Nadie en soledad esta Navidad

Leer la palabra “Navidad” es pensar inmediatamente en familia, en reencuentros, en celebraciones alrededor de una mesa que esos días congrega a los seres más queridos y en los mayores en buena compañía. Si nos detenemos un momento a pensar quién de esa mesa está más sonriente, más feliz y más emocionado, la respuesta nos viene enseguida a la mente: los más mayores del hogar. Ellos son los que han tejido esa familia que ahora se une en torno a ellos y por ello: Nadie en soledad esta navidad.

Nadie en soledad esta Navidad

Uno de los elementos decorativos que observan esa reunión tiene mucho que ver con ella. Cada miembro de la familia ha ido creciendo como cada una de las ramas del árbol de Navidad, desarrollándose todas ellas en torno a un tronco fuerte que ha sujetado los deseos, problemas, cambios, vivencias e ilusiones de cada una de las ramas. Un tronco que siempre se ha mantenido firme y que ahora, aún teniendo la misma firmeza, necesita compañía.

Sin embargo, hay quienes no tienen la posibilidad de pasar estas fiestas acompañados por sus familiares. Pero ello no significa pasarlas solas, sino acompañados por otra persona que, sin tener con ella un vínculo familiar, tiene una unión igual de fuerte que si este existiera: su cuidador.

Nuestros mayores y la Navidad

Al igual que nosotros, nuestros mayores se ilusionan cuando llega una época del año diferente en la que nuevas actividades surgen a su encuentro.

  • Ver las luces navideñas
  • Pasear con las calles decoradas
  • Preparar comida especial
  • Ver películas navideñas

O simplemente estar al lado de la estufa jugando a las cartas o simplemente charlando son planes que hacen con ilusión. Una ilusión tan necesaria para su estado anímico como físico. El cuidador no solo acompaña, sino que motiva a vivir todas estas actividades. De esta manera se logra que nuestros mayores se sientan activos y enérgicos, descubriéndose de nuevo capaces de hacer aquello que antes hacían pero que por no poder hacerlo solos se vieron obligados a dejarlo de lado. Y no hay nada que emocione más que verse capaces de volver a hacer lo que pensaron que nunca más podrían repetir.

El papel de una cuidadora en Navidad

Los cuidadores son capaces de aprovechar el ambiente navideño para crear una atmósfera dedicada a nuestros mayores. Una atmósfera en la que los protagonistas son ellos y el propósito: mejorar su circunstancia, sea la que esta sea. No olvidemos que el cuidador es un profesional del entendimiento, de la empatía, de la paciencia, del tacto y también del buen humor. Por no hablar  del positivismo y de la motivación. Es capaz de conseguir dar un grado de autonomía a una situación de dependencia, un motivo por el que ilusionarse a un estado de ánimo alicaído y una tarea dinámica a quien tiene que mantenerse activo.

Mayores en buena compañía

La Navidad es la oportunidad para comenzar una nueva etapa en la que tener a nuestros mayores en buena compañía y no solo durante estas fiestas, sino en todos los momentos del año en los que, al igual que en estos días, necesitan de un cuidador que los atienda, proteja y comprenda. Un cuidador que les ayude a continuar con la misma fortaleza que define al tronco de ese árbol de Navidad que nos recuerda la llegada de unos días especiales que todos merecemos pasar en compañía de alguien que nos cuida y mejora nuestro día a día. Y esa persona no es un cuidador cualquiera, es el cuidador que más afín sea a los gustos, propósitos y deseos de la familia y de la persona a la que va a acompañar.
Por otro lado, si ya tenemos la suerte de contar con ese cuidador, no nos olvidemos de que estos días también deberá atender algunos compromisos personales y seamos respetuosos con sus días libres.

Las fiestas navideñas son un motivo de alegría que debemos aprovechar para tener a nuestros mayores en buena compañía y transmitirles la tranquilidad de que siempre vamos a velar por su bienestar y para recordarles algo todavía más importante, que con ayuda y comprensión, son capaces de volver a tener la ilusión que caracteriza a la Navidad y ahora, a ellos.

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

Cómo mejorar la calidad de vida de los enfermos mayores

Coronavirus y personas mayores: síntomas y precauciones

Frases de tus abuelos: del "en mis tiempos..." a "cuántos novios tienes ya"

Los ancianos en la historia

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?