Kandy, ‘la abuelita mochilera’: “Somos nosotros los que marcamos nuestra edad”

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Nos encantan las historias de personas que desafían lo establecido y que superan día a día sus propios límites. Por eso, cuando conocimos el caso de Kandy, más conocida en Instagram como @abuelitamochilera, no pudimos resistirnos a pedirle una entrevista… Esta mujer lleva años viajando por el mundo, a todo tipo de países y entrando en contacto con culturas completamente diferentes a la nuestra. A pesar de tener casi 90 años, Kandy nos demuestra que la edad no nos define y que envejecer activamente SÍ es posible.

En sus ojos, vemos el brillo de una mujer que ama la vida y que está decidida a exprimirla al máximo. ¿Cuántos países ha visitado? ¿Viaja sola o acompañada? ¿Cómo tomó la decisión de dar la vuelta al mundo? Su historia es absolutamente sorprendente…

Aiudo: Antes que nada, Kandy, nos hemos enterado de que has tenido que guardar reposo porque te caíste y rompiste el brazo hace poco. ¿Cómo estás? Imaginamos que has tenido que retrasar viajes planeados…

Kandy: Este accidente para mí ha sido un toque de atención para aprender y me ha venido muy bien tener que aplazar mis viajes por algún tiempo y poder disfrutar así de mi familia y, sobre todo, de mi nieta que se está haciendo mayor y me estaba perdiendo muchos momentos maravillosos con ella, como son nuestras charlas.

Actualmente todo está progresando adecuadamente y ya estoy preparando mi siguiente viaje para el 1 de junio a Tailandia.

A: Kandy, ¿cómo nació tu pasión por los viajes? ¿Es algo que te ha acompañado toda la vida o se te despertó este interés a partir de un momento concreto? 

K: Cuando aun era muy joven regentaba un camping en San Sebastián, en una época en la que sólo existían 15 campings en toda España. Todos los clientes eran extranjeros y cuando yo me encontraba con esos viajeros que llegaban en una furgoneta, siempre les preguntaba que de dónde venían y ellos me decían que estaban dando LA VUELTA AL MUNDO. Esas palabras quedaron tan grabadas en mi mente que siempre me dije a mí misma: “un día yo también tengo que dar la vuelta al mundo”. Y te confirmo que lo que sueñas puede hacerse realidad.

Kandy, la abuelita mochilera en Vietnam

A: ¡Qué maravilla, Kandy! Eso es cierto, si verdaderamente deseamos algo, se puede lograr. ¿A qué te dedicabas antes de viajar a tiempo completo? ¿Cuál era la profesión que ejerciste antes de jubilarte? 

K: Después de dejar el camping de San Sebastián, mi familia se trasladó a la Costa de Granada, donde abrieron un nuevo camping. Como yo tenía la carrera de Derecho, ejercí en Motril como abogada hasta que me jubilé a los 65 años.

A: En las fotos y vídeos que compartes en tus redes sociales vemos que a veces apareces acompañada de más personas. ¿Sueles viajar sola o en grupo? 

K: Al llegar mi jubilación entendí que era momento de hacer realidad el sueño de mi vida, y cambié la toga por una mochila. Solo ella y yo, y yo y ella, nos dimos la primera vuelta al mundo que duró 9 meses. En ese viaje descubrí que los humanos también tenemos alas y que una vez desplegadas nunca más pueden replegarse. Es por eso que tras llegar a casa y descansar unos meses, volví a coger mi mochila y estuve volando y volando por el mundo en solitario hasta que cumplí los 80 años. Fue entonces cuando mi hijo me dijo que no le gustaba nada que siguiese viajando sola. A partir de esa edad y hasta el día de hoy, que tengo 89 años, en todos mis viajes me acompañan amigas que me siguen en las redes sociales. Gracias a esto mi hijo se queda tranquilo y yo estoy feliz de poder seguir viajando.

A: Vemos que tienes una gran comunidad en Instagram y Tiktok. ¿Qué fue lo que te animó a compartir tus aventuras en las redes sociales?

K: Pues porque quería llevar un mensaje a esas personas a las que les llega la jubilación y piensan que ya poco pueden hacer. Yo creo que es un privilegio llegar a esa edad y empezar una nueva vida haciendo realidad tus sueños, y la única manera de transmitir ese mensaje eran las redes sociales.

A: Y gracias por haberte animando, Kandy. ¡Gracias a eso podemos seguirte en tus aventuras! Por otra parte, sabemos que esta pregunta es difícil pero… Si solo pudieses quedarte con un país de los que has visitado, ¿cuál sería y por qué? ¿Qué destino te ha robado el corazón?

K: Para mí esa pregunta no es difícil, lo tengo clarísimo. Siempre digo que hay países en los que pienso que me quedaría allí para siempre, pero hay otros, como la INDIA, que se han quedado en mí.

A: ¿Es verdad que se puede viajar con poco presupuesto durmiendo en hostels y albergues para mochileros? ¿Cómo suelen reaccionar el resto de viajeros cuando ven que una mujer de edad avanzada está viajando por el mundo de la misma forma que ellos?

K: Mi primera experiencia en albergues tuvo lugar durante mi primera vuelta al mundo y la verdad es que fue muy bonita Es cierto que ver a una persona mayor en un lugar donde sólo se quedan viajeros de 20 a 30 años es poco usual, e inmediatamente oía las conversaciones diciendo, “¿habéis visto que ha llegado una abuelita sola y que dice que esta dando la vuelta al mundo?” Quizás así fue como surgió el nombre con el que ahora se me conoce: la abuelita mochilera. Esto ocurrió en el 2001, cuando los albergues eran muy poco conocidos, hoy en día creo que ya no ocurriría porque ahora es muy frecuente encontrar en los mismos a personas de edad avanzada.

A: Para todos aquellos que quieren iniciarse en los viajes como mochileros… ¿Cuál es el mejor consejo que les podrías dar?

Pues mira, me alegro de que me hagas esta pregunta. El mayor error que suelen cometer los mochileros es que su equipaje sobrepasa el peso que sería aconsejable y por eso les vemos con inmensas mochilas sobre sus espaldas que les impiden caminar con naturalidad. Por experiencia propia puedo decirte que el peso ideal a la espalda NUNCA debería sobrepasar el 10% del peso de quien lo lleva. Yo peso 50 kilos y mi mochila nunca ha pasado de los 5 kilos y puedo decirte que llevaba todo lo que necesitaba y caminaba sin problema alguno.

La abuelita mochilera viajando por Medellín

A: ¡Tomamos nota! Imaginamos que para viajar sola por el mundo es necesario mantener algunas precauciones y medidas de seguridad. ¿Recuerdas alguna situación en la que hayas sentido miedo o tensión en tus viajes? Si es así, ¿qué fue exactamente lo que ocurrió?

K: La verdad es que en 15 años viajando sola es natural que haya tenido momentos embarazosos, pero han sido muy, muy pocos. Por contarte alguno te diré que un día en Chile, concretamente en Temuco, mi meta era poder llegar al pueblo de los Mapuches y vivir con la familia algún tiempo. Me dijeron que para llegar allí tenía que tomar un bus y en un pueblo determinado bajarme y tomar el camino de la derecha, pero ocurrió que había varios caminos y yo -ley de Murphy- tomé el equivocado. Me vi de noche perdida en medio de la nada. Al final, a lo lejos pude ver una ruca, la casa típica de los mapuches, y en ese momento me puse tan contenta que todo lo andado quedó en el olvido.

Hoy en día no me ocurriría esto porque contamos con el gran recurso que es el teléfono móvil, que permite que cualquier acontecimiento de estos lo resuelvas en minutos. No hay que olvidar que cuando yo empecé a viajar no existían teléfonos portátiles y las fotos solo podían hacerse con máquinas fotográficas donde tenías que colocar un carrete y que, a veces, creías que estabas haciendo fotos y no salía ninguna porque el carrete estaba mal puesto y te perdías todos los momentos que querías plasmar.

A: A tu parecer, ¿cuáles son los países más seguros para personas que viajan solas? 

K: Para mí puedo decirte que todos son seguros siempre que seas sensato y no salgas a la calle por las noches. Yo en Quito encontré un precioso Hostelling donde me extrañó que hubiese muy pocos viajeros con lo bonito y barato que era. Luego me enteré del motivo… Esa calle que parecía idílica de día, se convertía en un escenario de duelos con pistolas por la noche, pero claro, repito, si por las noches no sales, es difícil que corras ningún peligro.

A: Efectivamente, gran parte de los problemas suelen ocurrir de noche… ¿Cuántos países has recorrido a lo largo de tu vida?

K: Realmente nunca los he contado, pero como esa pregunta me la suelen hacer muchas veces, un día quise contarlos y más o menos habrán sido unos 90 países.

A: ¿Qué sueños viajeros te faltan por cumplir, Kandy? ¿Cuáles son esos destinos que todavía no has visitado y que tienes en tu lista de deseos?

K: Mi lista de deseos está ya completa con respecto a países por visitar, los que no conozco es porque no me seducen. En el caso del África profunda, por ejemplo, se debe a que sé que para conocerla es difícil hacerlo en solitario y se necesita participar con otros viajeros en safaris. Siendo consciente de mi edad, no creo que mis huesos se sintiesen felices con tanto traqueteo.

A: Muchas personas siguen pensando que hacerse mayor es sinónimo de renunciar a cosas. ¿Cuál es el secreto para mantener tanta vitalidad y ganas de comerse el mundo con 89 años?

K: Creo no hay ningún secreto, es tan simple como quererlo. Creo que nuestra mente es un gran imán que atrae todo lo que piensas y yo aprendí, y practico, el pensar siempre en positivo. Es verdad que, a veces, el destino te tiene reservada alguna que otra sorpresa un tanto desagradable pero, cuando eso ocurre, pienso que quizás esa nueva sorpresa que yo no esperaba ha servido para aprender que el camino que llevaba era erróneo y me la tomo como una oportunidad para cambiar mi rumbo. Me gustó lo que un día leí sobre Edison quien, después de probar la bombilla y fracasar dijo que él nunca se había equivocado, que esos fracasos no fueron tales, ya que gracias a ellos había aprendido cómo no hacerlo hasta que, al fin, encontró el camino adecuado. Algo así me ocurre a mí. Cuando intento conseguir algo y no lo logro, nunca digo que he fracasado, siempre saco la conclusión de que ese camino no era el correcto y empiezo de nuevo, incluso con mas energía, a buscar el camino acertado.

@aiudo_es

Hemos hablado con Kandy, más conocida como @abuelitamochilera 🧳✈️🏞️ sobre sus viajes por el mundo, cómo decidió que quería viajar a tiempo completo y por qué la edad es algo que depende únicamente de nosotros. No te pierdas la entrevista en aiudo.es/blog #abuelitamochilera #viajarporelmundo #viajaresvivir #amoviajar #terceraedad #lavidaesunviaje #viajero #entrevistas #mochilerosviajeros #viajarbarato parati #fypシ゚viral

♬ sonido original – Aiudo – Aiudo

Como ves, es cuestión de aferrarte como una lapa a tus deseos y no permitir que nada ni nadie te impida cumplir tus sueños.

A: Para finalizar. ¿Qué consejo le darías a esas personas mayores que desearían viajar porque no pudieron hacerlo en su juventud y ahora creen que ya ha pasado su tiempo?

K: Creo que envejecemos cuando dejamos de tener proyectos. No sé quién dijo que no dejamos de jugar porque nos hagamos viejos, sino que nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Luego ya sabéis que la edad no existe, somos nosotros los que marcamos nuestra edad. Es cierto que con los años perdemos reflejos y nuestro cuerpo ya no es tan fuerte, pero yo sigo los consejos que nos dejó Teresa de Calcuta cuando decía: “Cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa un bastón, pero NUNCA te detengas, porque siempre es mejor acabar cansada por mucho caminar a quedarte oxidada en tu zona de confort” (bueno, esto ultimo lo digo yo jajaja). Así que, amigos, acabo con un consejo: nunca se envejece si siempre tenéis proyectos, para unos será viajar, como yo; para otros será hacer una carrera universitaria tras su jubilación; para otros será hacer deportes hasta conseguir una medalla… Da igual, si tenéis proyectos nunca envejeceréis.

Comentarios para Kandy, ‘la abuelita mochilera’: “Somos nosotros los que marcamos nuestra edad”

Un comentario

  1. Parabens, querida Kandy, tengo 70 anos y me gusta mucho de viajar! Usted es mi modelo a seguir . Que Dios me permite continuar viajando hasta a su edad. Um abrazo y mucha suerte.
    Margitta
    Alemana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada