Consejos para que familias que viven con la enfermedad de alzhéimer disfruten de la Navidad

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

En vísperas de vivir una de las épocas con más encanto del año como es la Navidad, hay que tener en cuenta a las personas más vulnerables, como es el caso de los pacientes de alzhéimer.

Es por ello que seguir una serie de consejos que permitan disfrutar de unas fiestas navideñas con garantías será de vital importancia. Desde la Fundación Pasquall Maragall han elaborado una hoja de ruta con recomendaciones para llevar a cabo en los hogares que tengan enfermos de esta enfermedad.

Recomendaciones para convivir en Navidad con personas que sufren alzhéimer

  • Informar a la familia y a todas los participantes del estado del paciente. En muchas ocasiones, no todos los miembros de la familia conocen el estado real de la persona con alzhéimer y es crucial informarles y brindar pautas básicas para que actúen con ella de manera natural y sin temor. Esto incluye involucrar a los más jóvenes, adaptando el mensaje a cada edad, para facilitar una comprensión completa y una interacción respetuosa.
  • Colaborar para que la persona cuidadora descanse. Es esencial tener en cuenta la situación de la persona cuidadora. De hecho, según apunta la Dra. Gramunt, «el Alzheimer es una enfermedad con un fuerte impacto en la estructura familiar, ya que en el 80% de los casos, el rol de persona cuidadora principal recae en un miembro de la familia, quien asume una media de 70 horas semanales de dedicación».

    En este contexto, es recomendable que el resto de los familiares colaboren en los preparativos y compartan la responsabilidad de los cuidados durante estas reuniones, permitiendo así que todos puedan disfrutar de las festividades. 

  • Incluir a la personas que sufre alzhéimer en actividades grupales. Es esencial tener en cuenta la situación de la persona cuidadora. De hecho, según apunta la Dra. Gramunt, «el Alzheimer es una enfermedad con un fuerte impacto en la estructura familiar, ya que en el 80% de los casos, el rol de persona cuidadora principal recae en un miembro de la familia, quien asume una media de 70 horas semanales de dedicación».

En este contexto, es recomendable que el resto de los familiares colaboren en los preparativos y compartan la responsabilidad de los cuidados durante estas reuniones, permitiendo así que todos puedan disfrutar de las festividades. 

Una recomendación es que estas actividades estén destinadas a favorecer la recuperación de recuerdos y emociones positivas, pero también negativas o que induzcan a la melancolía, en cuyo caso es recomendable acompañar afectuosamente a la persona y tratar de cambiar de actividad por otra que la pueda animar.

  • Es esencial no olvidar respetar la rutina de estas personas, así como los horarios. Pese a que la Navidad es una época en la que se pueden realizar más excesos, sobre todo en las comidas, será fundamental velar por la tranquilidad de los familiares.
  • Los más pequeños pueden servir de estímulo para una persona con esta afección y una oportunidad para fomentar su relación. Sin embargo, es necesario regular esta interacción, ya que la energía de los más jóvenes podría abrumar o cansar en exceso a la persona con alzhéimer. En este sentido, los adultos deben colaborar, informarles de la situación para favorecer una mejor interacción y la comprensión de sus dificultades, y también estar presentes para intervenir si es necesario.
  • Usar recordatorios visuales. Las decoraciones navideñas y las tarjetas de Navidad pueden ayudar a la persona a recordar que es una época especial del año.
  • Ser flexible. Si la persona con Alzheimer se siente incómoda o agitada, es importante ser flexible y dispuesto a cambiar los planes.
  • Cuidar al cuidador. Las personas que cuidan a alguien con Alzheimer también necesitan cuidarse a sí mismas. Asegúrese de tomar tiempo para relajarse y disfrutar de la temporada.
  • Evitar confrontaciones durante las comidas familiares. Es importante tener en cuenta que la persona con alzhéimer puede no recordar posteriormente los detalles de la discusión, pero sí puede sentir las emociones negativas que se experimentaron durante ese momento. Así pues, lo ideal es procurar evitar que se produzcan este tipo de situaciones o tratar de reconducirlas.

Con esta serie de recomendaciones se logrará un ambiente más relajado y apto para el cuidado de una persona que sufre esta patología. La Fundación ha querido acercar estas premisas para garantizar una convivencia enriquecedora a pesar de tener que convivir con el alzhéimer en unos días tan señalados como es la Navidad.

Comentarios para Consejos para que familias que viven con la enfermedad de alzhéimer disfruten de la Navidad
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada