidado de nuestros mayores, pues no podemos olvidar que son población de riesgo y, como tal, su exposición a cualquier mínimo peligro de transmisión del virus debe ser minimizada. Olvidar esta advertencia puede acarrear consecuencias que hasta ahora hemos conseguido evitar y que no podemos descuidar.

Si trabajamos o realizamos actividades en lugares expuestos al contagio, no podemos atender a nuestro mayor como este necesita y como hasta ahora siempre lo habíamos hecho. Conscientes de la existencia de este problema en muchas familias, en Aiudo seleccionamos al cuidador idóneo para que nuestro familiar reciba la atención y cuidados que requiere, más en este contexto. Prueba de ello es que durante estas difíciles semanas, nuestra cartera de cuidadores ha sido nuestra mayor insignia y nuestro motivo de orgullo, pues han llevado a cabo una labor vital para todos nuestros mayores.

Y es que, gracias a su experiencia, el cuidador conoce a la perfección las precauciones que, en la nueva normalidad, tanto él como la persona mayor y el resto de la familia deben seguir. Así, el cuidador seleccionado aportará, al hogar, la seguridad que este nuevo tiempo precisa.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Cómo afectan las restricciones de Madrid a los mayores

Consejos coronavirus para las personas mayores

Día Mundial del Alzhéimer: la historia de Manuel

Mayores, de víctimas del Covid-19 a paladines de la conciliación

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend