La escala de Bristol: ¿Qué es y para qué sirve?

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

A la hora de cuidar personas con algún grado de dependencia, entre otros muchos factores, hay que tener en cuenta el estado gastrointestinal de éstas, y permanecer en todo momento pendientes por si se tuviese que indicar algo alarmante a los profesionales médicos. Las características de las heces dan pistas sobre cómo está la salud intestinal. En muchas ocasiones, los expertos sanitarios preguntan cómo es la forma y la consistencia de las heces para tener la información de estos indicadores, y existen maneras efectivas de saberlo, como es el caso de la escala de Bristol.

¿Qué es la escala de Bristol?

La escala de Bristol es una clasificación visual utilizada para describir la forma y consistencia de las heces humanas. Fue desarrollada en el Bristol Royal Infirmary en el Reino Unido y se utiliza comúnmente en el ámbito médico para ayudar a evaluar la salud gastrointestinal y la función intestinal de una persona.

La escala de Bristol clasifica las heces en siete tipos diferentes, desde heces muy duras hasta las más líquidas, proporcionando una forma fácil y rápida de comunicar el aspecto de las deposiciones. Esta diferenciación puede ser útil para los profesionales de la salud al evaluar la función intestinal y diagnosticar posibles trastornos gastrointestinales. La escala de Bristol es una herramienta simple pero efectiva para la comunicación y comprensión de los patrones de evacuación intestinal.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

¿Por qué es tan importante la escala de Bristol?

Es posible que muchas personas tengan dificultades para analizar cómo son en cuanto a consistencia, forma, color, u olor sus deposiciones, pero lo cierto es que es importante llevar a cabo este análisis. Su consistencia y apariencia son un factor de especial importancia a la hora de determinar de dónde proceden las molestias gastrointestinales de un paciente.

Este indicador consiste en una tabla en la que se clasifican 7 tipos de heces, incluyendo una descripción de la forma y la consistencia de las heces acompañada de una representación gráfica en forma de diagrama. De esta forma, resulta sencillo para el paciente identificar qué tipo de materia fecal presenta, seleccionando la opción que más se parece a sus deposiciones en cuanto a forma y consistencia y definir si se encuentra en una situación normal o puede haber algún tipo de trastorno intestinal.

A pesar de que escala de Bristol no puede por sí sola vaticinar enfermedades de manera definitiva, sí puede proporcionar indicios o señales de posibles problemas gastrointestinales o cambios en la salud intestinal.

Los cambios en la forma y consistencia de las heces pueden ser síntomas de diversas afecciones, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal, la malabsorción u otros trastornos digestivos.

Tipos de heces según la escala de Bristol

La Escala de Bristol describe 7 tipos de heces, según su forma y consistencia:

  • Tipo 1: pequeñas heces muy duras y separadas que son difíciles de evacuar. Este tipo de defecación indican estreñimiento.
  • Tipo 2: heces de forma alargada e irregular. Estas deposiciones suelen asociarse al estreñimiento crónico y se reconocen porque forman una especie de conjunto a base de las bolas del tipo anterior.
  • Tipo 3: heces parecidas a una salchicha, pero con grietas en su superficie. Este tipo de deposiciones indican estreñimiento latente contiene más agua que las del tipo anterior.
  • Tipo 4: defecaciones alargadas, de textura blanda y lisa. Las personas que llevan una dieta equilibrada y una buena hidratación y que, además, evacúan una vez al día suelen presentar este tipo de heces.

Un señor mayor sentado en su cama se queja de un fuerte dolor de barriga.

  • Tipo 5: pequeñas bolas blandas con los bordes definidos y fáciles de evacuar. De todos los tipos que se definen en la escala de Bristol, este sería el óptimo. Las deposiciones de este tipo son las ideales y las que presentan las personas que evacúan entre dos y tres veces al día
  • Tipo 6: pequeñas heces blandas con los bordes desiguales. Este tipo de deposiciones suelen implicar urgencia por evacuarlas e indican cierta hiperactividad en el colón, deshidratación repentina, consumo excesivo de potasio, incluso, un aumento de la presión arterial cuya causa principal puede ser el estrés, entre otras causas.
  • Tipo 7: heces líquidas y sin masas sólidas. En este caso, las heces son diarrea y esto puede deberse a alguna infección intestinal.

Consejos para mejorar el estado de las heces

Se recomienda incluir cambios en la dieta para empezar a ajustar el sistema digestivo para lograr un ritmo saludable y prevenir que el estreñimiento ocasional sea un problema incómodo. Además de ser una forma magnífica de sentirse bien y mantenerse en forma, el ejercicio también es bueno para agudizar la mente y liberar tensiones que pueden causar molestias digestivas. Para mucha gente, también puede ayudar a prevenir el estreñimiento ocasional.

Asimismo, el estilo de vida y el estrés también puede ser un indicativo de problemas estomacales o estreñimiento. Es importante que familiares o cuidadores puedan identificar estos tipos de heces a tiempo para poder anticiparse a cualquier problema de salud de mayor gravedad a posteriori.

Comentarios para La escala de Bristol: ¿Qué es y para qué sirve?
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada